Genial
Genial

12 Reglas que deberían introducirse en los chats de padres para no causarle molestias a nadie

Todas las personas son diferentes y no podemos esperar que se comporten de la misma manera por el mero hecho de convertirse en padres de niños en edad escolar. Por lo tanto, no es de extrañar que nos quedemos pasmados luego de leer ciertos mensajes en los chats de padres o que nos despertemos en el medio de la noche porque hay gente que no tiene reparos en escribir a cualquier hora.

En Genial.guru pensamos que hay que buscar maneras de que la comunicación por medio de las aplicaciones de mensajería sea cómoda y agradable para todos, ya que el uso constante de este tipo de tecnología forma parte de la vida contemporánea. Por lo tanto, le pedimos consejo a una de nuestras autoras, quien ha trabajado como maestra y tiene cierta experiencia en el tema.

1. Modificar apodos y nombres

Si todos los padres utilizaran en el chat apodos como “Mari uñas”, “Antonio buen trabajador” o “Lupe pastelitos”, el maestro tendría serias dificultades para recordar quién es quién. Lo correcto es dejar estos sobrenombres para las redes sociales o los juegos en línea y usar el verdadero nombre y apellido en el chat escolar. Asimismo, es mejor nombrar a los niños correctamente para que el maestro los pueda identificar con facilidad.

2. En una reunión de padres, se recomienda elegir uno o dos responsables del chat

No conviene obligar al maestro a ser el responsable del chat, ya que será mejor que tenga tiempo libre para descansar y posteriormente estar de buen humor en las clases con los niños. El responsable puede agregar nuevos padres al chat, publicar anuncios importantes, eliminar mensajes innecesarios, advertir sobre las faltas a las normas e incluso expulsar del chat a aquellos que no están dispuestos a cumplir con los acuerdos o que provocan conflictos.

3. Ponerse de acuerdo en el tiempo y el estilo de comunicación

Es conveniente establecer de antemano a qué hora está permitido enviar mensajes, así como también los horarios en los que el profesor o maestro los leerá y responderá.
También es recomendable fomentar el trato respetuoso entre los padres. Aunque algunos de ellos se conozcan desde la más tierna infancia y hayan mantenido una amistad durante años, en los chats escolares es mejor que mantengan un estilo de comunicación más formal. De esta manera, con algo de “distancia”, es más probable que se eviten los conflictos.

4. Configurar las notificaciones

Por supuesto, cada uno decide cuál es la hora conveniente para recibir mensajes en el chat. No obstante, no todos tenemos práctica configurando las aplicaciones de mensajería. Por lo tanto, es una buena idea enseñar este tipo de cosas en una reunión a la que asistan todos los padres.

5. Dividir las preguntas en privadas y públicas

La siguiente regla nos dice que en el chat general solo se debería ingresar información que sea relevante para todos los participantes. Sin embargo, tal vez al maestro le resulte más cómodo que notifiques ahí la razón por la cual tu hijo faltará a la clase; pero eso no es motivo para que los demás padres pregunten por los detalles. Por ejemplo, basta saber que Lupita estará ausente hoy porque se siente descompuesta; no es necesario que por causa del papá de Andrés (el curioso que continúa preguntando), todos los demás se enteren de que la niña tiene diarrea y dolor de estómago.

Vale la pena mencionar que las preguntas relacionadas con el rendimiento académico o el comportamiento de un niño en particular deben dirigirse solo al maestro. No tiene justificación que el resto de los padres se vean obligados a leer mensajes que poco y nada tienen que ver con la educación de sus hijos. Además, es una falta de consideración hacia los niños.

6. Indicar los momentos inapropiados en el chat

Para evitar este tipo de desacuerdos, hay que aclarar que en el chat solo se habla de estudios, de la escuela o de las actividades extracurriculares. En otras palabras, no se debería hacer comentarios sobre el comportamiento de los hijos de los demás, o sobre la manera de ser de tal o cual, ni de lo que hacen los maestros.

7. Ponerse de acuerdo en qué es spam y publicidad innecesaria

Es mejor explicar de antemano cuál es el objetivo del chat de padres para no tener que soportar comentarios inapropiados o innecesarios más tarde. Una idea que suele dar buen resultado es crear otro chat paralelo más informal, en el que sí estén permitidos ciertos temas o mensajes que están fuera de lugar en el chat principal.

Los mensajes relacionados con los regalos de Año Nuevo, excursiones o visitas al teatro podrían considerarse como spam. De todas maneras, vale la pena recordar que sobre este tipo de anuncios es mejor dar detalles directamente (costos, lugar, horarios, etc.) que solo enviar “enlaces interesantes”. En algunos casos no resulta inapropiado, por ejemplo, comentar distintos tipos de regalos antes de que todo el grupo se haya puesto de acuerdo sobre qué comprar.

8. Pedir no usar GIF e imágenes animadas

Por lo general, no todos los padres tienen experiencia en comunicación empresarial; muchos solo han participado en chats con amigos o familiares. En parte, es por este motivo que suelen abundar los mensajes llamativos o brillantes. Por lo tanto, es buena idea que el responsable del chat aclare este tema con anticipación.

Sin embargo, el uso de emojis puede ser de mucha utilidad, ya que son prácticos y rápidos para transmitir una respuesta o una reacción a determinado mensaje; queda claro que lo viste y que tomaste nota.

9. Decir “no” a preguntas sobre las tareas

Si por algún motivo tu hijo no puede realizar cierta tarea, es bastante común que les pidas ayuda o sugerencias a otros padres. Pero también es cierto que resulta bastante agotador ver reiteradamente en el chat la pregunta “¿qué tareas hay que hacer para mañana?”. Muchas escuelas cuentan con un área de información académica en línea a la que uno puede recurrir para ver qué tareas hay que hacer.

10. No enviar mensajes de voz

El maestro debería desaconsejar el uso de mensajes de voz en el chat (por lo general, no están permitidos en los chats empresariales). El motivo es que la información debería estar siempre disponible de forma escrita. Si por alguna razón alguien necesita adjuntar un documento, un archivo de audio o de video, lo mejor es que antes lo notifique y explique su contenido.

11. Responder a las preguntas

Con la idea de no llenar el chat de información irrelevante, es aconsejable ponerse de acuerdo en lo siguiente: evitar responder, por ejemplo, “Julián estará presente” cuando el maestro pregunta quién no irá a la escuela mañana. En esencia, se espera que solo escriban aquellos que no asistirán a clases al día siguiente.

12. No escribir muchos mensajes seguidos

Es una costumbre de mucha gente escribir mensajes cortos, uno detrás de otro. Por otro lado, suelen ser molestas o incómodas las constantes notificaciones en el dispositivo y, además, es más sencillo comprender una idea completa y bien formulada. Conviene, por lo tanto, recordarles a los padres que no dividan el mensaje que intentan dar en varias frases cortas.

Consejo para padres: vuelve a leer el mensaje escrito

Hay personas que tienen ciertos prejuicios muy comunes. Por lo tanto, si queremos evitar un comentario semejante a: “¿Qué puedes esperar de ese niño? Si su madre escribe ’aver’ en lugar de ’haber’”, una buena idea es aconsejarles a los padres que relean el mensaje que escribieron antes de enviarlo.

¿Y tú qué reglas más agregarías a esta lista para que la comunicación entre los padres y los maestros en estos chats sea más dinámica y agradable?

Genial/Crianza/12 Reglas que deberían introducirse en los chats de padres para no causarle molestias a nadie
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos