Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Acciones que les sacan lágrimas de indignación a los cocineros experimentados

5126
416

Se dice que “para gustos, los colores”, pero muchas veces estos despiertan discusiones acaloradas. Y si pensabas que no hay pasatiempo más pacífico que navegar por los foros culinarios, estás profundamente equivocado.

Genial.guru decidió averiguar qué se puede hacer en la cocina para provocar una indignación tan profunda en las personas que saben de comida. Así que nos armamos de bocadillos y fuimos a leer las líneas que estaban al rojo vivo de indignación.

  • Fui a visitar a mi hermana, y su esposo es un amante de la comida picante. Bueno, de alguna manera sobreviví a todo tipo de condimentos, pero cuando derramó generosamente ajo machacado diluido con agua caliente sobre el pescado frito, ya fue algo. Al mismo tiempo, le encanta cocinar y pone muchas hojas verdes por todas partes. Incluso las papas fritas y el arroz pilaf se cubren con una capa gruesa de cebollas verdes, eneldo y perejil. © Lyudmila Kozlova / Facebook

“¿Qué tal una copa de ensalada César?”

  • Mi esposo es un verdadero monstruo en la cocina. Agrega champiñones crudos a los platos a última hora sin freír, y hace lo mismo con las cebollas. Le encantan las bananas en su lasaña y la salsa de mostaza y miel para casi todo lo demás. En los momentos críticos, siempre baja el fuego debajo de mis sartenes para “reducir los olores”. Pone mi sartén de hierro fundido en el lavavajillas. Y, sin embargo, igual lo amo: le gusta todo lo que cocino. ¿Cómo puedes enojarte con una persona así? © PalmTreeDeprived / Reddit

  • El crimen culinario más horrible es hervir granos hasta el estado de papilla. Nada puede ser peor. © TairiAnastasiya / Twitter

“Si tienes tortillas, pasta y queso, disfrútalos por separado”.

  • Le dije estrictamente a mi suegra que no removiera el arroz pilaf, y corrí a otra habitación a ver a mi pequeño, que claramente estaba haciendo algo sospechoso. Al regresar, vi papilla en lugar de pilaf... Tenía tal expresión en los ojos que mi suegro soltó una carcajada y le comentó a su esposa: “Te dije que no te metieras”. © Elena Krabach / Facebook

“Solomillo Wellington de bajo presupuesto”.

  • No tengo nada en contra del espadín en tomate. Pero si tienes una lata: hierve unas papas y come todo así. Una belleza, ¿verdad? Pero no, hay que hacer chuletas con este pescado recocido en salsa tomate. La eterna pregunta es: “¿Para qué?”. © uchilka_cinik / Twitter

“Espero que el tipo que nos hizo este sándwich se haya reído de buena gana”.

  • Mi esposa se niega a seguir las malditas recetas. Siempre elimina o reduce los ingredientes que considera “no saludables”. ¡Y luego se pregunta por qué la comida que cocina no sabe bien! Ella piensa soy un verdadero chef Michelin. Pero, para ser honesto, la cosa es que cuando era niño solía armar cosas de LEGO siguiendo las instrucciones estrictamente. © daole / Reddit

“La especialidad de mi amigo: ladrillos de arroz”.

  • Vivo en Italia. Una vez, decidí prepararle a mi esposo un clásico plato ruso: le cociné la sopa de remolacha llamada borscht. Miró el plato de contenido rojo brillante durante mucho tiempo, lo probó con cuidado. Al final pidió más, y después dijo: “Hay algo que falta en esta sopa... Yo le pondría pasta”. © Natalia Pogodina / Facebook

“Pollo McNuggets nigiri”.

  • Me saca de quicio cuando hacen albóndigas caseras fragantes, sabrosas, con una corteza crujiente, y luego comienzan a verter un poco de agua en la sartén, “para que se terminen de cocinar al vapor”. © Tatiana Zalesova / Facebook

“Bueno, al menos el mantel es bonito”.

  • Aprendí a cocinar arroz pilaf siguiendo todas las reglas. En especias, carne y preparación del arroz. Mi esposo lo comió y lo elogió. Al día siguiente, lo calentó en una sartén, puso 5 huevos fritos encima y lo bañó todo con kétchup y mayonesa. ¡Casi me da un infarto! © Elena Khodos / Facebook

“La ensalada de mi novia: lechuga, salsa de tomate y mayonesa. Una comida digna de la realeza”.

  • Pasta pasada de un desagradable color blanco con mantequilla. Si intentas explicarle a mi abuela que no hay que hacer eso, corres el riesgo de que te golpeen en la cabeza con un palo de amasar. Para ella, las palabras “al dente” son como un hechizo. ¡Qué feliz me siento de saber cocinar! © sokoloff_show / Twitter

  • Un amigo cocina todo tipo de granos en el caldo que queda después de cocinar ravioles de supermercado. Porque “¡es una lástima tirarlo! Y así hay más vitaminas”. © Libi Volynko / Facebook

  • Una conocida prepara una ensalada con papas crudas. No poco cocida, cruda. No tengo nada más que decir. © Alena Prokuda / Facebook

“Galletas con chocolate y tocino”.

  • Desde mi juventud, me ha gustado cocinar. Para la edad de 30 años, ya sabía preparar muchos platos complejos de multicomponentes, en los que es importante cuándo se cosechó qué ingrediente, cuántos minutos se remojó o se marinó. Mi esposo es un comensal experimentado, y adoro el hecho de que aprecie esta clase de comida y me diga si falta algo en algún lugar. Pero cuando vienen sus parientes, es un infierno total. Vierten mayonesa o kétchup por todas partes. Para ellos, “cocinar” es preparar la pasta del supermercado. © “Oídoporahí” / VK

  • Mi esposa lava la carne molida en un colador. Cuando luego la cocina, debido al agua absorbida, no resulta carne frita, sino al vapor. © imightknow / Reddit

  • Al comienzo de mi vida familiar, mi suegra me reprendía por ser una tonta, porque el pescado rojo se pone en los sándwiches, en lugar de hacer con él unas salchichas de arroz. Y en hojas de parra se envuelve carne, no en arroz con pescado. Fue inútil explicarle que no estaba haciendo niños envueltos, sino unos rollos Filadelfia: si mi suegra no lo conoce, entonces ese plato no existe. © reloaded / Genial.guru

“Mi esposa me pidió que le confiara la preparación del bistec para la cena. No volverá a suceder nunca más...”

  • Para la visita de mi suegro, preparé fettuccine en salsa cremosa con salmón y albahaca. Nos sentamos a la mesa. Mi suegro empezó a exigir que le trajéramos kétchup y mostaza a la mesa. Mi esposo y yo le rogamos que probara el plato de una manera auténtica. Él se negó rotundamente. Sin siquiera probar la comida, vertió mostaza y salsa de tomate sobre todo y lo comió así. En pocas palabras, fue una lección para mí. La próxima vez solo cocinaré espagueti de supermercado, no más platos sofisticados. © Elizabeth Suvorova / Facebook

¿Qué piensas tú, hay un tabú en tu cocina personal, o lo más importante es no meterse en el plato de otra persona?

Imagen de portada TatarEn_13 / twitter
5126
416
Compartir este artículo