Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Ideas obsoletas y dañinas que aún inculcamos en las mentes de nuestros hijos

15-108
102k

Todos queremos que nuestros hijos crezcan felices y exitosos. Al criarlos, adoptamos ideas que consideramos clave para conseguir todos los beneficios. Les enseñamos a escuchar a los adultos y a concentrarse en el estudio sin sospechar que estas actitudes podrían perjudicar su futuro. Actualmente, algunos preceptos comunes dañan a la generación más joven. ¿Y qué pasará dentro de 10-20 años?

Genial.guru está seguro de que los problemas modernos requieren de soluciones modernas. Por eso hemos destacado algunas ideas obsoletas que es hora de dejar de imponer a nuestros hijos. También te presentaremos los resultados que se pueden obtener si las sigues y unos cuantos consejos útiles.

1. “Mi hijo recibe todo lo mejor”

Criar a un niño mimado es pan comido. Fredric Neuman, doctor en Ciencias Médicas y director del centro de ansiedad y fobias, indica que ignorar los deseos de otras personas es un marcador de un hijo malcriado: “Él quiere lo que quiere y cuando quiere”. Consintiendo a tu querido hijo en todo, no le haces ningún favor. Al crecer, el niño se convertirá en su propio enemigo: dependencia, irresponsabilidad, malos hábitos de comunicación, egoísmo y consumismo frecuentemente hacen a estas personas infelices.

La mejor alternativa será establecer límites claros, delimitar las responsabilidades del niño, prestar atención a sus modales y conducta, y no permitir una relación irrespetuosa consigo mismo y con las personas de su alrededor. También será útil enseñarle a valorar el trabajo y mostrarle el valor del dinero. Esto se puede hacer, por ejemplo, al ayudarle a conseguir su primer trabajo siendo un adolescente.

2. “Siempre haz caso a los adultos”

Los padres frecuentemente sueñan con que su hijo siempre les haga caso. Pero no se dan cuenta de que la sumisión sin cuestionamientos puede causarle un daño en el futuro. La psicóloga y autora del libro Padres tranquilos, niños felices, Laura Markham, considera que los niños que son obedientes se transforman en adultos obedientes.

De esta manera, siendo adultos, tendrán menos oportunidades de defenderse y podrían convertirse en víctimas de manipulación y de personas desleales. Seguirán las órdenes ciegamente, sin cuestionar nada y sin asumir la responsabilidad de sus acciones. Por eso es muy importante enseñarle a tu hijo a decir “no” y expresar su opinión.

3. “Un diez de calificación es bueno, un siete es malo”

Imponerle a tu hijo un complejo de estudiante sobresaliente es garantizarle un pánico para toda su vida. Una de las mejores cosas que pueden hacer los padres es explicar que los fracasos de ninguna manera afectan su relación y el niño siempre será escuchado y amado.

De acuerdo con la psicóloga clínica Stephanie O’Leary, el fracaso es bueno para los niños en unos cuantos aspectos: les enseña a controlar una situación negativa y les da experiencia vital que les ayudará a resolver tareas complicadas sin temor a fracasar. Esto podría explicar las historias de personas exitosas que no tuvieron tan buenas calificaciones y personas con desempeño académico sobresaliente que no se adaptaron bien a la vida. Los primeros están preparados para enfrentar cualquier resultado y hacer frente a lo que sea. Los segundos, muchas veces, no lo intentan porque tienen miedo al fracaso.

4. “No pelees, sé amable con los demás”

Una persona debe saber defenderse. Si le inculcas a un niño que bajo ninguna circunstancia debe ofender a otra persona, se mantendrá callado y dócilmente aceptará cualquier intimidación. En un futuro, no encajará en un entorno competitivo.

Sin embargo, enseñarle a agredir a todas las personas que lo vean mal también es un poco radical, y es algo que se tiene que aprender a evitar. ¿Cómo hacerle frente a los bravucones? ¿Mediante una pelea o limitarse a la comunicación verbal? Las discusiones sobre esta cuestión no han parado, pero los psicólogos están de acuerdo en que un niño debe saber que tiene derecho a defenderse. Al enseñarle a un niño a defenderse, lo más probable, es que le estés haciendo un regalo para toda la vida.

5. “Tú solo estudia bien y yo haré todo por ti”

Dejar que tu hijo se enfoque solamente en una tarea principal mientras tú haces todo lo demás por él no es correcto. Una persona debe saber ser multitarea, tomar responsabilidad por todos los ámbitos de su vida. Esta habilidad frecuentemente llega con la experiencia, la cual no se adquirirá si crías a un niño en una burbuja sobreprotectora.

Esto se vuelve aún peor cuando los padres intentan proteger a su hijo de todos los problemas. En tales niños, la inmadurez e irresponsabilidad frecuentemente se convierten en las principales características en la vida adulta.

6. “Ingresa inmediatamente a la universidad después de la preparatoria”

Si un hijo aún no sabe qué quiere estudiar, lo más probable es que seleccione la opción que le ofrecen sus padres. Esa elección puede convertirse en un gran error del cual se lamentará más de una vez en el futuro. Para evitar esto, se recomienda no presionar a un adolescente a elegir su carrera profesional lo antes posible; lo mejor es darle la posibilidad de decidir por sí mismo qué planes de vida quiere para el futuro.

Precisamente para esto en algunos países se ha difundido la práctica del gap year o año sabático entre la culminación de la preparatoria y el ingreso a la universidad. Durante este tiempo, ellos pueden trabajar, realizar pasantías, cursos y, lo más importante, tomarse un descanso para hacer su elección de una profesión de manera más consciente

7. “Solamente se toma en cuenta a las personas con título universitario”

Por supuesto, una educación universitaria es necesaria cuando se trata de profesiones como aeronáutica o ingeniería civil. Pero la diferencia salarial entre los empleados con y sin título universitario es debatible. Todo depende del país, el valor de la profesión en el mercado laboral, la clasificación de la universidad y, por supuesto, las habilidades de la persona. Por ejemplo, mientras en EE. UU. los médicos ocupan el primer lugar en la clasificación de las profesiones mejor remuneradas, en otros países, la situación para los empleados en el sector de medicina no es tan positiva.

También se ha observado una tendencia en la que, en industrias bien remuneradas (belleza, tecnología, cinematografía), el diploma no es tan importante como las habilidades y la experiencia. Por lo tanto, hay cada vez más empresarios, artesanos y profesionistas exitosos que no terminaron la universidad.

8. “Las prácticas profesionales te distraerán de la preparatoria/universidad, concéntrate en el estudio”

Graduarse con honores de la universidad no es necesario, pero las prácticas profesionales ofrecen muchas ventajas. Entre ellas están la experiencia, los contactos y la posibilidad de ayudar al estudiante a determinar su futuro laboral. Al trabajar desde una temprana edad, los jóvenes aprenden a seguir un horario, a realizar una lista de tareas y a obtener retroalimentación de un superior. Hoy en día, los empleadores saben lo valioso que es el trabajo durante la educación, por eso puede convertirse en una ventaja significativa y ayudar a destacar a esta persona de entre los demás candidatos.

De acuerdo con la opinión de los expertos, el 65 % de los estudiantes actuales serán empleados en esferas y profesiones que aún no existen. Por eso no solo es importante tener determinado conocimiento, sino también contar con habilidades de comunicación, trabajo en equipo, pensamiento crítico y autonomía.

9. “Todo se resolverá sin nosotros”

Algunas personas aún esperan que alguien más decida por ellos. Les enseñan a los niños a mantener un perfil bajo, a no hablar de más, a no hacer el trabajo de otro. ¿A qué conduce todo esto? Tales niños probablemente crezcan siendo indiferentes y no podrán (o no querrán) expresar o defender de manera activa sus intereses. Pero el asunto no solo recae en los intereses de una persona, sino también en un altruismo saludable: no debemos ser indiferentes el uno del otro.

“Hacerse de la vista gorda” no aporta ningún valor. Es mucho mejor centrar a un niño en las complejidades del mundo, sistemas sociales y políticos, hablarle sobre el medio ambiente y la diversidad de la naturaleza. Cuantas más personas inspiradas, directas y preocupadas existan, más avances científicos, proyectos sociales e iniciativas ecológicas habrá. Y esto contribuirá a hacer del mundo un lugar mejor.

En tu opinión, ¿qué modelos e ideas perjudiciales hicieron falta en esta lista?

Ilustrador Igor Polushin para Genial.guru
15-108
102k