Genial
Genial

Las mamás trabajan más horas que cualquier otra persona y por ello se merecen la admiración del mundo

Alrededor del 75 % de las madres con hijos menores de 18 años son empleadas en los Estados Unidos. Si eres una madre trabajadora, literalmente significa que tienes 2 trabajos. Debes cuidar bien a tus hijos y ser una empleada productiva al mismo tiempo. Bueno, no es de extrañar que las madres modernas se sientan constantemente cansadas y que no tengan suficiente tiempo para ellas mismas. Los investigadores contaron cuántas horas realmente trabajan las madres por semana y los resultados fueron bastante inesperados.

Genial.guru admira todos los esfuerzos que las madres invierten en sus familias y lo duro que es para ellas desarrollar sus carreras. Así que nos gustaría tener la oportunidad de recordar una vez más a todas las madres trabajadoras el por qué son verdaderas super heroínas.

Una madre trabajadora promedio tiene una semana laboral de 98 horas

En un estudio realizado por Welch y los investigadores de mercado OnePoll, se encuestó a 2 000 mujeres estadounidenses que tenían hijos entre las edades de 5 y 12 años. Los investigadores querían descubrir cómo planificaban su tiempo estas madres que trabajan y que lograban ser productivas.

Descubrieron que una madre promedio comienza su día a las 6:23 a.m y su trabajo así como sus deberes familiares no terminan hasta las 8:31 p.m. Esto significa que pasa aproximadamente 14 horas todos los días cumpliendo sus obligaciones sin poder tener tiempo para ella sola.

Y algunas madres pueden sentir que corren en un ciclo sin fin con todas esas tareas. 4 de 10 madres confirmaron que a veces sus vidas parecen una larga cadena de tareas que parece no tener fin.

Las madres solo tienen aproximadamente una hora y 7 minutos al día para ellas mismas

El mismo estudio mostró que con todo ese trabajo, las madres no tienen suficiente tiempo para dedicarse a sí misma. Por lo general, solo obtienen aproximadamente una hora y 7 minutos.

El problema es que las madres que trabajan tienen que renunciar a muchas cosas en sus vidas para encontrar un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Por ejemplo, es posible que no tengan tiempo suficiente para visitar a sus amigos sin sus hijos y a veces, solo ir al baño sola puede convertirse en un verdadero desafío, si ni siquiera pueden dejar a su hijo por un minuto.

Pero pasar un tiempo a solas es importante para la salud psicológica ya que ayuda a despejar la mente, aumentar la productividad y permite a la persona descubrir sus deseos y aspiraciones reales. También puede contribuir a mejorar sus relaciones con otras personas, incluidos los miembros de la familia, creando vínculos más fuertes y profundos.

Las mujeres subestiman el costo de la maternidad

Aunque las mujeres orientadas a la carrera saben que volver al trabajo después de la licencia de maternidad será bastante difícil, un estudio reciente mostró que muchas mujeres no anticiparon el efecto tan grande que la maternidad tendría en su carrera y en su vida personal. Muchas mujeres sienten que están bajo constante presión para poder ser la madre perfecta así como la empleada perfecta, todo al mismo tiempo.

Pueden sentirse abrumadas y frustradas debido a la falta de apoyo, el estrés constante y el deseo de demostrar que pueden hacerlo todo, sin ningún sacrificio. Se espera que las madres trabajadoras estén disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana para el trabajo y las tareas domésticas, lo que puede convertirse en un gran desafío si una empresa no ofrece horarios flexibles o si la madre no tiene a nadie para delegar algunas de las tareas del hogar.

Pero las mujeres no deberían sentirse culpables

Algunas madres trabajadoras pueden sentir algo de culpa porque, a pesar de dar lo mejor posible, todavía no tienen la oportunidad de pasar tanto tiempo con sus hijos como ellas quisieran en comparación con las madres que se quedan en casa. La buena noticia es que, según una investigación realizada por la profesora Kathleen McGinn de la universidad de Comercio de Harvard, los niños no sufren las consecuencias de la decisión de su madre de volver al trabajo.

El estudio mostró que los hijos de madres trabajadoras muestran los mismos niveles de felicidad cuando crecen, que los hijos de madres que se quedaron en casa y se dedicaron a cuidar a sus hijos. Las hijas de madres trabajadoras también tienden a mostrar un mayor desempeño laboral y tienen más probabilidades de encontrar trabajo.

¿Alguna vez has estado en una situación en la que tenías que trabajar y cuidar a tu familia al mismo tiempo? ¿Cómo te fue? Comparte tu historia en los comentarios a continuación.

Compartir este artículo