Genial
Genial

Natalia Téllez creyó que no podía con la maternidad y se sinceró sobre su depresión posparto

Ser mamá es el sueño de muchas mujeres, pero también hay algunas que tienen otras prioridades y no ven ese paso como algo que se deba hacer con prisa. El ser madre puede ser difícil y desafiante en muchos niveles. Es cansado y retador, pero al final es un camino que te llenará el corazón. Al menos, así es como ha recorrido la maternidad la actriz y conductora Natalia Téllez: una montaña rusa llena de subidas y bajadas en la que ha valido la pena subirse.

En Genial.guru, te traemos la historia de Natalia Téllez y cómo consiguió derribar los miedos y dudas que le traían el ser madre para tener una etapa en la que disfruta cada minuto de su hija.

El sueño de muchas mujeres es ser madre, pero no todas piensan lo mismo, otras tienen una idea diferente de la vida, y Natalia Téllez era una de ellas. Ella ha estado en el medio desde hace muchos años, participó en Rebelde y ha sido conductora de muchos programas. Ahora comparte set junto con otras conductoras famosas en Netas Divinas. Fue ahí donde expresó su opinión sobre la maternidad, y varias veces dijo que no sabía si realmente quería serlo e incluso parecía inclinarse al no.

Cuando le preguntaron si le gustaría ser mamá, ella respondió: “Me he abierto a la posibilidad, si me hubieras preguntado hace un año, te hubiera dicho no, y después de conectar ciertas cosas, hacer mucha chamba de emocional y de mi mamá y de cuestiones femeninas, ahora pienso que sí lo haría”.

Por mucho tiempo, sus metas y su carrera venían primero, y se concentró tanto en ellas que la maternidad no tenía espacio en sus pensamientos. Ella dijo: “Siempre que veía mamás, yo decía: ‘Yo tendría que pasar mucho, aprender mucho, estar como en otro nivel conmigo para poder dar ese paso’”.

Aunque para ella era un reto imposible, su perspectiva cambió después de rodearse con mamás trabajadoras que fueron un gran ejemplo. Después llegó un momento en su vida en el que ella se configuró de tal manera que ya se sentía segura y preparada para traer al mundo a un bebé.

Su embarazo fue una sorpresa esperada. Ella explicó en el programa Netas Divinas que sí había estado intentando. Junto con su pareja, Antonio Zavala, se hizo la prueba de embarazo; sobre esto, Natalia relató: “Los dos temblábamos, hice pipí y volteé la prueba, y estábamos esperando. Ya cuando íbamos a ver, pero que no te dan las manos porque estás temblando, ya decía ’embarazada’”.

Natalia se preparó lo más posible durante su embarazo, iba a cursos, leía y, en general, ese periodo fue muy bueno. Mientras estaba embarazada, siguió trabajando, tanto en el programa Netas Divinas como en otros proyectos.

Tuvo una experiencia no placentera en un proyecto por no poder decir que estaba esperando un bebé, ella comentó: “En un proyecto que hice muy embarazada y yo no podía decir que estaba embarazada y yo decía: ’Este es el proyecto más feo, estoy enojada, todos son malos conmigo’, claro estás hormonal, quieres tragar, quieres irte a tu casa, estás embarazada, no puedes decir”.

Cuando Natalia tuvo a Emilia, su hija, sintió que no podía con la responsabilidad que le venía. Entonces, la primera noche, decidió huir. Ella dijo: “Fue un día muy difícil, muy difícil, la leche, la bebé, la hormona, y yo decía: ’¿Qué está pasando?’. Entonces, en la noche, me metí a ver cuánto dinero tenía en el banco y llamé para preguntar cuánto podía retirar, y en un ataque de pánico, pensé irme”.

En su ataque de pánico, ella dijo que pensó que Antonio podía criar a Emilia sin necesidad de estar ella, dijo: “Antonio va a criar a mi niña con amor y con ternura y yo no puedo hacer esto. Yo no puedo hacer esto, lo siento, yo me voy a ir del país y Antonio va a criar a Emilia, y todos me van a tener que disculpar. Voy a dejar una carta donde diga que amo a todos, yo intenté, pero hasta aquí llegué”.

Natalia explicó su sentir ese día y cómo en verdad estaba resuelta a huir y dejar a su hija. Paola Rojas, compañera de ella en Netas Divinas, intervino y le dijo que lo que había sufrido fue depresión posparto.

Una de cada 9 mujeres puede experimentar la depresión posparto después de haber tenido un bebé. Con esta depresión, puedes sentir tristeza, falta de esperanza, ansiedad e, incluso, tener una desconexión con tu bebé por semanas o hasta meses. Y fue exactamente eso lo que sufrió Natalia cuando se pensó incapaz de cuidar a Emilia y consideró huir.

Natalia logró superar esos pensamientos y la depresión posparto. Ahora, suele compartir fotos muy tiernas de su hija, aunque, por privacidad, lo hace sin mostrar el rostro de la bebé. Sobre ser mamá, ella indicó: “Me cambió la vida completamente para bien. Es hermoso, es complicado, la maternidad es bella y también es mucha chamba, pero estoy muy contenta”.

Sobre combinar su carrera y su rol como madre, ella comentó: “Se escoge diferente, porque al final, nunca voy a dejar de hacer lo que amo, eso es parte de lo que soy, de lo que me gusta y lo que quiero enseñarle a mi hija también, que sea una mujer que cumple sus sueños y que no está peleado el ser madre con hacer una carrera. Creo que escogí muy bien al papá porque hacemos buen equipo”.

Junto con Antonio, su pareja, hacen un buen equipo para la crianza de Emilia y comparten las responsabilidades que esto conlleva, desde bañarla hasta cambiar pañales. Ahora, se la puede ver feliz disfrutando de la maternidad.

¿Qué pensamientos tuviste cuando tuviste a tu bebé? ¿Alguna vez has querido huir de las responsabilidades de la maternidad?

Genial/Crianza/Natalia Téllez creyó que no podía con la maternidad y se sinceró sobre su depresión posparto
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos