Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué la relación entre primos es tan especial y favorece el crecimiento de los niños

8153
686

Tener primos es uno de los mejores regalos que puede darnos la vida. Son tan compañeros de aventuras como los hermanos, y tan confidentes y leales como un mejor amigo. Pero, además, generar un vínculo cercano con ellos desde que somos pequeños trae muchos beneficios en la crianza y en el desarrollo futuro de las personas.

Genial.guru te contará en este artículo 10 motivos por los cuales es importante que los niños crezcan junto a sus primos.

1. Desarrollan sus habilidades motoras

Si te criaste con tus primos, seguramente recordarás que la mejor parte de pasar tiempo juntos está relacionada con el juego constante. Y es que, cuando los niños se vinculan desde pequeños con primos mayores o de la misma edad, tienen un estímulo muy poderoso que los ayuda a desarrollar sus habilidades motoras. Ampliarán la variedad de juegos y se motivarán mutuamente a alcanzar distintos objetivos: patear mejor la pelota, correr más rápido, etc.

2. Ganan en independencia

La independencia es una característica muy importante que los niños deben desarrollar para convertirse en adultos seguros de sí mismos y autosuficientes. Enseñarles a resolver problemas, dejarlos decidir y asignarles tareas son algunas de las iniciativas que los mayores pueden tomar para ayudarlos. Pero también es una buena alternativa que los pequeños se queden solos en casa de sus tíos, pasando tiempo con sus primos, fortaleciendo la autoconfianza y poniendo en práctica todo lo que los papás les enseñaron.

3. Se protegen unos a otros

Un primo es casi como un hermano. Pueden darse discusiones, peleas y disputas, pero el amor incondicional hace que las diferencias queden a un lado cuando uno de los dos necesita protección y cuidado.

4. Son leales

La complicidad, confianza y la lealtad son tres capacidades emocionales que aumentan gracias a este vínculo. A menudo se dice que los primos son nuestros primeros mejores amigos, porque crecemos junto a ellos y vamos descubriendo el mundo casi al mismo tiempo. Esto hace que la relación sea de fidelidad y apoyo mutuo.

5. Las pijamadas son más fáciles

A veces, los amigos invitan a los niños a una pijamada y a los papás les genera algo de inseguridad o intranquilidad darles permiso para asistir. En cambio, si el evento ocurre en casa de los primos, todo es mucho más simple, porque las familias se conocen muy bien y nadie cuidará mejor de los pequeños que los tíos. Además, pasarán un momento muy divertido jugando, contando historias, comiendo dulces y mirando películas.

6. Se entienden a la hora de “quejarse” de los padres

A medida que van creciendo, puede ser más habitual que los niños tengan algunas “quejas” sobre sus padres. Probablemente las compartan con sus amigos, pero son los primos quienes entenderán a la perfección los sentimientos de los niños. Al pertenecer a la misma familia, ambos conocen mucho mejor las circunstancias y los orígenes, y es mucho más fácil que se comprendan.

7. Aprenden a convivir con los demás

Para los niños que son un poco más introvertidos o para los que son hijos únicos, criarse junto a los primos los hará establecer relaciones sociales con sus pares. Así aprenderán normas de convivencia, entenderán que tienen que respetar turnos en los juegos, desarrollarán habilidades de comunicación asertiva, resolución de conflictos y tolerancia a la frustración.

8. Construyen una relación para toda la vida

Si el vínculo que se estableció es fuerte, probablemente se trate de una relación que permanecerá durante toda la vida. No importa que la distancia o el destino los separe, siempre encontrarán la manera de estar cerca.

9. Descubren nuevas emociones

Los vínculos afectivos son fundamentales en la crianza, porque de ellos depende el desarrollo futuro de las personas. Hay muchos problemas de personalidad de la etapa adulta que pueden evitarse si generamos lazos de amor y confianza con los pequeños. En este sentido, los primos cumplen un rol muy importante, ya que les permiten a los niños descubrir emociones como la alegría, el entusiasmo y la motivación, pero también la tristeza y el enojo.

10. Es más simple hacer planes

Los primos son como esos amigos con los que es muy simple organizar un plan. Desde salir a dar un paseo hasta ir de visita a la casa de los tíos, las reuniones con ellos son más fluidas y fáciles. Los padres se conocen entre sí, tienen confianza y dejan a los niños con los primos sin temor.

¿Tienes primos? ¿Cuál es la mejor anécdota que recuerdas junto a ellos?

8153
686
Compartir este artículo