Genial
Genial

Qué sucede cuando tu bebé pasa ratos boca abajo en sus primeros meses

Los pediatras recomiendan que los bebés duerman boca arriba porque es más seguro para ellos. Pero cuando están despiertos, es muy importante que los coloquemos boca abajo dos o tres veces al día para fortalecer sus músculos y estimular su desarrollo. Puedes comenzar con periodos cortos de tres a cinco minutos y luego ir alargándolos. Durante ese tiempo, también llamado tummy time, siempre deben estar en compañía de un adulto.

Genial.guru investigó con más detalle qué beneficios tiene para los bebés pasar estos ratos acostados sobre su barriguita. Al final encontrarás un bono con consejos para que disfruten juntos estos momentos. Recuerda que esto que vas a leer a continuación es informativo, acude siempre con un especialista que pueda ayudarte al respecto.

1. Fortalece los músculos del cuello, espalda y hombros

Poner al bebé boca abajo durante breves períodos cada día mientras está despierto fortalecerá sus músculos del cuello, la espalda y los hombros. ¿Por qué esto es importante? Una de las razones es que lo ayudará a controlar sus movimientos del cuello y a levantar su cabeza. Haz la prueba y verás que, poco a poco, trata de levantar y girar la cabeza al estar en esta posición.

Si es un recién nacido, puedes intentar el tiempo boca abajo colocándolo sobre tu pecho o barriga. Entre el primer y tercer mes puedes incorporar un tapete de juegos sobre el piso, siempre bajo tu supervisión. Aunque cada bebé es único, considera que alrededor de los seis meses es cuando pueden mantener su cabeza erguida con más facilidad.

2. Previene el síndrome de cabeza plana

¿Ya has escuchado hablar sobre la plagiocefalia posicional? También es conocido como síndrome de cabeza plana, y una de sus causas más frecuentes es que el bebé se mantiene acostado en la misma postura casi todo el tiempo durante sus primeros meses de vida. Como los pequeños suelen estar acostados boca arriba, cuando no se cuida el cambio de su postura, la parte de la cabeza que permanece apoyada puede aplanarse en un lado o la parte posterior.

Ayudar a que tu bebé pase tiempo boca abajo cuando está despierto es una de las medidas más eficaces para prevenir este síndrome. Además, te contamos otras:

✅ Modifica la posición de la cabeza cuando esté boca arriba, asegúrate de que varíe entre izquierda a derecha.

✅ Cárgalo varias veces al día para que no esté siempre acostado.

✅ Reduce el tiempo que su cabeza está apoyada en superficies planas, como sillas de seguridad, portabebés y carriolas.

3. Ayuda en casos de tortícolis

Algunos bebés pueden sufrir de tortícolis, como consecuencia de la posición que tenían en el vientre materno o tras un parto complicado. Esta afección puede ser percibida en sus primeras semanas, pero también algunos pueden tardar en desarrollarla hasta los tres meses de edad, aproximadamente. Los cuidadores se darán cuenta porque el pequeño tendrá la cabeza inclinada hacia una dirección y presentará dificultad para girarla.

Entre las recomendaciones de los especialistas para tratar la tortícolis se encuentra el tiempo boca abajo, porque fortalece los músculos del cuello. Así, también se puede llamar la atención del bebé con canciones y juguetes motivándolo a girar la cabeza hacia el lado opuesto al afectado.

4. Mejora sus habilidades motoras

Ya vimos que el tummy time es una actividad física para nuestros bebés. No solo ayuda a fortalecer sus músculos para que puedan levantar y sostener su cabeza con facilidad, esta práctica también mejorará habilidades motoras como voltearse o girar (pasar de estar acostado boca abajo a estar boca arriba y viceversa), sentarse y gatear, en su debido momento.

Por ejemplo, alrededor del cuarto y sexto mes podrá voltearse solo, y más adelante, entre el séptimo y noveno mes, se sentará sin apoyo. Pero esto son estimaciones, tu bebé es único y su pediatra es quien te dará la mejor orientación sobre las etapas de su desarrollo motor.

5. Los prepara para gatear

Cuando los pequeños están boca abajo descubren que pueden levantarse apoyándose en sus manos y rodillas; además, esta postura facilita que comiencen a balancearse hacia adelante y hacia atrás. Todo esto fortalecerá sus extremidades y los preparará para gatear. Al estar acostumbrados desde los primeros meses a esta posición, que es la que naturalmente adoptan para el gateo, será más fácil para ellos hacerlo.

Aunque es una forma de desplazamiento que la mayoría de los bebés desarrollan, no te alarmes si tu bebé no gatea al mismo tiempo que otros niños de su edad, algunos exploran otras formas de movimiento como arrastrarse sobre sus glúteos o barriga. Solo comunícaselo a su pediatra para tener su opinión especializada.

6. Contribuye con la estimulación sensorial

¿Cómo ayuda en su desarrollo sensorial? Al estar boca abajo, el niño tendrá contacto con las diferentes texturas donde lo coloques, podrá sentir con sus manos, brazos y mejillas los materiales de los objetos donde su cuerpo está apoyado, como mantas o tapetes de juego, y esto estimulará su sentido del tacto. También le ayudará a tener conciencia del lugar que ocupa su cuerpo en el espacio.

En esta postura el pequeño podrá hacer una exploración visual diferente, especialmente cuando comienza a elevar y girar más su cabeza, a diferencia de la posición boca arriba que lo limita a ver el techo o lo que tenga directamente en la parte superior. Además, favorece la coordinación ojo-mano, la cual permite que use sus manos efectivamente según lo que ve, por ejemplo, podrá tomar ese objeto que observó previamente.

Bono: Consejos para disfrutar el tiempo boca abajo

✅ Comienza lo más temprano que puedas, desde que es un recién nacido. Coloca a tu bebé boca abajo sobre tu pecho, así comenzará a comprender que esa es una postura natural. Puedes seguir esta práctica durante su primer año de vida.

✅ También puedes acostarlo a lo largo de tu regazo cuidando que la cabeza esté alineada con el cuerpo. Haz movimientos suaves con tus piernas para mejor estimulación, puedes levantarlas y bajarlas, o moverlas lentamente hacia los lados.

✅ Al principio se recomienda ponerlo en esta posición durante períodos cortos, de 3 a 5 minutos, varias veces al día, mientras se acostumbra. Poco a poco aumenta el tiempo, lo recomendable es que a los tres meses se ejercite una hora al día con esta actividad, dividida en varios lapsos.

✅ Coloca juguetes a su alrededor para que tenga estimulación visual y para que aprenda a interactuar con su entorno. Los bebés más grandes querrán alcanzarlos y jugar con ellos.

✅ Además de los juguetes, suma otras actividades entretenidas a este momento, como cantarle, usar objetos con sonido (sonajeros, por ejemplo) o leerle una divertida historia.

✅ Haz que toda la familia participe, que se vayan al piso con el bebé y jueguen con él para fomentar la interacción y afianzar el cariño entre ellos. Si tiene hermanos, es muy aconsejable que participen en este valioso tiempo con el niño.

✅ Si el pequeño se queda dormido durante el tummy time, con mucho cuidado acuéstalo boca arriba, recuerda que no lo debes dejar dormir sobre su estómago.

Si ya has practicado el tiempo boca abajo con tu bebé, ¿cuáles consejos añadirías para cuidadores menos experimentados?

Compartir este artículo