Genial
Genial

Una mujer contó cómo es casarse con un gondolero y mudarse a Venecia

8 de septiembre de 2012, mi vida cambió para siempre. Sentada en un café veneciano, conocí a un gondolero llamado Ángelo. En ese entonces, ni siquiera podía imaginar que aquel encuentro llevaría a cambios tan globales en mi vida, más precisamente, a casarme y mudarme a Venecia.

Especialmente para Genial.guru contaré cómo es ser la esposa de un gondolero veneciano.

Mi nombre es Olga. Siempre me ha gustado viajar, pero nunca pensé seriamente en mudarme de país. Pero el destino tenía sus propios planes.

Después de conocer a Ángelo, comenzamos una relación a distancia: nos escribíamos por las redes sociales y nos llamábamos a través de Skype. Pero mi temperamental novio decidió que no podía continuar así durante mucho tiempo y vino a verme a mi ciudad, donde lo esperaban la temperatura, 20° C bajo cero, y el proceso de conocer a toda mi familia. Fue una dura prueba en muchos sentidos.

Luego, comencé a viajar a Italia. Y en uno de estos viajes, me propuso matrimonio. Por supuesto que dije que sí, aunque confieso que tenía mucho miedo de los cambios venideros.

Me mudé a Venecia

Al mudarme, surgieron dos problemas. El primero fue mi completa dependencia financiera de mi marido: me resultó difícil acostumbrarme moralmente al hecho de que ahora otra persona cuidaba de mí. Pero ahora puedo desmentir con conocimiento de causa el mito sobre la mezquindad de los hombres italianos. Si un italiano te ama, pondrá el mundo entero a tus pies.

En la foto estamos mi suegra Graziella y yo. Prepara un tiramisú increíblemente delicioso y pinta unos hermosos cuadros. Ahora puedo comunicarme con ella en italiano tranquilamente.

El segundo obstáculo fue la barrera del idioma. Antes de mudarme a Italia, no hablaba el idioma, ya que con Ángelo hablamos en inglés. Por supuesto que eso no era suficiente para una vida plena en Venecia, así que empecé a aprender italiano. Me tomó medio año comenzar a entender todo lo que me decían, y seis meses más para comenzar a comunicarme en italiano libremente.

Cuando tu marido es un gondolero

No hay una ley prescrita de que los gondoleros deben saber cantar. Pero la mayoría de ellos tiene unas excelentes habilidades vocales. Así es como canta mi marido.

Mi marido trabaja como gondolero. Hoy en día, esta profesión se ha vuelto muy respetada entre los venecianos, y por lo tanto hay una serie de requisitos. Por ejemplo, para convertirse en un gondolero, hay que pasar un examen especial para obtener el certificado correspondiente. El examen consiste en teoría (la historia de la ciudad) y práctica (control de la góndola). Después de pasar con éxito la prueba, puedes comenzar a trabajar con turistas y hacer viajes estándares en una góndola.

Esta góndola se hizo a pedido para un colega de mi esposo, y costó una suma considerable. Todo el tallado en madera se realizó manualmente por un maestro que fue especialmente invitado para realizar el pedido individual del cliente.

Es difícil para un gondolero contar con ingresos estables, ya que los mismos dependen de muchos factores: el clima, el lugar del trabajo, el momento de la temporada turística (de junio a agosto), los fines de semana y los días festivos, la belleza de la góndola y hasta el atractivo del gondolero.

Músicos, bocadillos de mariscos frescos y el mejor prosecco: así es como se celebra la compra de una nueva góndola en Venecia.

Además, se gasta mucho dinero en el mantenimiento de la góndola. En la ciudad hay talleres de góndolas especiales, donde se ofrece toda una gama de servicios: limpieza de algas del fondo, el engrase, la pintura, el secado a largo plazo, el pulido, etc. Es un oficio especial, que tiene cientos de años.

Ella es Chiara, una de las tres gondoleras mujeres de Venecia.

Se acostumbra a pensar que los gondoleros son exclusivamente hombres. Pero, en realidad, no existe ninguna restricción por género. Actualmente, hay tres mujeres gondoleras trabajando en Venecia: Georgia, Chiara y Alexandra. Su persistencia solo puede ser envidiada, ya que una debe ser emocional y físicamente fuerte para cumplir con todos los criterios de esta actividad laboral.

Las particularidades de la vida veneciana

La señora Leda, a quien conocí en un café, y yo.

El modo de vida de la población local es muy monótono debido al aislamiento de los canales. Cada ciudadano tiene “su” bar y “su” supermercado, y con una probabilidad de un 99 % podrás ver al mismo veneciano visitando estos establecimientos a la misma hora del día. Todo está programado según un horario estricto y estrictamente en “sus” lugares. Esta es una de las razones por las que los jóvenes de hoy están eligiendo cada vez más la vida en el continente, y la población local está disminuyendo gradualmente. Por ejemplo, los familiares de mi esposo no han salido de la ciudad desde hace años y creen que no hay nada interesante para ver afuera de Venecia.

Puré de filete de bacalao hervido en leche y aperol spritz. ¡Se lo recomiendo a todos!

Los venecianos no hacen brindis. Fuimos al cumpleaños del tío de mi marido. En la mesa, una gran cantidad de parientes comía, socializaba, ¡y ni un solo brindis! Después del postre, le pregunté en voz baja a Ángelo: “¿Cuándo comenzarán a felicitarlo?”. Él me respondió: “No tenemos una tradición así”. Entonces tomé una copa y dije una serie de felicitaciones para el cumpleañero en mi mal italiano. Todos los presentes me miraban como si fuera extraterrestre. Pero al protagonista de la ocasión le gustó tanto que me besó y me dijo que se casaría conmigo en ese mismo momento si no estuviera casado ya.

En lugar de una discoteca, un evento privado

Las discotecas de aquí son completamente diferentes a las que yo estaba acostumbrada. Los venecianos prefieren las fiestas privadas, que muchas veces tienen lugar en hoteles de lujo o en palacios antiguos, y donde la entrada es estrictamente por lista. A Ángelo y a mí realmente nos gusta ir a los bailes del hotel Hilton, que se hacen en verano en la terraza junto a la piscina. ¡La vista desde allí es increíble!

Y, por supuesto que, durante el Festival de Cine de Venecia, cobran vida muchos clubes de la isla de Lido, donde se celebran fiestas para las estrellas de Hollywood. Obviamente, no es nada fácil llegar allí, pero si tienes un amigo que tiene un conocido que tiene un amigo de un vecino que conoce al organizador de la fiesta, es pan comido.

Los italianos tienen sus propias tradiciones

La fiesta principal, como en muchos países europeos, es la Navidad. Toda la familia se reúne a celebrar en una gran mesa. En cuanto al 1 de enero, mientras en el resto del mundo mira Mi pobre angelito en la calidez y comodidad de su hogar, los venecianos siguen su antigua tradición: temprano por la mañana, los hombres y las mujeres más resistentes saltan al mar.

La temperatura del agua es de aproximadamente −5° C, pero eso no detiene a nadie. Ese día, todo el Facebook está repleto de informes fotográficos detallados de esa escena: después de todo, los verdaderos italianos no guardarán silencio sobre sus proezas.

Los platos favoritos de un verdadero veneciano

Aquí aman todo lo relacionado con los mariscos: mariscos fritos surtidos (fritto misto); ensalada del mar (insalata di mare), que es una mezcla de una gran cantidad de pescados y mariscos cocidos, en escabeche y al horno; sopa de pescado (zuppa di pesce), que se hace con mejillones, camarones, pescado y pulpo.

Como una verdadera esposa italiana, obviamente tenía que aprender a cocinar los platos nacionales. Ahora puedo preparar fácilmente la sopa tradicional de frijoles venecianos (pasta fagioli), el risotto de guisantes verdes (risi e bisi) y el postre que todos aman: tiramisú.

Es un lugar que todos deberían visitar

Creo que nunca dejaré de admirar esta ciudad. Como dicen los venecianos, “Venecia no es un pez, Venecia es una cebolla”. Le quitas capa tras capa, pero no puedes llegar al final, porque el entrelazamiento de la historia y la arquitectura de la ciudad es tan único que toda una vida no será suficiente para conocer esta isla por completo.

Bono N° 1: si eres un veneciano, entonces...

  • ...crees que proponerle matrimonio a una mujer en una góndola es demasiado banal, y dudas de lo romántico de ese método en general.
  • ...bebes aperol spritz hasta 3 veces por día y lo pagas 2 veces menos que los turistas.
  • ...hablas tu dialecto veneciano con orgullo demostrativo y tratas de pronunciar cada palabra de tal forma que ningún otro veneciano pueda entenderte.
  • ...sigues el carnaval de tu ciudad por la tele.
  • ...en un autobús acuático, vaporetto, le haces un comentario a un turista que no se ha quitado la mochila de los hombros, incluso si en el autobús solo están ustedes dos.

Bono N° 2

Cuando realmente te ha gustado Venecia.

Además, mi esposo y yo notamos un cierto patrón entre los turistas. Cada nacionalidad tiene una pregunta favorita:

  • Turistas rusos: “¿Cómo está hecha la alcantarilla de la ciudad?”
  • Turistas chinos: “¿Por qué la góndola es negra?”
  • Turistas estadounidenses: “¿Es cierto que las casas de Venecia flotan sobre el agua?”
  • Todos los turistas: “¿Dónde puedo comer como si no fuera un turista?”. Un gondolero te responderá así: “En la casa de mi abuela”.

¿Conoces Venecia? Comparte tu experiencia en los comentarios.

Compartir este artículo