10+ Cosas cuya compra equivale a tirar el dinero directamente a la basura

El conflicto entre padres e hijos es una historia eterna, y nuestros días no son la excepción. La generación mayor no entiende a los jóvenes de hoy y los considera frívolos. Claro que sí: no piensan en el futuro, no compran coches ni departamentos. Los jóvenes eligen un estilo de vida diferente, y si se mira con atención, se puede encontrar cierta sabiduría en ello.

En Genial.guru, decidimos especular y entender qué cosas ya no compran los jóvenes de hoy. Hemos elaborado una lista que con seguridad podría considerarse una prueba de edad.

1. Cámara fotográfica

El mercado de las cámaras fotográficas atraviesa tiempos difíciles en casi todos los países. Aunque sigue habiendo demanda de cámaras profesionales y semiprofesionales, la calidad de las cámaras de los teléfonos inteligentes actuales ha alcanzado tal nivel que ya casi nadie las compra.

2. Televisor

Los jóvenes abandonan poco a poco los televisores. No quieren perder el tiempo viendo programas de televisión. El formato y la forma de obtener la información han cambiado: la necesitas aquí y ahora. A diferencia de Internet, la televisión no cumple con esta tarea.

Los jóvenes no quieren gastar dinero en televisión. Un televisor en funcionamiento puede aumentar considerablemente el gasto. Y el dispositivo en sí es bastante caro. La alternativa más popular es una computadora portátil.

3. Navegador GPS

Los teléfonos inteligentes han ido sustituyendo paulatinamente no solo los mapas de papel, sino también los navegadores GPS. ¿Por qué tener varios aparatos cuando puedes arreglarte con uno solo?

4. Billetera

Cada vez más personas pagan con tarjeta o realizan pagos sin contacto con sus teléfonos inteligentes. Es probable que la tendencia continúe, y los expertos prevén una nueva reducción del efectivo en circulación. Por eso, antes de comprar una nueva billetera, debes pensar bien si la necesitas tanto.

5. Acuario

Mantener un acuario en casa requiere esfuerzo, tiempo y dinero. Para disfrutar de la belleza del acuario, hay que adquirir conocimientos sobre los tipos de sustrato, el equipamiento y los procedimientos de mantenimiento. También hay que limpiarlo regularmente, mantener la temperatura y dar a los peces comida de calidad. El ritmo de vida moderno hace casi imposible la misión de mantener un acuario.

6. Plancha

En el Reino Unido, más de la mitad de los jóvenes de entre 25 y 39 años no saben utilizar la plancha. Los especialistas en marketing están pensando en cómo vender los dispositivos de los que nuestros padres no podían prescindir. A los jóvenes se les ofrecen modelos de vaporizadores que son fáciles de usar y ocupan un espacio mínimo.

7. Coche particular

Durante décadas, el coche ha sido un elemento importante, necesario y de estatus. Pero la nueva generación tiene sus propias reglas. Hoy en día, los jóvenes no quieren gastar dinero en un vehículo propio. No disfrutan conduciendo, solo quieren ir del punto A al punto B rápidamente. Por eso toman el transporte público, los taxis, el carsharing, los scooters y las bicicletas.

8. Equipos de entrenamiento

Lejos quedan los días en que soñábamos con tener una bicicleta fija o una cinta de correr en nuestro departamento. A menudo, los equipos de entrenamiento físico en casa se utilizan para cualquier cosa menos para hacer ejercicio. El elevado costo y el impresionante tamaño de los aparatos son dos razones más para no comprarlos. La suscripción a un gimnasio es bastante asequible y resulta un paso mucho más eficaz para conseguir la figura soñada.

9. Ropa para ocasiones especiales

Los jóvenes son cada vez menos propensos a comprar ropa específica que solo pueden usar una vez. Ya no está de moda ser llamativo: cuanto más sencillo, mejor. Un guardarropa básico, en el que todas las prendas se combinan entre sí y se creen múltiples alternativas, es una de las bases del consumo consciente.

10. Revistas

La industria de la impresión pasa por malos momentos: por ejemplo, las ventas de revistas caen un 9 % en promedio cada año. Ahora toda la información está disponible en Internet, y las revistas son una molestia más: hay que pensar qué hacer con ellas después de leerlas. Las editoriales hacen lo que pueden: atraer la atención con portadas brillantes y material exclusivo sobre las estrellas. Pero mantener el interés por la impresión en papel es cada año más difícil.

11. Timbre de la puerta

Los timbres son cosa del pasado. Las visitas inesperadas están llegando a su fin: los visitantes avisan de su visita o informan que han llegado por llamada o mensaje de texto, los representantes de las empresas han dejado de venir a nuestras casas y ahora utilizan otros canales de venta. Así que los timbres se están volviendo innecesarios, y por eso no los compramos.

12. Bienes raíces

La idea de tener un departamento o una casa en propiedad va perdiendo popularidad. Esto se debe a que los precios de la vivienda son muy altos y siguen subiendo. Y la segunda razón es que el estilo de vida ha cambiado: los jóvenes son más móviles que sus parientes mayores, se mudan más a menudo, viajan mucho y prefieren visitar muchos lugares nuevos en vez de permanecer en uno solo.

13. Libros de papel

En el pasado, los libros físicos tenían un gran valor: para conseguirlos, había que entregar papel usado, había que hacer cola para obtenerlos, algunos títulos solo se podían encontrar en la biblioteca. Ahora, el contenido de una librería entera puede caber en una tarjeta de memoria de tu teléfono, y en lugar de ir a la tienda, todo lo que tienes que hacer es entrar en línea y obtener una copia electrónica. Los libros electrónicos están siempre a mano, no ocupan mucho espacio ni acumulan polvo, y eso los hace mucho más convenientes que los libros de papel.

¿Qué añadirías a la lista? ¿Qué cosas has dejado de comprar?

Compartir este artículo