10 Reglas sobre los bebés de la realeza de las que no teníamos idea

Según los psicólogos, disciplinar a los niños es absolutamente necesario; de esta manera, es más probable que tengan mejores habilidades sociales, amigos, confianza y autosuficiencia. Sin embargo, cuando se trata de la familia real, las reglas (tanto declaradas como tácitas) parecen regular cada paso de sus miembros, incluidos los niños.

Genial.guru sintió curiosidad por las tradiciones que rodean a estos bebés antes y después de que nazcan, y aquí están nuestros curiosos hallazgos.

1. La presentación de los bebés reales ocurre poco después del nacimiento

La gente ve a los bebés apenas unas horas después de que nacen. Y la madre tiene que verse bien: recuperarse después del parto no es una excusa para enfrentarse a la prensa con la cara demacrada. Kate Middleton, por ejemplo, estaba maquillada y llevaba tacones durante la presentación del príncipe George en 2013. Los atuendos también importan: el vestido de lunares de Kate parece haber sido un homenaje al look de la princesa Diana después de que dio a luz al príncipe William.

Otro aspecto importante aquí es que las madres reales no tienen una gran variedad de zapatos para elegir. Por lo general, siempre usan zapatos cerrados, incluso si tienen los pies y los tobillos hinchados después de dar a luz.

2. Los baby showers no existen

Aunque no existe una regla directa contra los baby showers, según los expertos, la familia real británica los considera un “invento estadounidense” a pesar de la creciente popularidad de esta tradición en el Reino Unido. Pero no te preocupes, a los bebés reales no les faltan los regalos. Por ejemplo, la princesa Charlotte recibió regalos de 64 países diferentes para su primer cumpleaños.

3. Muchas parteras ayudan con el parto

La tradición de que las parteras ayudaran con el parto se remonta al siglo XVII, cuando las mujeres eran las únicas a las que se les permitía estar en la sala. Hoy en día, no existe el estigma de tener médicos varones. En general, el equipo de diferentes médicos especialistas es impresionante: a veces hay más de 20 personas involucradas.

4. El sexo del bebé debe mantenerse en secreto

Por lo general, la familia real mantiene en secreto el género del bebé, así como la fecha exacta de parto (hubo una excepción cuando el príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron en una entrevista que esperaban una niña). Sin embargo, se informa al público sobre la salud de la madre. Por ejemplo, el anuncio oficial sobre el embarazo de Kate Middleton mencionó sus náuseas matutinas.

5. Las opciones de nombres son limitadas

Es costumbre en la familia real británica elegir nombres para los recién nacidos basándose en su propio árbol genealógico, sin ser demasiado creativos. Sin embargo, si un niño está bastante lejos en la línea de sucesión, los padres tienen más libertad. También vale la pena señalar que los miembros de la realeza usan versiones formales de sus nombres cuando están en público; por ejemplo, el príncipe William llama a Kate Middleton “Catherine”.

6. Se publica un anuncio oficial después del nacimiento de un nuevo miembro de la familia real

Después de que nace un bebé, el Palacio de Buckingham muestra una declaración oficial firmada por los médicos del palacio en un caballete especial, y hay un pregonero que le cuenta a la gente los detalles. Además, los monumentos famosos, como el Ojo de Londres, el Puente de la Torre, etc., se iluminan en azul (cuando nace un niño) o en rosa (si es una niña).

7. Se disparan los cañones

Los saludos con armas son tradicionales en Londres después del nacimiento de cada príncipe o princesa. Por ejemplo, cuando nació la princesa Charlotte, hubo 41 disparos de cañón en Hyde Park y saludos con armas de campo de 13 libras. Además de eso, los soldados dispararon en los castillos de Cardiff, Hillsborough y Edimburgo.

8. Los niños reales tienen que seguir muchas reglas y protocolos

Todos los miembros de la familia británica gobernante tienen que seguir muchas reglas y protocolos, y los niños no son una excepción. Como tal, tienen que asistir a muchos eventos, incluidas bodas reales, la ceremonia anual Trooping the Color o “desfile del estandarte”, las celebraciones del cumpleaños de su bisabuela y más. Hablando de la reina Isabel II, incluso los miembros más jóvenes de la familia le hacen una reverencia desde la edad de 5 años.

9. Hay muchos padrinos, pero no pueden ser de la familia inmediata

Las reglas son simples: en primer lugar, los padrinos no deben ser de la familia inmediata; y, en segundo, ¡cuantos más sean, mejor (aparentemente)! Si bien la mayoría de las personas solo tienen 2 padrinos, el príncipe George tiene 7, la princesa Charlotte tiene 5 y el príncipe Louis tiene 6 (como su padre, que está en la foto de arriba). Se ha sugerido que con la complejidad de sus vidas de alto perfil, los niños de la realeza necesitan orientación adicional.

10. Los bebés reales reciben mantas especiales

Cuando se trata de bebés reales, incluso los detalles más pequeños son importantes. Por ejemplo, las mantas de lana en las que se envuelven los niños durante su presentación son producidas por una empresa inglesa llamada G. H. Hurt & Son, que ha producido lujosos chales de encaje de punto durante más de 100 años.

¿Qué reglas y costumbres de bebés tienen en tu familia?

Compartir este artículo