Genial
Genial

10 Veces en las que Maggie Smith nos hizo creer que la magia realmente existe

Aunque los fanáticos más jóvenes probablemente solo la conozcan por su actuación en Harry Potter, la legendaria carrera de Maggie Smith se remonta a un par de décadas antes. Comenzó a actuar tanto en el teatro como en el cine en 1952 y, desde entonces, ha logrado casi todo lo que se puede lograr en la industria. Pero, a pesar de su inmensa popularidad y éxito, estamos seguros de que podemos sorprenderte con algunos datos interesantes sobre nuestra actriz favorita.

En Genial.guru, hemos recopilado 10 datos sobre Maggie Smith que van a hacer que incluso los más grandes admiradores de la actriz digan “guau”.

1. Al principio, sus padres no apoyaban su deseo de convertirse en actriz

Todo cuento de hadas tiene un comienzo accidentado. Maggie también tuvo su momento de Cenicienta. Nacida en Ilford, Inglaterra, el 28 de diciembre de 1934, sus padres eran todo menos aficionados al teatro. Su madre trabajaba como secretaria en Glasgow y su padre como técnico de laboratorio en la Universidad de Oxford.

Básicamente, los padres de la actriz no entendían sus aspiraciones ni tampoco la apoyaban. Su madre incluso llegó a pensar que Maggie no tenía posibilidades de convertirse en actriz “con ese rostro”.

2. Durante la filmación de Harry Potter, estaba luchando contra el cáncer

Durante la épica e intensa batalla para salvar el mundo de los magos, la actriz, que interpreta a la profesora Minerva McGonagall en Harry Potter, también estaba luchando su propia batalla en lo personal. A los 73 años, se le diagnosticó un cáncer de mama, por lo que requirió un tratamiento bastante fuerte con sesiones de quimioterapia y radioterapia. Sin embargo, la legendaria actriz demostró una voluntad inspiradora y una fortaleza mental que la ayudaron a terminar de filmar todas sus escenas.

3. Ha ganado muchísimos premios

Durante su carrera, Maggie debe haber sentido una especie de fascinación por el oro, ya que acumuló toneladas de este metal precioso en forma de premios. Hagamos una lista de sus logros: cuatro premios Emmy, siete BAFTA, un premio Tony y dos de la Academia. Pero eso no es todo, hay que agregarle: tres Globos de Oro, seis premios a la mejor actriz del Evening Standard Theater Awards y cinco premios del Screen Actors Guild Awards. Solo le falta un Grammy para entrar al club de los EGOT (Emmy, Grammy, Óscar y Tony), un grupo de personas que han ganado todos los premios importantes de su industria.

4. Sus dos hijos también son actores

Aunque sus padres no eran muy aficionados del cine, Maggie Smith fue la precursora de un cambio y ahora la actuación forma parte de la familia. Sus dos hijos, Toby StephensChris Larkin, también son actores. Smith dice que no los empujó en esa dirección, sino que los apoyó y alentó en su elección.

5. Es una gran cantante

Si crees que la idea de que esta maravillosa actriz gane un Grammy es un poco exagerada, deberías reconsiderarlo. La profesión de actor también requiere de otros dotes como el canto y esta es una habilidad en la que Maggie Smith se destaca. West End y New Faces son tan solo algunos de los ejemplos en los que brilla por su talento musical. Pero Maggie mantiene una actitud más bien humilde y con los pies en la tierra al hablar de sus dotes musicales.

6. No le gusta mucho Shakespeare

¿Ser o no ser parte del elenco de una obra de Shakespeare? Esta pregunta es un poco redundante para una actriz como Maggie. Pero, a pesar de que ha estado bastante expuesta a la obra del reconocido dramaturgo, dijo: “Mi carrera ha tenido bastantes idas y vueltas, pero creo que he quedado encasillada en el humor. Shakespeare no es lo mío”.

7. La reina Isabel II le otorgó el título de dama

Sus admiradores no son los únicos que han reconocido sus logros, sino que también lo han hecho algunas personas con sangre azul en las venas. La reina Isabel II le concedió el título de dama en 1989.

8. Le gusta más el teatro que el cine

Decir que a Maggie Smith le gusta el cine es algo bastante obvio. Sin embargo, su verdadero amor es otro: es aquel espíritu acogedor y personal, aunque también magnético y surrealista del teatro. “Estoy profundamente agradecida por el trabajo en Harry Potter y en Downton Abbey, pero no me pareció muy satisfactorio. No sentí que estuviera realmente actuando”, dijo durante una entrevista con el Evening Standard.

9. Conoció a Daniel Radcliffe antes de que hicieran Harry Potter

Todo el mundo recuerda cómo la profesora Minerva McGonagall sorprendió a sus alumnos con un hechizo de transformación en Harry Potter y la piedra filosofal. Sin embargo, esa no fue la primera vez que Maggie trabajó con el prodigio de la actuación Daniel Radcliffe. Ya habían actuado juntos en la miniserie de la BBC David Copperfield en 1999, dos años antes de la saga del niño mago.

10. Tiene una conexión especial con los gatos

Al parecer, los gatos no son solo el animal espiritual de McGonagall, a Maggie también le encantan. Dijo que le gustó mucho la escena de la primera película de Harry Potter en la que se transforma en gato. Además, ha participado en una campaña para recaudar fondos para gatos callejeros para la que los famosos tuvieron que crear obras de arte especiales que luego se vendieron en una subasta y se donaron para proteger a estos animales.

¿Conoces algún otro dato interesante sobre Maggie Smith? Compártelo en los comentarios.

Genial/Gente/10 Veces en las que Maggie Smith nos hizo creer que la magia realmente existe
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos