11 Costumbres de otros países que dejan a los extranjeros de una sola pieza

Al viajar podemos experimentar lo que se conoce como choque cultural, es decir, esas situaciones que nos ponen nerviosos, como darnos cuenta de que no podemos leer las señales de tránsito, carteles y otros señalamientos porque están en otro idioma. O también puede suceder que algunas costumbres muy normales en estos países, para nosotros sean completamente inusuales.

En Genial.guru te mostramos 11 aspectos culturales de algunos países que pueden resultar curiosos a los extranjeros.

1. Los estacionamientos de bicicletas en los Países Bajos

La bicicleta se ha convertido en uno de los medios de transporte favoritos de los Países Bajos. Tan es así que existen más bicicletas que personas, por lo que esto ha causado un problema: no hay espacios para estacionar. Sin embargo, esto se ha solucionado al introducir estacionamientos exclusivos para bicicletas, siendo el de la ciudad de Utrecht el más grande del mundo.

2. La hora de la siesta en España se toma muy en serio

Un usuario notó que en España es habitual que las tiendas cierren a las dos de la tarde por la hora de la siesta. La explicación que dio otro usuario es que los veranos usualmente son muy calientes y que “no puedes hacer nada afuera, por lo que es mejor ir a casa a descansar y tal vez tomar una siesta”, por eso se cierran las tiendas desde las 2 hasta las 4, aproximadamente.

3. Los gatos callejeros en Turquía

Una de las cosas que llaman la atención de las calles de las ciudades turcas, especialmente en Estambul, es la abundancia de gatos callejeros. Es normal que los habitantes les den de comer y cuiden de estos mininos, por eso se dice que los gatos son los reyes de Estambul. Al parecer, en una época hubo una plaga de ratones, por lo que las personas empezaron a tener gatos y a partir de ahí los michis se volvieron parte de la vida habitual de los locales.

4. Las paradas de autobús con libros en Noruega

En muchas ciudades hay estaciones de transporte público de diversos tamaños, pero en las localidades de Fjærland y Tvedestrand, en Noruega, fueron mucho más allá al colocar asientos y ubicaron una selección gratis de libros de distintos tipos y en muchos idiomas en estaciones de autobús. También estas localidades llevaron su pasión por los libros a cafeterías y otros lugares en donde se puede disfrutar de un buen libro prestado.

5. El respeto por las señales de tránsito en Alemania

Una de las cosas más habituales es el tráfico de una ciudad, pero las normas implícitas de tránsito pueden variar de país en país. Un usuario en redes narró que en Alemania los peatones se agrupan esperando por el semáforo a que habilite la luz verde para cruzar a pesar de que no haya carros circulando frente a ellos.

6. Las motos vespa en Vietnam

Si nos ponemos a pensar en otros medios de transporte más usados aparte de los autobuses o metros, se nos podría ocurrir que el más utilizado es el carro, pero no es el caso de Vietnam, ya que este país asiático prefiere las motos, específicamente las tipo vespa.

7. En Japón no hay muchos botes de basura en la calle

Para muchos es habitual encontrar en sus ciudades o pueblos botes de basura en la calle, parques, centros comerciales, afuera de las casas o departamentos, entre otros lugares. No obstante, si vamos a Tokio, nos toparemos con la sorpresa de no ver tantos lugares para depositar basura, y aun así veremos la ciudad resplandeciente y limpia. Habitualmente, los botes están ubicados en estaciones de autobús, parques, al lado de máquinas expendedoras y a veces al lado de ciertas tiendas de conveniencia.

8. Las calles de Finlandia en invierno

Una imagen muy común que nos dieron las películas navideñas es ver las calles y aceras llenas de nieve, pero si vamos a países como Finlandia y Noruega nos toparemos con calles con algo de nieve, pero con aceras libres casi por completo. Esto sucede porque en estos países existe un sistema eléctrico debajo de las aceras que derrite la nieve y el hielo, lo cual ha sido una vía mucho más económica para limpiar, y también evita resbalones.

9. En Singapur no hay nadie que mastique chicle

Si caminamos por las calles de Singapur podremos notar que las personas no mastican chicle y tampoco se venden en las tiendas. Desde 1992, no se puede consumir chicle ni tampoco producirlo o importarlo a las islas asiáticas. En realidad, desde los 60’s se desarrollaron normas para el aseo y buen mantenimiento del país y hoy en día Singapur es famosa por su pulcritud.

Desde el 2004, luego de un acuerdo de libre comercio entre Singapur y Estados Unidos, se aprobó el uso de chicles terapéuticos que se venden en farmacias o dentistas bajo receta médica.

10. La capacidad de hablar bajito de los holandeses

Un usuario contó que los holandeses tienden a hablar con un volumen bajo que solo la persona con la que están conversando puede escuchar. Comentó que es imposible escuchar las conversaciones ajenas y al tener una alta densidad poblacional, las personas valoran mucho su privacidad.

11. El saludo a adultos mayores en países árabes

En Irak se respeta mucho a los adultos mayores. Por ejemplo, es costumbre levantarse cuando una persona mayor entra o se va de un lugar y normalmente se les saluda con un beso en la mano derecha.

¿Qué costumbres de otros países te han llamado la atención? ¿A qué países te gustaría ir y por qué?

Compartir este artículo