12 Lamentables detalles de la imagen a los que no siempre prestamos atención, pero que los demás podrían notar de inmediato

Hay una expresión: “No tendrás una segunda oportunidad para causar una primera impresión”. Esto es cierto, y a veces un pequeño detalle puede arruinar todo un look. Normalmente, cuando salimos de casa, evaluamos nuestra imagen y pensamos que hemos considerado todo. Sin embargo, hay algunos detalles que podemos pasar por alto, y son los que pueden deshacer todo el esfuerzo hecho.

Genial.guru decidió averiguar qué detalles no tan obvios pueden estropear toda una imagen y qué se puede hacer para evitarlos.

1. Pliegues en la zona de las axilas

Cuando se trata de nuestras manos, nos preocupamos de si tenemos una manicura cuidada, si la piel de nuestras muñecas está suficientemente hidratada y si se ha eliminado el exceso de pelo. Pero no siempre prestamos atención a nuestras axilas, donde pueden formarse pliegues de la piel, algo no tan agradable estéticamente. Estos pueden aparecer en personas de todo tipo de peso, edad y constitución. A veces son causados por brasieres mal elegidos, por ejemplo, si son demasiado pequeños. También pueden ser el resultado de un bajo tono muscular. Si este es el caso, ejercicios especiales como las flexiones pueden ayudar.

2. Autobronceador desvanecido

A muchas personas les gusta el efecto de una piel bronceada y utilizan un autobronceador para conseguirlo. Es una gran alternativa al solárium o al bronceado habitual, sobre todo si quieres un resultado más rápido. Sin embargo, este producto puede jugar en tu contra. Si te pasas o te encuentras en una habitación donde hace demasiado calor, puede desvanecerse y dejar manchas en la piel y la ropa. Para evitarlo, los expertos recomiendan aplicarlo justo antes de un evento importante.

3. Calzado de talla incorrecta

Es un axioma que los zapatos deben elegirse en función de la talla. Y si con el calzado de entretiempos y de invierno, en general, no ocurren problemas, con el de verano pueden suceder errores molestos. Unas sandalias seleccionadas incorrectamente no solo pueden estropear la imagen, sino también causar molestias e incluso pequeñas lesiones. Por lo tanto, no deberías usar calzado que es demasiado pequeño para ti en caso de que tus dedos estén apretados y sobresalgan de la suela. Se considera que hay que dejar algo de espacio entre el extremo del dedo más largo del pie y el borde de la parte delantera del zapato. El talón tampoco debe sobresalir. También debes prestar atención a la anchura: tu pie no debe ser más ancho que la suela.

4. Callos y durezas

Otro detalle que puede arruinar el look son las callosidades visibles, que se producen por un exceso de fricción o presión sobre la superficie del pie. A menudo, esto también se debe a una talla de calzado incorrecta. Para deshacerse de los callos, puedes darte baños de pies con regularidad y luego eliminar la piel seca. Pero es mejor prevenir su formación, por lo que los expertos dicen que los zapatos deben ser cómodos desde el principio. No debes hacer una compra con la esperanza de que algún día el calzado sea lo suficientemente cómodo para usarlo.

5. Gomitas para pelo infantiles

Hoy en día existe una gran variedad de accesorios para el cabello: puedes crear el look que quieras, ya que esto solo está limitado por tu imaginación. Sin embargo, puedes dejarte llevar por la búsqueda de la originalidad y terminar con una apariencia un poco fuera de lugar. Por ejemplo, algunas chicas dicen que siempre se fijan en las gomitas elásticas infantiles inapropiadas de colores brillantes en el pelo de los demás. Al fin y al cabo, hay una diferencia entre el estilo infantil y el adulto, así que en lugar de accesorios para niños, puedes considerar, por ejemplo, cintas para la cabeza, diademas o bandas elásticas.

6. Horquillas con diamantes de imitación

Otro accesorio para el pelo muy controvertido son las horquillas con diamantes de imitación. No solo resulta difícil usarlas y combinarlas con otras joyas, sino que también pueden dañar fácilmente tu cabello. Quién de nosotros no está familiarizado con la situación cuando el pelo se enreda con la horquilla, se aferra a ella e incluso se arrancan unas hebras. Por supuesto, en determinadas ocasiones, estas joyas tan llamativas pueden ser apropiadas, pero difícilmente pueden considerarse un accesorio para todos los días.

7. Piel quemada y líneas de bronceado

No es ningún secreto que un bronceado perfecto y uniforme solo puede conseguirse en la playa. Pero volvamos a la realidad: paseos por el parque, bicicleta, jardines y huertos; el resultado son líneas de bronceado en el cuerpo. Claro, son perfectamente naturales, pero a veces pueden estropear mucho tu look, especialmente cuando llevas un vestido o un top con la espalda abierta o tirantes finos. También pueden aparecer rastros de quemaduras solares en la cara, en zonas que no han sido cubiertas por las gafas de sol. En esta situación, puedes intentar igualar el tono de la piel con productos de cuidado facial eficientes. Con exfoliante, por ejemplo, puedes restregar la zona bronceada y luego aplicar una mezcla de aceite de coco o una de limón y miel. Esto ayudará a reducir las líneas de bronceado.

8. Manchas de sudor en la ropa

Las manchas de sudor pueden arruinar incluso el aspecto más meticuloso. Nadie es inmune a esta molestia: exígete o acelera el paso y entonces aparecen las manchas bajo los brazos y en la espalda. Si eres propenso a la sudoración excesiva, hay algunos métodos a los que puedes recurrir para combatirla. Además, conviene usar ropa con sisas profundas y tejidos naturales y transpirables, como el lino y el algodón. Por otro lado, es mejor elegir prendas de color negro, azul marino o blanco cuando haga calor, ya que es menos probable que estas manchas se vean.

9. Manchas de antitranspirante en la ropa oscura

Por desgracia, el antitranspirante puede ser algo más que un fiable ayudante contra el sudor y una ayuda higiénica esencial. También puede ser una fuente de molestias adicionales. Cuando te pones y te quitas la ropa, es probable que te queden partículas del antitranspirante en ella. Esto da un aspecto desordenado, especialmente si llevas prendas de colores más oscuros. Para evitar esta desagradable situación, es mejor no aplicar el antitranspirante justo antes de salir, sino con antelación, para que tenga tiempo de secarse. Si no tienes mucho tiempo, puedes utilizar un secador de pelo.

10. Pestañas artificiales notables

Las extensiones de pestañas son un procedimiento muy popular que puede hacer que los ojos parezcan más expresivos rápidamente. Sin embargo, en la búsqueda de la belleza, no te vayas a los extremos. Las pestañas excesivamente largas o gruesas no son una buena opción. La naturalidad y la moderación siguen siendo una tendencia, por lo que las pestañas demasiado artificiales pueden parecer de mal gusto.

11. Lápiz labial rojo corrido

El lápiz labial rojo siempre llama la atención. Puede ayudar a crear un acento llamativo o estropear todo el look. Antes de aplicarlo a los labios, asegúrate de que estos estén lo suficientemente hidratados. De lo contrario, el color será desigual. También es mejor exfoliar la piel de los labios y utilizar un bálsamo nutritivo antes de ponerse el maquillaje, y asegurarse de aplicar después un corrector alrededor de los labios.

12. Asas de bolso gastadas

Por desgracia, incluso el cuero de alta calidad pierde su color y brillo originales con el tiempo, y en su superficie se forman todo tipo de rozaduras y arañazos. Los bolsos, en particular, suelen perder su aspecto presentable a medida que los utilizamos a diario. Mientras que las marcas de rozaduras o las manchas resaltan en la parte delantera del bolso, las asas desgastadas no se notan en absoluto. Pero otras personas sí se darán cuenta de este hecho. Los expertos recomiendan cuidar adecuadamente los productos de cuero para que duren más y sustituirlos a tiempo.

¿A qué pequeños detalles de la imagen prestas atención?

Compartir este artículo