15 Historias sobre un código de vestimenta que claramente fue inventado por alguien que no tenía nada mejor para hacer

El código de vestimenta ayuda a establecer el tono de la compañía, dicen los líderes empresariales. Disciplina a los niños, dicen en las escuelas. Pero la moderación siempre es clave y, a veces, la administración va demasiado lejos. Sin embargo, a veces también sucede lo contrario: algunas personas nunca piensan en cómo se ven, ni siquiera cuando van en busca de trabajo.

En Genial.guru somos unos afortunados para quienes el código de vestimenta es un concepto abstracto. Quizás por eso nos encanta leer historias sobre él. Y estamos listos tanto para horrorizarnos junto con los entrevistadores como para indignarnos junto con los empleados.

  • Fue a principios de la década de 2000. La escuela introdujo un uniforme obligatorio y mis padres no podían pagarlo. Iba con la ropa que tenía. Había varias otras personas como yo. Nunca olvidaré la vergüenza que sentí cuando la maestra nos llevó a la clase de al lado, donde todos los niños iban de uniforme, y nos convirtió en el hazmerreír frente a ellos. Simplemente nos pusieron frente a la pizarra y durante toda la lección nos miramos los unos a los otros. © Oídoporahí / VK
  • En nuestra empresa no existe un código de vestimenta como tal, todos usan lo que quieren. Pero en un departamento había un tabú sobre el color rojo. Por algún motivo, el jefe tenía un problema con él. Las señoritas que de todas maneras venían vestidas de rojo recibían un montón de tareas, de modo que no levantaban la cabeza en todo el día, y un montón de comentarios “halagadores”. © Inna Solopanova / Yandex.ru
  • Nuestra empresa estaba recibiendo a un nuevo director general. Su primera orden: las mujeres tienen prohibido usar tacones. ¡Solo se trabaja en pantuflas! Toda la oficina refunfuñó: ¿acaso es un hospital? Pero el primer día de trabajo del nuevo jefe, todos vieron que era muy bajo, y entonces todo quedó claro.
  • En mi empleo anterior, el contrato laboral mencionaba el uso de un mono, aunque el trabajo era de oficina, estábamos todo el día sentados en el mismo despacho, ni siquiera nos cruzábamos con otros departamentos y mucho menos con los clientes. El jefe trató de imponer un código de vestimenta para todos, así que comenzamos a usar overoles: son anchos, cómodos, frescos. Nadie podía decirnos nada, aunque el jefe se sacó de quicio por eso durante mucho tiempo. © gp800 / Pikabu
  • Durante años, en el trabajo de mi esposo, la gente pidió permiso para usar pantalones cortos en verano. Y de repente, ¡sucedió el milagro! Salió una orden: pueden usarlos, pero solo encima de pantimedias. Lo curioso ni siquiera es el hecho de que así tendrían calor de todos modos, sino que solo había una persona en toda la oficina que podía usar pantimedias: la secretaria del jefe. El resto eran hombres barbudos.
  • Una vez me puse una gorra, que era nueva, para una entrevista, porque afuera estaba lloviendo; yo acababa de hacerme un tratamiento en el cabello y no podía mojármelo durante 3 días. Le hablé a la entrevistadora sobre eso y me disculpé. Ella sonrió y me aseguró que todo estaba bien. Incluso me habló sobre productos para el cuidado del cabello. Unos días después, recibí un correo electrónico que decía que no me iban a contratar. Pregunté cuál era la razón, y adivina qué: ella mencionó esa maldita gorra. © Dani Camporelli / Quora
  • En mi trabajo anterior, los superiores decidieron que necesitaban un código de vestimenta para sus empleados: administradores de un centro de entretenimiento. Primero, decidieron que sería parte inferior negra con parte superior blanca. Allí la lógica era inquebrantable: los puños blancos le mostraban al cliente lo limpio que estaba todo. Le dije a mi jefe que no tenía una camisa blanca y que además tenía problemas para elegir camisas por mi figura. Respondió que había un descuento en una tienda y que en 10 minutos encontraría todo lo que yo necesitaba por 4 USD. Los hubieras visto cuando las tres primeras camisas no me quedaron bien. © legdoid / Pikabu
  • El esposo de mi mejor amiga trató de explicarle que estaba bien rendir un doctorado con una playera de Star Trek, jeans rotos y tenis sucios. Él se especializa en seguridad informática. Ella no estuvo de acuerdo: es cantante de ópera, tiene una licenciatura en música y bellas artes y un doctorado en ropa de ballet. Mi amiga le hizo llevar chaqueta, camisa de vestir y pantalones bonitos, solo le faltó la corbata. Todo el grupo de su marido, excepto él, estaba en playeras, y uno incluso estaba descalzo. © tinyplasticmeat / Reddit
  • Trabajo para una empresa de renombre. Tenemos un estricto código de vestimenta: trajes, camisas, corbatas, ciertos estilos e incluso determinados colores están prescritos en el contrato, pero se olvidaron de los calcetines. Así que llevo unos de varios colores con estampados de Disney. Soy el Subdirector de Asuntos Jurídicos y tengo 34 años. © Oídoporahí / VK
  • Trabajaba en una empresa donde de repente se adoptó un código de vestimenta. Bueno, fui a una obra en construcción con un pantalón de vestir, blusa y tacones de aguja. No podía cambiarme, y era ingeniera. Y la obra era una pocilga. Directamente de allí fui a una reunión de trabajo. Cuando terminó, me dijeron que los días en que debía visitar obras fuera de la oficina podía vestirme como quisiera. Y cambiarme de ropa. Y, en general, “ya vete de aquí, que todo apesta a cerdo”. © Mooncatty / Pikabu
  • Tenemos un código de vestimenta en el trabajo según el cual no podemos ir a la oficina en pantalones cortos. Soy programador, veo a la gente en el mejor de los casos en imágenes y en el metro. Afuera hace calor, es pleno verano. Fui en pantalones cortos, por supuesto. Me regañaron y me enojé al ver a las chicas con minifaldas y vestidos cortos en la oficina. Así que al día siguiente fui con una falda escocesa. La semana siguiente, más de 30 personas vinieron de la misma manera. La empresa es europea, es un asunto que no pueden tocar, no hay nada sobre el tema en el código de vestimenta. Los superiores lo soportaron un tiempo y luego emitieron una orden: “Usen sus pantalones cortos, pero detengan esto”. © delonet / Pikabu
  • Entrevista con Recursos Humanos:
    —¿Cómo es el código de vestimenta en la empresa?
    —Nos contentamos con que vengan vestidos, y si la ropa que llevan encima está limpia, maravilloso. © dignomikago / Twitter
  • Cuando estaba en la escuela, no se nos permitía tener un “color de cabello antinatural”. Tuve un problema gracioso con esta regla porque me teñí el pelo de negro. Como soy una rubia de piel clara, se veía extremo. Los de la escuela se volvieron locos. Pero sostuve que el negro no es un color antinatural y gané la discusión. © Josie13209 / Reddit
  • Trabajo en una farmacia veterinaria y nuestra ropa de trabajo es una blusa del lugar. Puedes usar pantalones o falda, pero la blusa tiene que ser la nuestra. A veces me preparo para ir a trabajar y me doy cuenta de que quiero usar un disfraz de jirafa. Y voy y trabajo así todo el día. Esto sucede cuando hace frío afuera y aún no se ha encendido la calefacción central. Y el traje de jirafa es de lana. El jefe trata mi peculiaridad con comprensión. Otra empleada a veces se pone una corona. Como los compradores nos sonríen y no hay problemas con el trabajo ni con las ventas, el jefe nos permite relajarnos así un par de veces al año. © bibizjana / Pikabu
  • Nunca nos torturaron con el código de vestimenta. Solo pedían que fuéramos ordenados y modestos. Pero de repente hubo una orden: usar ropa interior decente en el trabajo. La gente, por decirlo suavemente, quedó estupefacta. Le preguntamos a la secretaria del jefe qué pasaba. Resultó que nuestro gerente vino a la firma de un contrato en pantalones cortos. Bueno, no parecía algo que pudiera causar problemas, hacía calor. Cuando ya iba hacia la puerta, algo salió mal, algo se rompió, se enganchó, no se sabe. En pocas palabras, esos pantalones cortos comenzaron a caerse. Y debajo de ellos había unos calzoncillos de seda con elefantes voladores. Los socios se echaron a reír. Pero cuando el jefe se enteró, se enfureció, no tiene mucho sentido del humor. Y ahora tenemos esta regla. Aunque me pregunto cómo comprobarán su cumplimiento.

¿En qué casos crees que es necesario un código de vestimenta y dónde es mejor prescindir de él?

Compartir este artículo