Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

17 Historias de personas que alquilaron un departamento y ahora necesitan sesiones con el psicólogo y unas largas vacaciones

Todo el mundo sabe lo difícil que es alquilar un buen departamento con propietarios adecuados y a buen precio. Y seguramente casi todos tienen una historia sobre cómo el rentar un espacio se convirtió en una misión agotadora.

Genial.guru leyó algunas historias candentes de inquilinos que saben de primera mano cuántas sorpresas desagradables puede ocultar un departamento alquilado.

  • Mi amiga y yo decidimos rentar un departamento. Por suerte, apareció una compañera de clase, Ana, que daba en alquiler un apartamento de dos ambientes. Dijo que nos haría un descuento ya que nos conocía. Pero con una condición: una vez al mes o dos, su papá vendría y pasaría la noche en el departamento, ya que él tenía un negocio en el pueblo y, a veces, venía a la ciudad para comprar productos. Acordamos.
    La primera vez que su papá llegó fue después de 2 semanas. Buen hombre. Luego volvió pasando una semana. Una vez llegó con el hijo, que le ayudaba a cargar la mercancía. A veces se quedaba dos días, debido a que el mercado estaba cerrado. Después de eso, comenzó a venir todas las semanas, y organizaba reuniones con amigos. El colmo fue cuando 5 miembros de su familia se quedaron a dormir en nuestro departamento de 2 ambientes. Nos mudamos después de 7 meses. Y solo ahora me doy cuenta de que pagábamos por ese departamento alrededor de 25 dólares más que por otros similares en nuestra ciudad. © DikyPrapor / Pikabu
  • Encontré un departamento en el centro de la ciudad y a buen precio. Por teléfono, la dueña estableció una condición: pagar el alquiler de inmediato con 3 meses de anticipación. Nos encontramos el lunes. Me gustó todo, hice el pago. El día pasó volando. Llegué a casa del trabajo por la noche y todo el departamento estaba lleno de sonidos. Resultó que las ventanas daban al patio de un restaurante, y la música retumbaba desde ahí. Al principio era tolerable, pero el repertorio del conjunto musical del establecimiento consistía en 25-30 canciones, que, por supuesto, me hartaron después de una semana. Fue por eso por lo que la dueña me mostró el departamento el lunes: el restaurante permanecía cerrado ese día. © PolAnd1962 / Pikabu
  • Alquilaba un departamento. Hice reparaciones estéticas. Viví un año y me mudé, dejando la aspiradora, los muebles de la cocina y de la habitación. Durante un mes estuvieron molestándome con la pregunta de dónde estaba la cortina sintética de la dueña que costaba 4 USD. © Denisova Ekaterina / Facebook
  • Alquilábamos una habitación en un departamento con la dueña y su hija. Había 2 refrigeradores en la cocina: el nuestro y el de la mujer. Una vez por la noche, mi novia hizo una ensalada con camarones y la puso en nuestro refrigerador para comerla al otro día. Llegamos a casa del trabajo al día siguiente, y la dueña y su hija estaban comiendo ensalada. Bueno, creí que también se habían hecho una. Pero abrí nuestro refrigerador y vi que faltaba la mitad de la nuestra.
    Preguntamos qué era lo que estaba pasando. En respuesta: “Oh, es que nosotros cocinamos camarones solo para Año Nuevo, y ustedes los prepararon así no más. ¿Les cuesta tanto compartir o qué?”. Al día siguiente nos mudamos. Nunca se nos devolvió el depósito de garantía. © Vereshch / Pikabu
  • Alquilaba un departamento por 100 dólares al mes en el centro de la ciudad. Soy diseñadora, así que sé hacer muchas cosas con mis propias manos. En un par de meses, puse un piso nuevo, renové las paredes con masilla decorativa y cambié los muebles. Recubrí el baño con azulejos, cambié la grifería. La dueña, al ver eso, canceló rápidamente el contrato. Y de inmediato apareció un nuevo anuncio para alquilar un “departamento de lujo” por 400 dólares. Pedí una semana para desalojar. Saqué los muebles viejos, el linóleo y los grifos oxidados del garaje y volví a poner todo en su lugar. © Oídoporahí / Ideer
  • Alquilaba una cama en un departamento de 3 ambientes. Había dos mujeres en cada habitación, con un total de 6 personas. Pagábamos 150 dólares cada una, y el propietario obtenía un total de 900 dólares cada mes. Te hablaré sobre el estado del departamento. El fregadero se tambaleaba; no podías apoyarte en el borde, de lo contrario se caía. Un estante se deslizaba constantemente hacia abajo, así que era mejor no tocarlo en absoluto. La estantería de plástico estaba tan floja que no se podía poner nada encima. El grifo no solo goteaba, sino que el agua corría enserio. Las inquilinas colocaron un recipiente en el que se juntaba el agua para aprovecharla a la hora de usar la bañera. © alenka0alenyshka / Pikabu
  • Antes de comprar nuestro propio departamento, alquilábamos uno. Cuando nos fuimos, la dueña no quiso devolver la garantía. Sin poder inventar una razón, ella dijo: “¡Pero si las paredes se asentaron!”. ¿Qué? Era un edificio de muchos departamentos, así que las paredes eran como las otras, pero de alguna manera ella creía que se habían “asentado”. © Oídoporahí / Ideer
  • La dueña del departamento venía a vernos todos los meses y subía la tarifa, argumentando lo siguiente: “Todos los vecinos conducen automóviles importados y el nuestro es viejo”. Vivimos 6 meses y después encontramos un apartamento en el mismo piso 1,5 veces más barato. © Galina Fitter / Facebook
  • Me mudé a otra ciudad. Por falta de fondos, le alquilaba una habitación a una anciana. Durante la muestra de la vivienda, la dueña parecía excelente, pero apenas entré a vivir allí, la niebla del engaño se dispersó. Resultó que la puerta de la habitación no podía cerrarse; de lo contrario se rompería. Se podía dormir solo en un lado de la cama para no arruinar el colchón. La anciana entraba por la noche para revisar cómo dormía. Bañarse todos los días era demasiado seguido, había que hacerlo una vez a la semana. Y cuando ella iba al baño, no cerraba la puerta. Apenas pude soportarlo. Me escapé. © Oídoporahí / Ideer
  • Alquilaba un departamento de un ambiente con mi hija a bajo costo. La dueña advirtió que vivía en el pueblo y que vendría a la ciudad todos los domingos a comprar comida. Se bañaría, pasaría la noche y volvería a su poblado el lunes por la mañana. Esto continuó durante 3 semanas. Después no se fue el lunes porque se enfermó, durmió en el sofá de la cocina. Y una semana después, su amiga, que no tenía dónde vivir, vino y se instaló en el mismo sillón. © Alla Alarm / Facebook
  • Este es el techo de mi cocina. Hace 8 años, la propietaria inundó deliberadamente su propio departamento para arruinar el techo, asustarnos y obligarnos a mudarnos. Ella misma lo admitió. Cada vez que le pido que arregle todo, ella se ofende terriblemente. © hyene / Reddit
  • El edificio donde alquilábamos un departamento fue comprado por otros propietarios. Nos mudaríamos en un mes, pero los nuevos dueños realmente querían sacarnos antes. La dueña abría la puerta todas las mañanas y nos miraba, explicando que se le olvidaba cuáles de los departamentos estaban vacíos. Y otra vez, por accidente, hicimos un agujero en la pared de un departamento alquilado. Íbamos a arreglarlo, pero solo unos minutos después la mujer llamó y dijo que agregaría el costo de las reparaciones a la renta. Resultó que ella había instalado cámaras en el departamento. © Jen Frischen / Quora
  • Fui con un amigo para que la dueña tomara los datos de los medidores. Esta empezó a reclamar que la bañera y el inodoro no estaban lo suficientemente blancos. Adjunto una foto de la “sucia” tina. © up255057 / Pikabu
  • Estábamos alquilando el primer piso de una casa grande. La dueña pidió compartir la lavadora y la secadora con los vecinos de arriba. Trabajaba todo el día, y mi vecina lavaba y secaba la ropa durante casi 12 horas seguidas a diario. La dueña me reclamó e incluso aumentó la renta varias veces. Como resultado, me deshice de la secadora y la lavadora. La vecina estaba furiosa. La dueña decidió cementar el sistema de alcantarillado, por lo que el sótano se inundó durante una lluvia. Trató de arreglar todo durante seis meses. Todos los días venían especialistas, pero no terminaban nada, ya que la dueña contrataba a cualquiera. Después de 7 años, finalmente nos mudamos. © Diane Shafer / Quora
  • El propietario piensa cobrarme 125 dólares adicionales por mes... solo por tener vistas al mar. © Your_Pal_Billy / Twitter
  • A los 19, estaba saliendo con mi primer novio, mi futuro esposo. Vivía solo, pero su madre vino a visitarlo en Año Nuevo. Decidimos alquilar un departamento por un día para ir a pasar la noche ahí después de la celebración. Por la mañana estábamos tirados en la cama, que se encontraba justo en frente de la entrada. Se abrió la puerta y entró una anciana. Dijo: “No se distraigan, solo voy a tomar algunas cosas rápidamente y me iré”. Incluso cuando ella se fue, no quise salir de la cama durante un tiempo. Desde entonces no volvimos alquilar departamentos por un día. © Lana M / Genial.guru
  • El anuncio decía que el departamento estaba equipado y tenía un baño separado. Cuando llegué allí, no pude encontrarlo por ningún lado. Le pregunté a la dueña. Todavía recuerdo su respuesta: “Pero puedes usar el baño de los vecinos, no te cuesta nada, eres una estudiante muy joven. También hay una estación de servicio cerca de aquí. No tengo tiempo para hacer reparaciones”. Resultó que por alguna razón demolió el inodoro, y en la habitación que solía ser el baño hizo un armario donde guardaba sus cosas viejas. Cuando me fui, la dueña seguía gritando que los jóvenes de hoy son extremadamente caprichosos.

¿Con qué propietarios te has encontrado? ¿Hubo alguna dificultad con ellos o todo salió bien?

Imagen de portada Jen Frischen / Quora
Compartir este artículo