Genial
Genial

17 Historias sobre personas para quienes cualquier inconveniente es solo una excusa para mostrar un ingenio notable

El ingenio y la capacidad de notar detalles aparentemente insignificantes pueden convertirte en un verdadero Sherlock Holmes a los ojos de los demás y hacerte ganar su respeto. Las personas inteligentes logran sacar conclusiones incluso por detalles tan pequeños como una mirada errante o unos lentes gruesos, así como encontrar soluciones ingeniosas para problemas comunes.

Esta selección de anécdotas recopiladas por Genial.guru les gustará a todos los que aman las historias de detectives, los enfoques creativos y los pensamientos innovadores.

  • Eran los años 90, yo tenía 4 años, mi abuela me puso una caricatura en un casete y se fue a comprar víveres al mercado que estaba cerca de casa. Algo la retrasó, la caricatura terminó y comenzó un ruido blanco. Por alguna razón, no pude apagarlo y comencé a llorar. Y luego decidí que necesitaba hacerle entender a mi abuela que era hora de que regresara. Me subí al sofá y tiré con todas mis fuerzas por la ventana del piso 11 una pantufla de mi abuela. Mi lógica era simple: la abuela vería su pantufla y entendería que algo había sucedido y era hora de regresar. La abuela la vio en los dientes de un perro callejero y realmente regresó. © Oídoporahí / Ideer
  • Las mujeres de la oficina organizaron una competencia para los hombres que consistía en ver qué avión de papel volaría más lejos. Todos los hombres comenzaron inmediatamente a fabricar aviones de papel, con alas estrechas y anchas, largas, extendidas y cuadradas. Había al menos un par de docenas de opciones. Todos volaban de diferentes maneras, pero nadie pudo establecer ningún récord sobresaliente. El jefe del departamento de desarrollo les preguntó a las organizadoras solo una cosa: “¿Hay algún requisito para la forma del avión?”. Luego de recibir una respuesta negativa, simplemente arrugó una hoja de papel en una bola apretada y la tiró bien lejos. Y ganó la competencia. © Stim213 / Pikabu
  • Trabajo como florista. Hay muchas variedades de claveles hermosos y delicados. Los agregamos a los ramos de flores, pero por alguna razón a muchos clientes no les gustan. Así que a la solicitud de “sin claveles”, respondo que hay un hermoso ramo con dianthus, el nombre botánico de los claveles. Les muestro el ramo y lo compran felizmente. © Julia Ushakova / Facebook
  • Unas 14 personas se juntaron en la casa de un amigo y nos pusimos a jugar un juego de mesa. Todos nos sentamos en círculo, se saca de un mazo una tarjeta con un tema y todos escriben las respuestas más extrañas posibles. Todas las respuestas se mezclan, luego se leen y el resto intenta adivinar a quién pertenecen. Esa vez salió el tema “¿Qué harías con 1 millón de dólares?”. Cuando llegó mi turno, señalé a la chica de enfrente y dije: “Nancy escribió que compraría plantas por 1 millón de dólares”. Todo el mundo se sorprendió de mi conjetura y les expliqué que no se trataba de una suposición aleatoria. Primero, Nancy fue la última en entregar su respuesta, lo que significa que le tomó mucho tiempo encontrar una. ¿Qué haces cuando no puedes pensar en algo? Miras a tu alrededor. Yo estaba sentada justo frente a un helecho, y desde su lado del círculo, solo ella podía ver la planta. Después de eso, todos se negaron a seguir jugando. © LunaArc / Reddit
  • Mi madre viajaba en un autobús, y había una anciana con lentes gruesos sentada a su lado. La anciana se bajó del autobús y en su asiento quedó una billetera con una cantidad enorme de dinero, para ese momento. Mi mamá encendió a su Sherlock Holmes interior y comenzó a razonar lógicamente: estaba prácticamente ciega, se bajó en la parada de autobús que estaba cerca del hospital oftalmológico. Y las ancianas no suelen llevar esas cantidades de dinero porque sí, lo que significa que estaba de camino al hospital oftalmológico para hacerse una operación. Fue al hospital y preguntó si allí había una anciana que había ido a hacerse una operación, pero había perdido su billetera. La llevaron inmediatamente con la anciana, que tenía la cara llena de lágrimas. ¡Todo el hospital vino a ver a mi madre! © Anna Bestuzheva / Facebook
  • Un día, mi mamá y yo pasamos por un McDonald’s mientras íbamos hacia la playa y ella perdió las llaves. Durante una hora las buscamos entre la playa y el lugar donde habíamos estacionado y, al no encontrar nada, decidimos descansar y tomar un refrigerio. Hacía 35 °C, así que mis nuggets aún estaban tibios, pero mi Coca-Cola ya estaba caliente. Mi mamá tomó su refresco y escuché que el hielo golpeteaba en su vaso. Y entonces me di cuenta: con ese calor, el hielo debería haberse derretido. Abrimos la tapa del vaso y encontramos las llaves en la parte inferior. Probablemente la tapa se había salido, las llaves se cayeron dentro, y mi madre, sin darse cuenta, volvió a poner la tapa en su lugar. Ella estaba horrorizada, ya que había estado bebiendo de ese vaso durante bastante tiempo, y las llaves se volvieron tan brillantes como si hubieran sido pulidas. Afortunadamente, el control remoto del automóvil no se deterioró. © violit / Reddit
  • Hace poco, una de mis primas quedó embarazada. Solo su novio conocía el sexo del bebé, ya que iban a hacer una fiesta de pastel en la que revelarían el secreto. (Se trata de una celebración popular entre los estadounidenses, al final de la cual cortan un pastel, pedido con anticipación a un pastelero, y así los invitados conocen el sexo del bebé: si el interior del pastel es rosa, es una niña; si es azul, es un niño. Aclaración de Genial.guru). Tengo una hija pequeña, así que decidí que observaría cómo el futuro interactuaría con ella y trataría de predecir a partir de eso si tendrían un niño o una niña. En su mayor parte, se comportó con moderación, pero luego no pudo resistirse, sonrió y le pellizcó un poco la mejilla. Caso cerrado, el pastel era de color rosa por dentro. © thebetterbrenlo / Reddit
  • Mi sobrino tiene 6 años y creció como un chico amante de la libertad. En verano, se fue al mar con su madre y sus hermanas, otros parientes también fueron a descansar allí. Como resultado, había un campamento entero en un estudio de un ambiente. Mi sobrino, luego de vivir así durante un par de días, dijo que “todos lo tenían harto”, metió sus cosas en una bolsa y dijo que se iba de casa. Su madre le explicó con calma que un niño abandonado terminaría inmediatamente en una estación de policía, luego sus padres serían encontrados y él sería deportado al lugar de origen. Además, si quería irse, debía llamar al inspector de asuntos juveniles, quejarse de las malas condiciones, y pedir que lo llevaran al orfanato. El chico pensó mucho, no desarmó la bolsa por si acaso, y pasó toda la noche estudiando qué es un orfanato en su tableta. Y a la mañana siguiente vino con una contraoferta: entregar al orfanato a sus hermanas. © capitankiddy / Pikabu
  • Mi esposa es profesora. Y notó que uno de sus estudiantes cambiaba su nombre a “Reconectando” durante las lecciones por Zoom para que no le hicieran preguntas. Hizo esto durante varias semanas. El chico no necesita preocuparse por su educación, ya es un verdadero genio. © ChrisArnoldInc / Twitter
  • En su juventud, a finales de los años 80, a mi marido le gustaba el turismo deportivo. En uno de sus viajes a Baskortostán (Rusia), él y sus amigos se quedaron sin dinero. Solo tenían suficiente para pagar una palabra de un telegrama. Decidió enviar esta palabra a su casa: “quinientospeseame”. Afortunadamente, sus padres se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo y el grupo de jóvenes pudo regresar a casa, el viaje se completó con éxito. © Oídoporahí / Ideer
  • Dos de mis amigas tenían sus períodos sincronizados. Así que siempre usaban su comienzo como excusa para darse juntas una panzada de chocolate. Pero un día, una de ellas le preguntó a la otra si quería darse un atracón de chocolate y ella le dijo que no. Y, al darse cuenta de que sus ciclos ya no coincidían, ella soltó: “¡Dios mío, estás embarazada!”. Resultó que tenía razón. El bebé nacerá el próximo mes. © BridgetteBane / Reddit
  • Hace unos años me contactó un compañero de clase:
    —Nuestro jefe está reuniendo a los accionistas, y no encontramos el contacto de uno de ellos. ¡Necesitamos encontrar a esa persona!
    Acepté hacerlo por 140 USD. Recibí el nombre completo y la fecha de nacimiento y comencé con lo fácil: lo busqué en una red social, y... ¡allí estaba! La cuenta estaba activa. Así que solo le escribí: “Por una junta de accionistas, le pido que llame al número tal”. Por la mañana descubrí un montón de llamadas perdidas de mi compañero de clase.
    —¿Lo encontraste en una red social? Bueno, eso definitivamente no vale 140 USD.
    —Espera, el hecho de que no hayas pensado en buscarlo en las redes sociales es tu problema. ¿Dónde está el dinero?
    Por la noche me trajo los 140 USD, ¡los más fáciles de mi vida! © kka2012 / Pikabu
  • Mi hermana dejó su bolso en casa el otro día. Por la noche me llamó y me pidió que le dictara el código de seguridad de una de las tarjetas de su billetera. La abrí y había una foto de un hombre desconocido con uniforme de fiscal. Cuando le pregunté cuándo recibiría la invitación a la boda, respondió: “No, no. Encontré e imprimí una foto al azar de Internet. Una vez, en el autobús me cortaron el bolso y me sacaron la billetera. Y así el ladrón al menos se pondrá nervioso. O tal vez incluso la devuelva, diciendo que la encontró en alguna parte. También puse un número de teléfono en una hoja en el siguiente bolsillo”. © Xenit /Pikabu
  • Cuando veo a una persona con los ojos deambulando por la tienda, con una mirada indecisa, pensativa, comprendo de inmediato que está buscando un regalo. Esta observación se ha confirmado tantas veces que les pregunto directamente a los clientes: “¿Para quién buscas un regalo?”. Esto siempre los sorprende y destruye instantáneamente cualquier hielo de desconfianza u hostilidad. © Putekrig / Reddit
  • Me crucé con un viejo amigo en la fila de un banco y me mostró una manera sorprendente de conocer a una chica. Se sentó a la mesa de una linda consultora que estaba resolviendo sus preguntas y de repente dijo: “Señorita, soy una especie de detective. Por ejemplo, puedo decir que no tiene novio, que rara vez sale a alguna parte, pero que el viernes fue a un restaurante y comió rollo de conejo”.
    La joven, que estaba concentrada escribiendo algo en el teclado, abrió los ojos sorprendida, y él inmediatamente le entregó su número de teléfono y se fue.
    No me pude resistir, lo seguí a la calle y le pregunté: “¿Cómo? Y a mí no me vengas con cuentos”. Resultó que él trabajaba como carnicero en un restaurante, y la semana anterior habían atendido un banquete para los empleados de ese banco. Y antes de eso, estuvo haciendo rollos de conejo durante dos días. Notó que la chica tenía de salvapantallas del teléfono a Benedict Cumberbatch en su rol de Sherlock y, bueno, se dejó llevar... Tan pronto como terminó de contármelo, le llegó un mensaje de texto al teléfono de un número desconocido que decía: “¿¿¿CÓMO???”. © ArsenZa / Pikabu

¿Hubo momentos en que tu inteligencia o tu capacidad de observación te ayudaron en una situación de crisis?

Compartir este artículo