19 Historias de pasajeros que prueban que al viajar en un taxi, cualquier cosa puede pasar

Los taxistas jubilados definitivamente podrían escribir libros enteros con sus memorias: frente a sus ojos, o más bien, a sus espaldas, se desarrollan tanto verdaderos dramas como comedias hilarantes. En muchos países, la profesión de taxista se considera una de las más difíciles, y nosotros añadimos: una de las menos aburridas.

En esta colección, los taxistas y sus clientes comparten con los lectores de Genial.guru historias que sucedieron únicamente gracias a los viajes en taxi.

  • Trabajo como taxista en eventos. Con otros taxistas formamos una fila, y nos llaman uno a uno para que nos llevemos a esta o aquella persona. Un día, Steven Seagal se subió al auto que estaba en la fila delante de mí y se fue. Recogí al siguiente pasajero, un hombre de aspecto anciano con sombrero y un pañuelo que le cubría la boca y la nariz. Pensé: “Bueno, tal vez tenga un resfriado, está bien”. Le pregunté adónde quería ir y dijo una dirección en una zona residencial al otro lado de la ciudad. Después de aproximadamente un tercio del camino, me preguntó si había visto a Steven Seagal. Respondí que había sido recogido por otro taxista justo delante de mí. Y entonces este sujeto bajó su pañuelo y vi que tenía a... ¡Steven Seagal en mi auto! Resultó que había enviado a su doble de acción en ese otro auto. Charlamos un poco sobre esto y aquello, y me dejó una generosa propina después del viaje. © TonySPhillips / Reddit
  • Trabajo de taxista. Subieron unas chicas que habían salido de un gimnasio, y siguió este diálogo:
    —¡Qué bien entrenamos!
    —Síííí...
    —Listo, amiga, ¡para el verano estaremos en forma!
    —¡Seguro!
    —¡Y vamos a mantener la dieta, ¿está bien?!
    —¡Por supuesto, como lo acordamos!
    La primera chica bajó, seguimos viajando. Y entonces me llegó una notificación: “El cliente ha cambiado el punto final de la ruta”. Lo abrí y vi que nos dirigíamos al McDonald’s. © tatmachok / Pikabu
  • Un día llevé a un chico y empezó a hablarme sobre una fiesta en la que había estado. Fue una conversación muy extraña, porque después de mis respuestas cada vez había pausas, y sus respuestas a mis preguntas no tenían ningún sentido. Solo 15 minutos después, me di cuenta de que estaba hablando con un amigo a través de unos auriculares Bluetooth. © Bartothebear / Reddit
  • A los 18 años fui a aprender a manejar. Necesitaba un certificado de un psiquiatra para la junta médica. No se me permitió ver a un psiquiatra de “adultos”, ya que recién tenía 18 años y 3 meses, así que me enviaron a la guardia de pediatría para que me dieran el certificado allí. Furiosa por los viajes no planificados por la ciudad, llamé a un taxi. El taxista que llegó me ​​echaba miradas extrañadas, y finalmente preguntó: “Señorita, ¿puedo hacerle una pregunta? Yo la llevo, claro. ¿Pero se da cuenta de que vamos de un hospital psiquiátrico a otro?”. © Oídoporahí / VK
  • Una vez entablé una conversación con el conductor que me llevaba. Cuando le dije el nombre de mi madre, él comenzó a preguntar por ella. Resultó que se conocían, él conocía a todos mis tíos y tías. Como resultado, llamé a mi madre frente a él y encendí el altavoz. No se habían visto desde hacía más de 40 años. ¡Yo estaba en shock! © StraightSalt7 / Reddit
  • Mi jefa trabaja como taxista en sus ratos libres y siempre tiene historias locas sobre sus pasajeros. Una noche, mis amigos y yo llamamos a un taxi después de una fiesta, eran alrededor de las 2 de la mañana. ¿Adivina quién resultó ser nuestra conductora? Así es, mi jefa. Al día siguiente era un día laboral, y no hace falta decir que tuve mucho más trabajo pesado extra que mis colegas. © mstop2012 / Reddit
  • Soy conductor de taxi. Una vez, al final del turno me detuve en una gasolinera. De repente, un sujeto alarmado corrió hacia mí y me dijo: “¿Puedes llevarme al aeropuerto ahora mismo? Estoy apresurado”. Cargué el coche muy rápido y salimos a la carretera. En unos 25 minutos llegamos al aeropuerto, y de repente resultó que el pasajero había olvidado su tarjeta. “¿Podemos volver?”, preguntó. “Por supuesto, respondí, pero, por favor, págame por adelantado los 3 viajes, porque mi turno termina en 20 minutos y no los podré contabilizar”. Inmediatamente me dio todo el dinero, más una propina. Estábamos conduciendo de regreso a la ciudad, y luego, de repente, él decidió no regresar al aeropuerto. Jaja, el sujeto me pagó para sentarse en el asiento trasero durante una hora, mirar la terminal del aeropuerto durante unos 30 segundos y luego regresar al mismo lugar donde lo recogí. © LemurianLemurLad / Reddit
  • Una vez, viajaba en un taxi por la noche, y comenzamos a hablar con el conductor sobre las mascotas, en particular sobre los gatos. Conversamos sobre la comida, nos contamos historias veterinarias. Y luego él dijo: “¿Quieres que cante para ti?”. No me atreví a negarme, y él cantó “miau, miau” en diferentes tonos. Fue muy gracioso. Dejé una propina por el buen ánimo que me regaló. © Mamá de Howard / Genial.guru
  • Eran las 4:30 de la mañana, recogí a tres jóvenes de una discoteca. Uno subió al asiento delantero, dos a la parte trasera. Uno de los de atrás se durmió. Nos acercamos al punto final del viaje, era hora de despertarlo. El otro que estaba atrás no lo lograba y le dijo al de adelante:
    —Hermano, no se despierta.
    El de adelante, volviéndose hacia atrás:
    —¡Presiona aquí!
    No sé dónde y qué presionaron, pero el chico se despertó instantáneamente:
    —¡Chicos, listo!
    —¿Listo qué?
    —Quité la nieve.
    —¿Dónde?
    —En todas partes. Y también limpié todo el baño.
    El otro chico de atrás de repente se mostró triste y le dijo al de adelante:
    —Hermano, creo que presioné algo mal. © zelbu / Pikabu
  • Una vez, a mi taxi se subió una familia: padre, madre e hijo. No me hablaban mucho, pero era extraño que cada vez que el hijo quería decirle algo a su padre o hacerle una pregunta, le preguntara a su madre si podía hacerlo. Chicos, este joven parecía tener unos 16 años. © GreyhoundOne / Reddit

“El taxista me llamó para decirme que había llegado y me pidió que trajera agua para su cachorro”.

  • Estaba en la escuela secundaria y un día tuve que tomar un taxi porque llegaba muy tarde. El conductor me preguntó: “¿Qué tipo de música quieres escuchar?”. Respondí que cualquiera. Y entonces él puso música clásica india y comenzó a contarme la teoría musical en la que está basada. Fue un viaje genial y una de las mejores formas de empezar el día. © iownachalkboard7 / Reddit
  • Una vez, recogí a tres estudiantes africanos. Uno, que apenas hablaba mi idioma, me preguntó si podían cantar en el coche. Suspiré, pero dije que sí. Y entonces estos chicos estallaron a todo pulmón cantando... ¡una canción nacional de mi país! Sí, una antigua. ¡Nunca había escuchado una interpretación tan sentida de esa canción en mi vida! En el semáforo, unos muchachos locales, que iban en el auto de al lado, incluso se quedaron callados y solo nos miraban con la boca abierta, ya que mis pasajeros cantaban más fuerte que su propio reproductor. ¡Ese viaje me hizo el día! © ovsei046 / Pikabu
  • Trabajo como taxista. Una persona intentó pagarme el viaje con atún y tuve que aceptar porque ya habíamos llegado a nuestro destino. © PezGun / Reddit
  • El otro día me divertí mucho, estaba yendo a casa por la noche en taxi. Me subí al auto y vi que el conductor era una mujer: cabello largo y hermoso, una gran chaqueta de cuero, una gorra. Pensé: “Hay que conocerla, parece una persona muy inusual”. Le hice cumplidos y le pedí su número de teléfono. Entonces el auto se detuvo, mi diva giró hacía mí, encendió la luz y con voz grave dijo: “En realidad, soy Alex”. Me disculpé durante mucho tiempo. © Habitación № 6 / VK
  • Pedí un taxi y, por primera vez, recibí un aviso de que el conductor era sordo: había un icono con una oreja tachada. Tenía aproximadamente una hora de viaje. Había silencio en el coche: no había música, no había conversaciones. Fue el viaje perfecto. Antes de bajar, escribí en letras grandes en mi teléfono una nota: “¡Gracias! ¡Que tengas una buena noche!”. Se lo mostré y él sonrió como un niño, era evidente que estaba muy contento. Y mi estado de ánimo mejoró. © romanzhivo / Pikabu
  • Una vez llamé a un taxi y también me apareció una nota de que el conductor era sordo. Bueno, está bien, me subí, me mantuve en silencio. Le mostré un giro con un gesto de las manos, y de repente el conductor dijo: “¿Qué es esta tontería? Todo el día están todos en silencio y me agitan las manos”. Le dije que él era sordo. Al escucharlo, no me lo creyó, tuve que probárselo. Después de eso se rio mucho. © sotona19 / Pikabu
  • Tenía que ir a la estación. Detuve un auto, tiré mi bolso en el asiento trasero y entonces mi taxi arrancó y se fue. Corrí tras él mientras me perdía en conjeturas: ¿para qué demonios querría un bolso de mujer con trapos? Fui hasta la estación en otro auto y vi a mi taxista anterior, saludándome, tocando la bocina. Mantuvimos el siguiente diálogo:
    Conductor de taxi: “Señorita, ¿por qué no se subió al auto?”.
    Yo: “¿Y por qué se fue sin mí?”.
    El taxista se rascó la nuca: “Bueno, oí que la puerta se cerraba y arranqué”. © kawayushki
    / Pikabu

“Llamé a un taxi, subí al asiento trasero y vi esta caja. Le dije al conductor: ’Alguien se olvidó una caja de bombones aquí’. Y él respondió que los dulces eran para los pasajeros, porque todo el mundo estaba serio, tal vez así sonreían un poco. Cuando ves a gente amable como él, el alma se llena de calidez”.

¿Has tenido alguna historia en un taxi que recuerdes con una carcajada o con una sonrisa?

Ten en cuenta: este artículo se actualizó en octubre de 2021 para corregir el material de respaldo y las inexactitudes fácticas.
Imagen de portada Habitación № 6 / VK
Compartir este artículo