Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Les pedimos a nuestros esposos que nos maquillaran y el experimento superó nuestras expectativas

¡Hola a todos! Llevo casada 10 años y pensé que conocía todo sobre las preferencias de mi esposo acerca del maquillaje femenino. Por ejemplo, a él no le gustan los labiales oscuros y tampoco cuando la base de maquillaje se nota en el rostro. El 90 % del tiempo no me maquillo, así que cada día me ve precisamente así. Lo hago solo cuando estoy de buen humor y para “salir” a algún lado, y eso no sucede siempre.

En Genial.guru adoramos los experimentos y tú lo sabes. La esencia de esta prueba es sencilla: mostrar cómo los hombres quieren ver a su media naranja cuando salen a algún tipo de cita o evento especial. Sin duda, fue muy divertido, pero también descubrimos algo nuevo el uno del otro.

Margarita

Le conté a mi esposo algunas cosas básicas del maquillaje y comenzamos con el experimento. Al principio, rodeó mi ceja por el contorno densamente y después la pintó por dentro. Nos reímos de mi nueva ceja enorme, pero le mostré cómo corregirla y no volvió a equivocarse. Luego me sorprendí, ya que había leído un millón de artículos acerca de que a los hombres no les gustan los labiales llamativos, pero mi esposo tomó mi nuevo labial rojo sin pensarlo.

Luego sucedió algo inesperado: cambié mi cuello de cisne por una camiseta negra y mi esposo dijo que no combinaba. Un maquillaje llamativo con una ropa neutral se veía bien, pero con un color negro era “demasiado”. Comparé las fotos y me sorprendí: era verdad. Antes no pensaba mucho en esto y simplemente me maquillaba como quería. Ahora le pediré consejos a mi esposo sobre la combinación de mi maquillaje y atuendo. En general, descubrí que él tiene buen gusto, les presta atención a los detalles y sabe combinar colores. ¡Quedé contenta!

María

No descubrí nada nuevo, ya que vivimos juntos en un departamento desde hace varios años las 24 horas, los 7 días de la semana. Fue divertido, y ambos nos reímos. Estuvimos de buen humor durante toda la tarde. Es sorprendente que mi esposo haya adivinado cuál era mi labial favorito y me haya maquillado con él.

Catalina

Fue un experimento maravilloso porque pasamos juntos unos 40 minutos, riéndonos e intercambiando bromas.

No sé si él averiguó algo nuevo sobre mí, pero me asombró que conociera tan bien mi rostro. Prácticamente eligió aquellos tonos que uso de forma habitual. Parece que le encontré una nueva profesión a mi esposo “por si acaso”.

Lidia

Me enteré de que, a pesar de que mi esposo es un buen dibujante, no sabe maquillar. Además, fue divertido. Le pediré que me maquille para algún evento y se esfuerce más.

Ivanna

No me gusta el maquillaje llamativo, y en la vida cotidiana casi no lo uso. Me parece que me veo más grande. Las salidas a cafeterías, a casa de mis conocidos y eventos culturales no influyen de ninguna manera en mi maquillaje habitual.

Mi esposo y yo tenemos la misma opinión. A él tampoco le gusta cuando me maquillo demasiado. Pero en el experimento probó dibujarme unas líneas en los ojos, con las cuales me parecía a un panda, y me puso un brillo de labios de un color intenso.

Después, nuevamente nos aseguramos de que me veo bien con matices neutrales de maquillaje.

Karina

Sorprendentemente, Alejandro aceptó el experimento muy rápido, e incluso con entusiasmo. Quería hacer algo muy bonito, pero no estaba seguro de sus esfuerzos. Primero, mi esposo me mostró un videoclip francés de los años 90, diciéndome que quería maquillarme así. En este se veía a una chica con un maquillaje ligero, pero a él le pareció que tenía sombra negra. Me hizo los primeros detalles y se asustó. Por supuesto, le ayudé a corregir todo: limpiamos el ojo con una toallita húmeda y le mostré qué matiz de sombra era el más cercano al que tenía la muchacha.

Todo ese tiempo nos la pasamos riendo, comenzando con sus movimientos cuando aplicaba crema en mi rostro desde arriba hacia abajo con toda la superficie de su palma. Le sorprendió que el rubor no tuviera que aplicarse en toda la mejilla. Fue impresionante cómo usó las sombras, no lo podría repetir. El exceso de máscara de pestañas me lo limpió con sus dedos, diciendo que todas lo hacemos así. En general, nos divertimos, pero al mismo tiempo nos hicimos más cercanos. Me enteré de que a él le gusta cuando delineo mis ojos de manera llamativa.

Olesya

El experimento fue maravilloso. Ahora hacen falta razones para maquillarme. Mi esposo lo trató de forma seria. No tuvo ningún prejuicio: es marroquí, pero vivimos en Francia, por eso lo aceptó sin problemas. Ya lo habíamos probado hace tiempo, pero ahora le salió mucho mejor.

Lo que descubrí: le gusta cuando me veo natural. No eligió sombras llamativas o un labial brillante, aunque tenía todo. Me gustó esa sensación cuando me maquilló; lo hizo tan suave, se esforzó mucho. Pienso que volveremos a probarlo.

Marina

Durante mucho tiempo, mi esposo no aceptó, diciendo que él no sabía maquillar y que, si lo hacía, quedaría como una payasa.

El resultado fue todo lo opuesto. Él se esforzó para “no arruinarlo” y me hizo un maquillaje en colores neutrales usando un mínimo de cosméticos. Finalmente, me dijo que lo que había hecho le gustaba más, ya que se veía más natural.

Olesya

Fue divertido, ya que mi esposo no sabía cómo se llamaban las cosas. Por eso le traje todo lo que tenía. Al principio me maquilló los ojos con sombra azul. Me miró, evaluó y me los limpió. Decidió que sería mejor una negra, y entonces se emocionó: negra, plateada, rosa... Me maquilló con un brillo de labios de color rosa y rubor.

Hay una regla: se debe hacer hincapié en los ojos o en los labios. Mi esposo la ignoró.

Además, siempre había considerado que el brillo de labios rosa no me quedaba, pero resultó que se me veía bien. Posiblemente, en general, vale la pena maquillarme de una forma más llamativa. Pero lo más tierno fue cuando limpié mi cara y mi esposo me dijo: “Qué suerte tengo, sin cosméticos te ves tan guapa”.

El resultado del experimento de todas las chicas coincidió. Cada una de nosotras obtuvo otra porción de cuidado y ternura, todos se divirtieron y pasaron el tiempo de forma agradable con un método muy poco ordinario.

Si nuestra experiencia te inspiró, únete y déjanos en los comentarios las fotos del experimento con tu pequeña reseña. Quizá creemos un nuevo artículo con ellas.