Mujeres que lograron superar las críticas y brillaron como nadie gracias a su talento

Pertenecen a diferentes ámbitos y épocas, pero a todas estas mujeres las une una historia llena de puertas cerradas y gente que les repitió que jamás triunfarían en aquello que soñaban hacer. Fuera de rendirse, ellas decidieron seguir su camino, se hicieron más fuertes y respondieron a las críticas con medallas, libros exitosos, reconocimientos y un lugar en el corazón de las personas.

Genial.guru creó una lista de mujeres que, con su esfuerzo, se convirtieron en un ejemplo para muchas otras que buscaban alcanzar una meta sin importar las negativas de los demás.

Alexa Moreno

Su nombre se hizo popular durante los Juegos Olímpicos de Río, en 2016, en donde la gimnasta, originaria de Mexicali, México, representó a su país. Tras su participación, las redes sociales se inundaron con críticas hacia ella... Pues, según muchos, su físico no iba con la disciplina, y las burlas no pararon por un tiempo. ¿Cómo respondió ella? Convirtiéndose en la primera mexicana en ganar una medalla en un mundial de gimnasia. Esto sucedió durante la contienda que se realizó en Doha, Catar, en donde se subió al podio para recibir el bronce en la prueba de salto de caballo.

Billie Jean King

En una época en la que las mujeres no eran remuneradas económicamente dentro del deporte al mismo nivel que los hombres, esta tenista de Long Beach, California, se enfrentó a uno de los mejores de su tiempo, Bobby Riggs, en un juego que fue conocido como “La batalla de los sexos”. La contienda se realizó el 20 de septiembre de 1973, en el Astrodome de Houston, y, tras una campaña mediática que hizo que todo Estados Unidos estuviera pendiente de ese partido, Jean King venció a su oponente, empoderando a otras chicas y logrando pagas justas dentro de su rama.

Ellen DeGeneres

Hoy, su fortuna asciende a 87,5 millones de dólares, y posee uno de los programas de televisión más importantes no solo en Estados Unidos, sino a nivel mundial. Sin embargo, Ellen no siempre fue recibida con los brazos abiertos. Tras declararse abiertamente gay en el sitcom que protagonizaba a mediados de los 1990, su show fue cancelado y le tomó tres años volver a la televisión. Tuvo malos momentos, pero no se rindió y siguió buscando una forma de poder trabajar hasta que, al fin, le dieron la oportunidad de tener su talkshow, el cual lleva al aire 16 temporadas.

Anna Wintour

Su trabajo como editora de la revista VOGUE en Estados Unidos la ha convertido en una leyenda dentro del mundo de la moda. No hay quien no la respete y quiera trabajar con ella, y todo es gracias a que siempre ha roto las reglas, al grado de que su primera portada mostraba a una modelo en jeans, algo nunca antes visto y que dividió opiniones. Decisiones como esa hicieron que, en un principio, recibiera fuertes críticas por parte de la industria, pero que hoy demuestran que arriesgarse y cambiar las reglas del juego tiene una gran recompensa.

Lady Gaga

En el mundo no debería haber gente que dudara del talento de Gaga, artista que, a lo largo de su carrera, ha demostrado que canta y actúa de forma increíble, algo que le valió un premio Óscar (por la canción “Shallow”, de la cinta Nace una estrella). Con eso, seguramente ha dejado callados a los que le decían que no sería famosa nunca, que no tenía talento y que, para brillar, tendría que operarse la nariz... ¡Qué bueno que decidió no escucharlos!

Cecilia Helena Payne-Gaposchkin

Puede que su nombre no te resulte conocido, pero, a mediados de 1920, ella presentó una tesis doctoral en la que demostraba cuáles eran los elementos químicos que integraban las estrellas y, por lo tanto, al universo. En aquella época, las mujeres podían estudiar, pero, al menos en Inglaterra, de donde ella era originaria, no recibían un título, restándoles peso dentro del sistema. Cecilia decidió mudarse a Estados Unidos, en donde terminó sus estudios en Harvard, para después seguir con su investigación sobre el universo, la cual fue catalogada como una de las más reveladoras de la época.

Harper Lee

La escritora estadounidense es famosa por su obra maestra Matar a un ruiseñor, libro por el que ganó un Pulitzer. En su caso, nunca le gustó la fama, y hasta se volvió un tanto ermitaña tras publicar el escrito. Sin embargo, también tuvo que lidiar con cientos de cambios en su trabajo y hasta con la envidia de su mejor amigo, Truman Capote, quien nunca aclaró por completo los rumores de que él había escrito la historia de Lee.

Marilyn Monroe

Detrás de Marilyn estaba Norma Jeane Baker, nombre real de la actriz que, en un principio, fue rechazada por parecer insegura y sin chispa. Tras su primer divorcio, tomó la decisión de dedicarse al modelaje y a la actuación, lo que la llevó a actuar en varias películas que pasaron desapercibidas y por las que recibió muy malas críticas. Sin embargo, a principios de 1950 firmó con la 20th Century Fox, compañía con las que filmó cintas como NiágaraLos hombres las prefieren rubias. Después de eso, su carrera se fue al cielo.

Oprah Winfrey

Aunque tuvo una infancia difícil en la que sufrió diversos abusos, Oprah logró salir adelante y comenzar una carrera en la televisión local como reportera y presentadora. Por supuesto, el camino hacia sus metas no fue sencillo, e incluso fue despedida por no encajar en la pantalla chica. Eso no hizo que se rindiera y, tras varios intentos, en 1984 logró que la contrataran como presentadora de un programa en Chicago, el cual se convirtió en todo un éxito. Hoy, Oprah tiene todo un imperio bajo su nombre, y posee un patrimonio de 2,5 millones de dólares.

Chrissy Teigen

Luego de convertirse en una de las modelos más reconocidas del mundo, Chrissy confesó en una entrevista que, en sus inicios, una marca famosa de ropa la despidió por considerarla demasiado gorda. Su personalidad no le permitió rendirse, y un día apareció en la portada de Sports Illustrated, con la que llamó la atención de todos gracias a sus curvas. Eso le permitió conseguir la fama que inclusive hoy mantiene gracias a su trabajo.

¿Te identificas con estas mujeres llenas de determinación? ¡Cuéntanos tu historia en la sección de comentarios!

Compartir este artículo