Genial
Genial

Por qué las abejas son tan importantes y qué podemos hacer para evitar que desaparezcan

La población mundial de abejas está en peligro de extinción. El uso excesivo y no adecuado de pesticidas en los cultivos, ciertos parásitos que se reproducen en las colonias, el cambio climático y la intervención humana son factores que han reducido peligrosamente a las abejas en el planeta. Los científicos han establecido que, de continuar este problema, podría significar el fin de la humanidad.

Genial.guru ha hecho una investigación sobre la importancia de las abejas en la vida humana y comparte una serie de pasos que pueden ayudar a detener su desaparición.

1. Se encargan de un tercio de la polinización mundial

A nivel mundial, las abejas constituyen el polinizador más importante en cultivos alimentarios. Se estima que un tercio de los alimentos que consumimos todos los días dependen de la polinización, principalmente de las abejas, pero también de otros insectos, aves y murciélagos. Muchas frutas y verduras nacionales o de importación han sido polinizadas por las abejas. Estas incluyen los aguacates, soya, sésamo, pepinos, cítricos, melocotones, kiwis, cerezas, arándanos, espárragos, brócoli, apio, calabaza, melones, por mencionar algunos.

2. Ayudan a la polinización de otros cultivos

La polinización no solo es importante para los alimentos que llegan a nuestra mesa y que comemos directamente, también es vital para otros cultivos, como el café y el algodón. Las abejas incluso, polinizan cultivos de forrajeo, como la alfalfa y el trébol, utilizados para alimentar al ganado. Así que el trabajo de las abejas es tan importante que ayuda a proveer para muchos otros animales de la cadena alimentaria.

3. Son indicador de un ecosistema saludable

La polinización de las abejas mantiene la diversidad genética de las plantas con flores. Esto quiere decir que todo aquel ecosistema en el que haya presencia de abejas funciona naturalmente sin manipulación humana. Por supuesto, esto favorece la producción de flores, frutas y verduras, pero también preserva la especie.

4. Son fuerza económica

La asociación británica Beekeepers estima que las abejas hacen una contribución cercana a los 185 millones de dólares anuales, solo en el Reino Unido. Muchos cultivos florales de alimentos comerciales dependen de las abejas. Incluso si un cultivo no es polinizado directamente por ellas, este se beneficia indirectamente por estar en un entorno en el que hay biodiversidad. En México, la UNAM ha estimado que la polinización contribuye más de 2 mil millones de dólares al valor de la producción.

5. Son de las criaturas más trabajadoras en el planeta

Las abejas obreras están organizadas en una sociedad rigurosa y cada una de ellas se distingue por la función que desempeña en la colonia.

  • Abejas limpiadoras: encargadas de la limpieza de la colmena.
  • Nodrizas: producen la jalea real.
  • Cereras: desarrollan glándulas que construyen el panal.
  • Almacenadoras: reciben el alimento y lo colocan en la colmena.
  • Guardianas: cuidan la comunidad para que no ingresen abejas de otras colmenas o avispas.
  • Ventiladoras: generan corriente de aire para deshidratar el néctar.

Según datos de la ONG, Ecocolmena España, la abeja doméstica (Apis Mellifera) puede llegar a formar colonias de entre 15 y 80 mil miembros. Dentro de esas colonias, hay una organización perfectamente coordinada, con un elaborado sistema de producción, no individualista, que trabajaba a favor de la colmena.

6. Se encargan de embellecer el planeta

Sin la polinización, no habría flores, por lo que el trabajo de las abejas se ve reflejado en cada color, textura y olor de ellas. Los hermosos paisajes de jardineras, parques o del campo son posibles gracias a la ardua jornada de estos insectos. Cada flor polinizada se convierte en un hábitat seguro y atractivo para otros insectos o aves. Incluso, investigadores de la Universidad de Bristol han demostrado que los abejorros pueden sentir el campo eléctrico de una flor, aprenden a distinguir entre los campos producidos por diferentes formas florales y a usarlos para determinar si una flor ya ha sido visitada por otras abejas.

7. Se consideran dentro de los insectos más importantes

El Instituto EarthWatch ha declarado a la abeja como uno de los insectos más importantes del mundo. El Dr. George McGavin ha defendido en un debate que un cuarto de millón de especies de plantas y flores dependen de las abejas: “Sería un mundo monótono sin ellas”. El doctor McGavin defendió que el valor económico de la polinización de las abejas, para las principales plantas alimenticias del mundo, se estimó en alrededor de 130 mil millones de euros. Esto las convierte en una base importante para la producción agrícola planetaria. “Un mundo sin abejas sería impensable, pero está sucediendo”, dijo McGavin.

8. Son productoras de otras cosas además de la miel

La cera de las abejas es la más pura y natural de todas. También, las abejas se encargan de elaborar naturalmente pan de abeja, aguamiel, propóleos y jalea real. Cada uno de sus productos es el resultado de un proceso laborioso y de mucho tiempo.

Cómo evitar que desaparezcan

Ante esta emergencia de orden mundial, el Consejo Civil Mexicano para la Sivilcultura Sostenible, (CCMSS) sugiere una serie de medidas que cualquier persona puede emprender desde casa.

  • Plantar flores nativas (como lavanda, dalia, margaritas, girasoles) en el jardín, parque e incluso el balcón.
  • Evitar insecticidas químicos y fabricar naturales (con ajo o pimienta).
  • No destruir los panales.
  • Cuando una abeja esté en peligro, ahogándose o atrapada en alguna superficie, lo mejor es hidratarla con agua y miel.
  • Construir un refugio sin tratamientos químicos, con madera o trozos de carrizo.
  • Colocar un bebedero: puede ser un molde de pastel con canicas y agua.
  • Restaurar la agricultura ecológica y consumir productos orgánicos locales.

El 20 de mayo es el Día Mundial de las Abejas, y el objetivo de esta conmemoración es la de concientizar y promover el cuidado de los ecosistemas donde estas viven. No cabe duda de que la abeja es un insecto sorprendente y le debemos mucho.

¿Cómo crees que sería el mundo sin las abejas? ¿Crees que podríamos vivir sin ellas? Queremos leer tus comentarios.

Compartir este artículo