En Suecia se creó el primer centro comercial sostenible, y esta idea podría cambiar la forma de comprar en el mundo

El cambio climático es un hecho, y sus consecuencias son cada vez más perceptibles. Por ello, generar menos basura se ha convertido en una práctica recurrente y necesaria. En Suecia se ha dado un paso agigantado en cuanto al reciclaje, ya que allí se encontró una posible alternativa al consumo masivo, uno de los problemas más comunes a la hora de conseguir una vida sustentable. Con este propósito, en el país se creó el primer centro comercial sostenible.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia de una empresaria sueca quien, junto con su comunidad, logró revolucionar la manera de adquirir objetos y darles una segunda vida.

ReTuna, el primer centro comercial sostenible

Su nombre completo es ReTuna Återbruksgalleria, y se trata del primer centro comercial de reciclaje en el mundo. Su sistema está revolucionando la manera de comprar, pues apuesta por una forma inteligente de consumo. Básicamente, todos los artículos comercializados allí son “viejos”, pero con la posibilidad de vivir una nueva vida a través de la reparación y el reciclaje. De esta manera, todo lo que se vende en ese lugar es reciclado o reutilizado, o se ha producido de forma orgánica o sostenible.

Cómo surgió el proyecto

El centro comercial se inauguró en agosto de 2015, y está ubicado al lado del centro de reciclaje central Retuna Återvinnings, en Folkestaleden 7, Eskilstuna, Suecia. La gerente del sitio, Anna Bergström, es también quien fundó el proyecto. Su idea surgió luego del propio cuestionamiento acerca de los niveles de contaminación producidos en la industria de la moda (sector en el que ella trabajaba). Entonces, comenzó a analizar el enorme impacto ecológico que produce generar artículos nuevos, cuando, en ocasiones, los viejos no necesitan nada más que una compostura para seguir siendo perfectamente útiles. Pronto ideó este espacio en conjunto con el gobierno del municipio, con el propósito de abrir un centro comercial que tuviese tiendas “regulares”, pero que comercializara productos reciclados o rescatados, buscando mantener una economía circular. El nombre del centro comercial es ReTuna por el prefijo “Re”, de reutilización o reciclaje, y la palabra “Tuna”, traducción de atún, producto por el que esta ciudad sueca es famosa.

Eskilstuna, una ciudad limpia

ReTuna Återbruksgalleria y Retuna Återvinnings están a cargo de la empresa municipal Eskilstuna Energi och Miljö (EEM). Esta se encarga de administrar organizaciones competitivas en el sector de energía y medio ambiente. Sus servicios están encaminados a generar un impacto mínimo en el medio ambiente, y su objetivo es servir como modelo a seguir y fuente de inspiración en relación con la energía y el medio ambiente, para crear un beneficio social sostenible para las generaciones actuales y futuras. EEM trabaja dentro de seis áreas de negocio: red eléctrica, mercado de electricidad, agua y saneamiento, reciclaje, energía y comercialización y ventas. ReTuna Återbruksgalleria es parte del área de negocios de reciclaje.

Cómo funciona

Los visitantes que llegan al centro comercial pueden clasificar en contenedores los productos que quieren desechar, los cuales pueden ser juguetes, muebles, ropa, artículos decorativos y dispositivos electrónicos reutilizables. Allí, el personal realiza una selección inicial de lo que se puede usar y lo que no. Después, los artículos se distribuyen a las tiendas de reciclaje del centro comercial. Entonces, el personal de cada una realiza una segunda selección en la que eligen lo que quieren reparar, arreglar, convertir, refinar y finalmente vender. De esta manera, los materiales reciben una segunda vida.

Cuál es la diferencia con un “mercado de pulgas”

Aunque el procedimiento podría parecer ser el mismo, ReTuna no es un mercado de pulgas. En cuanto uno entra en el lugar (establecido en un antiguo estacionamiento de carga), se encuentra con un centro comercial cualquiera, fresco, limpio y espacioso, en el que incluso se pueden encontrar productos de todo tipo de marcas, desde artículos electrónicos de alta gama como Gucci o Apple, hasta otros realizados localmente. Todo de segunda mano, pero en buenas condiciones. Afortunadamente, el concepto de este negocio está funcionando.

Qué significa llevar una “vida sostenible”

Este centro comercial apoya el concepto de “vida sostenible”, el cual implica que la producción de objetos debe suceder a través del uso mínimo de recursos naturales y emisiones, sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras. Esto no solo tiene impacto a nivel ecológico, sino también a nivel social, económico y de relaciones humanas.

En 2018, ReTuna Återbruksgalleria obtuvo 11,7 millones en ventas de productos reciclados, lo cual pone como ejemplo un modelo de negocio ecointeligente que podría sentar precedente e inspirar a otras ciudades y países para adoptar una economía más amigable con el planeta.

¿Qué piensas de este proyecto? ¿Comprarías en un centro comercial así? ¿Cuál crees que sería el impacto si todos comenzáramos a establecer una economía basada en el reciclaje? ¡Comparte tus pensamientos con nosotros en los comentarios!

Compartir este artículo