Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Historias de famosos en las que el fracaso fue el camino hacia el éxito

Si enciendes el televisor, en tan solo unos minutos verás decenas de personajes exitosos, gurús aparentemente nacidos con talento y mentes brillantes. Y aunque todos necesitamos modelos a seguir, asumir que nunca se equivocaron puede desmotivarnos rápidamente. En realidad, el fracaso es una constante en toda historia de éxito, y saber utilizarlo es la clave para alcanzarlo.

Genial.guru quiere compartir contigo las historias de fracaso que hay detrás de algunas de las figuras más exitosas del planeta. Todos ellos demuestran la gran importancia que tienen los errores en nuestro aprendizaje vital.

1. Bill Gates

Empresario y filántropo de fama mundial, Bill Gates no solo es uno de los hombres más ricos del mundo, sino que Microsoft, la compañía que lo lanzó al estrellato, definió la forma en la que los profesionales y los usuarios domésticos interactúan hoy con sus computadoras. Pero antes del nacimiento de Microsoft, Gates ya había experimentado el fracaso de una aventura empresarial.

A los 17 años, creó junto a Paul Allen la compañía Traf-O-Data, dedicada a leer datos de contadores de tráfico en las carreteras y crear informes para los organismos públicos. El producto quedó rápidamente obsoleto y la empresa fracasó. Sin embargo, los conocimientos adquiridos fueron clave para el éxito posterior de estos dos empresarios, que fundaron Microsoft unos años más tarde.

“Si no hubiese sido por la aventura de Traf-O-Data, se podría decir que Microsoft nunca habría ocurrido”.

2. Oprah Winfrey

Oprah comenzó su carrera como periodista televisiva con tal solo 19 años, y su programa de entrevistas (The Oprah Winfrey Show) fue líder de audiencia para su franja de emisión durante 21 años. Pero tras medio lustro de emisión, en 2011 Oprah concluyó el programa y se lanzó hacia la creación de su propia cadena televisiva.

Un año después, los medios estadounidenses hablaban de fracaso total de la nueva cadena. Oprah confesó que este fue el momento más duro de su vida profesional, en el que se sintió frustrada y avergonzada. Pero lejos de desmotivarla, las críticas la hicieron más fuerte: en 2013, el éxito de la cadena se había disparado, devolviéndole a Winfrey su lugar como celebridad más poderosa del mundo.

3. Walt Disney

En 1919, Walt Disney fue despedido del periódico Kansas City Star por “falta de imaginación y buenas ideas” (Connors, R., 2015. The Wisdom Of Oz). Sí, Walt Disney. El padre de los personajes y mundos fantásticos que moldearon la infancia de niños en todo el mundo. Y sus fracasos no terminaron aquí. Un tiempo después, Disney crearía un estudio de animación que acabaría en la quiebra.

De sus fallos tempranos, Disney aprendió a identificar áreas de negocio realmente rentables, y centró sus esfuerzos en Hollywood. Llegó a ganar 22 premios Óscar, y creó un imperio del entretenimiento que un siglo después es más poderoso que nunca.

4. Anna Wintour

En los comienzos de su carrera, la todopoderosa editora jefe de Vogue, fue despedida de su trabajo como editora de moda de la revista Harper’s Bazaar, donde le dijeron que nunca entendería el mercado estadounidense. A día de hoy, Anna es una de las figuras más poderosas de la industria de la moda, y su influencia en el vestuario del mundo occidental es indiscutible.

“Creo que todo el mundo debería ser despedido alguna vez. Forma el carácter”.

5. Steve Jobs

En lo que a fracasos laborales se refiere, ser despedido de tu propia empresa debe situarse bastante alto en el ranking. En 1985, tras conocer el éxito rotundo con Apple y a pesar de no ser despedido formalmente, Steve Jobs fue relegado de sus funciones como líder de la división de Macintosh. Unos meses más tarde, Jobs abandonaría la empresa que él mismo había creado.

Tras abandonar Apple y lejos de darse por vencido, Jobs adquirió Pixar Animation Studios, lanzándola al estrellato con la producción de Toy Story. En 1997, Jobs logró volver a Apple como director. En 2010, Harvard Business Review lo nombró “mejor director del mundo”, por haber incrementado en 150 000 millones el valor de Apple en tan solo 12 años.

6. Sara Blakely

Antes de coronarse como la emprendedora multimillonaria más joven del mundo en 2012, la inventora de la lencería moldeadora SPANX reprobó en dos ocasiones sus exámenes de acceso a la universidad, y ejerció de vendedora ambulante de máquinas de fax durante siete años.

Blakely cuenta que, cuando era niña, su padre la animaba a cometer errores, y que esto cambió su concepción de fracaso: “El fracaso era no intentarlo, no obtener un mal resultado”.

7. Thomas Edison

La vida de miles de millones de personas en todo el mundo sería radicalmente distinta si Edison no hubiese inventado la bombilla, las baterías o la cámara cinematográfica, por mencionar algunas de sus más de 1 000 patentes. Pero las invenciones de Edison nacieron de su riguroso método de fallo y error: más de 10 000 intentos fueron necesarios para conseguir una bombilla viable.

“Nuestra mayor debilidad es darnos por vencidos. La forma de asegurarse el éxito es siempre intentarlo una vez más”.

8. Jack Ma

El creador del gigante del comercio electrónico chino cuenta con un historial de fallos intachable. Reprobó tres veces las pruebas de acceso a la universidad, se postuló para ingresar en Harvard en 10 ocasiones (sin éxito), y lo rechazaron en 30 empleos. En 1999, Ma fundó el portal de comercio electrónico Alibaba, que hoy es la plataforma de comercio electrónico líder en China, y la primera del mundo para búsqueda de proveedores.

9. Stephen King

De niño, Stephen King enviaba a menudo sus relatos a revistas de ciencia ficción, con la esperanza de ser publicado. Cuando recibió la primera carta de rechazo, la clavó en una viga de madera sobre su cama. Para cuando llegó a la adolescencia, el clavo ya no aguantaba el peso de las cartas: “Lo remplacé por un clavo más grande y seguí escribiendo”, confesó en su libro On Writing: memoir of a craft, Hodder & Stoughton, 2010).

Tras años de empleos mal pagados y físicamente agotadores, en 1973 se encontró en su peor situación. Era incapaz de pagar la reparación de su auto o las medicinas de sus hijos, y comenzaba a escribir una novela que le hacía sentir muy inseguro (después de todo, él no sabía nada de chicas adolescentes), pero King nunca paró de escribir. El título de esa novela era Carrie, y cambiaría su vida para siempre.

10. J.K. Rowling

Antes de convertirse en una de las mujeres más ricas del mundo, la mente laberíntica que creó a Harry Potter pertenecía a una madre soltera que dependía de ayudas públicas para llegar a fin de mes. Tras recibir múltiples rechazos de diferentes editoriales, estas novelas constituyen hoy la serie literaria más vendida de la historia, y han inspirado una de las sagas cinematográficas más exitosas de todos los tiempos.

11. Albert Einstein

El padre de la teoría de la relatividad no comenzó a hablar hasta los tres años de edad, y en la escuela secundaria uno de sus profesores le dijo que “nunca conseguiría nada en la vida”. Imaginamos que quedaría bastante sorprendido cuando, unas décadas más tarde, Einstein fue galardonado con el Premio Nobel de Física.

12. Nely Galán

Galán hizo historia como la primera latina presidenta de una gran cadena de televisión (Telemundo) en los Estados Unidos. Además, es dueña de su propia productora desde 1994. Sin embargo, la magnate insiste a menudo en la importancia de los fracasos en su carrera profesional. “He fallado mucho, mucho más de lo que que he triunfado. He fallado en mi vida personal, en mis negocios [...] Y he perdido un montón de dinero”.

“Tiendo a pensar que mi mayor logro es lo mucho que he fallado”.

¿Cuáles son los momentos difíciles que te han hecho convertirte en quien eres? ¿Cómo conseguiste que el fracaso te hiciera más fuerte?