Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Personas que, de aquí en más, no querrán escuchar las palabras “préstame dinero”

41-1
12k

“Si quieres perder a un amigo, préstale dinero”. Cada año, más y más personas asienten afirmativamente cuando escuchan esta frase. Y no es de extrañar que la cantidad de historias sobre el difícil destino de los acreedores esté creciendo como una bola de nieve.

Genial.guru espera que tus deudores te regresen el dinero siempre a tiempo y, mientras tanto, te propone leer las revelaciones de aquellos que no tienen tanta suerte.

  • Una vez, le presté a un amigo 13 USD por un par de días. Pasó una semana, dos, no me los devolvió. Tenía problemas con los negocios y en general todo le iba mal. Pero también se le ocurrió pedirme que lo reemplazara durante un día en un sitio de construcción como vigilante: porque allí justo pagaban 13 USD por un turno. O sea que yo mismo tenía que ganar este dinero y devolvérmelo por él. © Neuzheli / Pikabu

  • Un primo me pide 130 USD: necesitaba pagar varias deudas urgentes antes del Año Nuevo. No hay problema. Prometió devolvérmelo en un par de meses. Eran 130 USD, no 130 mil. Podía llamarme, discutir sobre el tema, hasta podía no devolvérmelos (él mismo se ofreció a devolverlos), con solo llamar y avisarme, ya estaba, después de todo no somos extraños. Eso pasó en diciembre de 2014. Ahora es 2020. Desde ese momento, no he escuchado nada de él ni lo he visto, simplemente desapareció. Resulta que un primo me costó 130 USD. Un tanto barato. © KycokMakca / Pikabu

  • Hace un par de años me llamó mi sobrino, me pidió que le prestara 2 700 USD, no le alcanzaba para un negocio. Había vendido el auto, les había pedido prestado a sus padres, pero no era suficiente. Pensé: tengo el dinero, ¿por qué no prestárselo? Pero con una condición: contra un pagaré de seis meses.
    Pasaron seis meses, lo llamé: ¿y el dinero? La respuesta fue inesperada: “¿Qué dinero?”. En resumen, el joven comenzó a resaltar el hecho de que el pagaré era solo un papel. Las llamadas a los padres tampoco dieron resultados, protegían a su bebé. Como resultado, juicio, embargo, el joven no tenía dinero, no había nada que quitarle, y yo encima me convertí en el enemigo de la familia por haberme atrevido a tratar de recuperar mi propio dinero. Así fue como me deshice de unos parientes aparentemente buenos por 2 700 USD. © IpockerfaceI / Pikabu

Y no hablábamos. Yo ya lo había olvidado, pero él no. Es sorprendente, pero también sucede. Parece que ahorró 0,017 USD por día. © Jodin / Pikabu

  • La historia le pasó a mi hermano. Un conocido le pidió una gran cantidad de dinero, mi hermano accedió a prestárselo, pero con su departamento como garantía. A lo que siguió este diálogo:
    — ¿Quieres quedarte con mi departamento?
    — ¿Por qué, piensas no pagar la deuda? © predskazamus / Pikabu

  • La historia es de una amiga de mi madre, digamos que se llama Natalia. En agosto de 1998, la hermana de Natalia le pidió prestados 300 dólares para viajar al sur con su familia. En septiembre, la hermana de Natalia le trae 1 800 pesos, diciendo que listo, le había regresado la deuda. A lo que Natalia objetó con razón que ella se había llevado dólares, así que por favor tuviera la amabilidad de devolver dólares. La hermana insistió en que se había llevado 1 800 pesos e iba a devolver esa cantidad y ni un centavo más. Como resultado, la hermana le devolvió el dinero recién en enero de 1999, después de numerosos escándalos, cuando el dólar ya valía unos 23 pesos. No se hablan hasta el día de hoy. © MikkiLi / Pikabu

  • Me llamó un amigo y me dijo que me debía 1,30 USD y que era un mal augurio empezar el nuevo año con deudas. Así que me transfirió el dinero a mi tarjeta. Otro amigo, que me debe 1 300 USD, lleva mucho tiempo sin llamarme. Parece que no es supersticioso. © Alax / Pikabu

  • En los 90 le presté 100 USD a un amigo, desapareció de la vista, luego se mudó a otra ciudad. Nos encontramos por casualidad un par de años después, él ni siquiera quería hablar conmigo. Cuando le pregunté por el dinero, dijo que yo era mezquino. Y esos 100 dólares eran mi último dinero en ese entonces. © MayorskiePogoni / Twitter

  • Una amiga vino a mi casa y me pidió mi anillo de diamantes para un evento. Después de que ella se fue, noté que faltaba otro anillo. Y ella se retiró de todas las redes sociales, el teléfono también siempre está desconectado. Nunca volví a encontrarla, ya han pasado 10 años. © Julia13081986 / Twitter

  • Una vez, un buen amigo me pidió prestados 3 USD. En ese momento, era una muy buena cantidad para un estudiante pobre. Y desapareció, aunque vivía en la casa de al lado. Lo veía de vez en cuando, pero se escapaba, sin siquiera darme la oportunidad de hablar. Y muchos años después me lo crucé en una tienda. Yo estaba en un auto genial. Bien vestido. Empezamos a hablar. Él buscaba un trabajo, justo de una especialidad que necesitaban en nuestra empresa. Y yo justo era un oficial de seguridad. ¿Crees que consiguió el trabajo? Es por esto que hay que pensar dos veces antes de estafar a alguien. © Oídoporahí / Ideer

  • Hace unos días me llamó un conocido para pedirme un préstamo (una cantidad considerable) por un par de meses. Contesté:
    — Bueno, te lo prestaré, nos vemos mañana en tal lugar, en la oficina del escribano.
    — ¿Por qué un escribano?
    — Formalizaremos el préstamo.
    — ¿Para qué? Si lo pagaré.
    — Entonces no tienes de qué preocuparte. Yo le pagaré al escribano.
    — Pensé que eras un amigo y tú... © Oídoporahí / Ideer

  • Le presté dinero a un hombre con el que salí durante poco más de un año. No pregunté para qué lo necesitaba. Nos separamos 2 meses después, me pagó la deuda. Y más tarde me enteré accidentalmente de que con este dinero él había alquilado un departamento y que vivió allí durante 2 meses con otra mujer. Está pensando en casarse. © Oídoporahí / Ideer

  • Me peleé con una compañera de cuarto por dinero. Me pidió prestados 10 USD y, al parecer, decidió que no había necesidad de pagar la deuda. Como resultado, estalló y me trajo la deuda en un saco lleno de monedas. Aparentemente, ella no sabía que colecciono monedas. Unas 2/3 partes de las monedas terminó en mi colección, como si las hubiera seleccionado. Mientras yo las pegaba en el álbum, ella tenía una cara como si estuviera en proceso de dar a luz a algo grande, agresivo y cubierto de espinas venenosas. © Unknown author / Bash.im

¿En qué historias te metiste tú cuando les prestaste dinero a tus amigos?

Imagen de portada Oídoporahí / Ideer
41-1
12k