Genial
Genial

16 Sorpresas laborales que llevaron a los empleados al rojo vivo

El empleo es una parte importante de nuestras vidas, por lo que queremos que todo vaya bien con él. Sin embargo, en la realidad siempre hay contratiempos: a veces no se paga la remuneración prometida, mientras que en otras ocasiones se exige que uno haga el trabajo propio ¡y el del compañero, solo por si acaso!

  • El viernes empezaron a repartir los bonos al equipo de ventas. Algunos recibieron 290 USD, otros 250 USD. El vendedor más productivo, que cumplió el 70 % del plan, recibió solamente 85 USD. A la indignada pregunta “¿Qué demonios?”, la respuesta que le dieron fue: “Para que entiendas que puedes hacerlo aún mejor y te esfuerces, para que no se te suban los humos a la cabeza y no te separes del equipo”. Aun así, se “separó” y escribió inmediatamente la renuncia. Ahora están tratando de convencerlo para que se quede, diciendo que no tiene conciencia y que su partida dejará a la empresa sin beneficios. © MisakiKentaro / Pikabu
  • Mi jefe se acercó y me dijo: “¿Por qué no hiciste un informe en el programa del trabajo?”. Le dije: “Porque usted no fijó la tarea”. Él empezó a regañarme: “¿También tengo que darte las tareas? ¿No se te ocurre hacerlas por tu cuenta?”. Le recordé que él mismo había introducido el reglamento: fijar las tareas para los directivos en la plataforma laboral. Él: “¡María, despídelo, estoy cansado de pelear con él!”. Ella contestó tranquilamente: “De acuerdo, pero abra una tarea en el programa especificando la fecha de despido y el motivo. Yo elaboraré la orden”. © PivBear / Pikabu
  • En mi anterior trabajo (de lunes a viernes), me obligaban a trabajar los sábados e incluso los domingos. Me daban tiempo libre muy a regañadientes, prácticamente tenía que suplicarlo. Me harté y me fui. © Lydia Ivanova / Genial.guru
  • Mi amigo recibió una primera noticia: le habían subido el sueldo por hora. Estaba encantado. Pero luego llegó una segunda noticia: le habían reducido el número de horas de trabajo. Es decir, su salario se mantendrá igual. © smugfruitplate / Reddit
  • Trabajo 40 horas a la semana, de lunes a viernes. Entonces, a mi jefe se le ocurrió un nuevo truco. Quiere que trabaje tres horas menos durante la semana y que los sábados vaya a completar las horas faltantes. Vivo lejos del trabajo, el viaje es largo, así que todo el sábado estaría desperdiciado. Le dije que no estaba de acuerdo y que tenía una vida personal aparte del empleo. Se rio: “¿Qué tipo de vida personal tienes? No seas ridícula”. Ni en sueños aceptaré el trato. © glassesandbodylotion / Reddit
  • Cambiaron el personal de mi departamento y no conozco a más de la mitad. Pero, de todos modos, cuando entro les digo “buenos días” a mis compañeros, y cuando me voy les deseo buenas noches. Lo hago de manera sincera. De repente, una colega se quejó: “Estoy harta de que desees a todo el mundo buenas noches”. Quedé aturdido. Durante toda la semana siguiente, al final de la jornada, repetí: “Buenas noches a todos, excepto a Julia”. © dif1362 / Pikabu
  • El peor trabajo que tuve fue en una oficina de correo. Lo más extraño fue verme obligada a abastecerme de suministros esenciales, como cinta adhesiva, tinta y blocs de notas, con mi propio dinero. Tuve que gastar una buena quinta parte de mi ya pequeño salario. Por no hablar de los horarios irregulares, el exceso de trabajo y los colegas extremadamente tóxicos. Se ve que a mí me había tocado esa “suerte”. Una conocida de otro departamento de correo se sorprendió mucho cuando le conté sobre mi trabajo. Al final, todo depende demasiado del equipo establecido y de la dirección local. © Yo soy yo / Genial.guru
  • Había terminado de trabajar y estaba recogiendo mis cosas cuando mi jefa me anunció que aún me quedaban 15 minutos de mi turno. Miré el programa laboral: mi trabajo estaba hecho. Le dije: “Tiene que avisarme con 24 horas de antelación sobre cualquier cambio en el programa”. Pero se aferró a mi mochila y empezó a gritar y a insultarme. Me quejé con el director y me respondió: “Gracias por contarme”. Pregunté si habría una investigación, pero el hombre decidió mantenerlo en secreto. Renuncié inmediatamente. © TalesofOdysseus / Reddit
  • ¿Saben por qué intento pasar desapercibido en el trabajo? Cuanto mejor trabajes, más tareas ajenas te darán. © adamant_suspension / Reddit
  • Concerté una entrega con una empresa de envíos. En la solicitud especifiqué: entrega de la fecha 12 a la fecha 16 en horario de oficina. El paquete llegó el día 9, un sábado. Tuvimos que pagar el envío fuera de horario. Me quejé, diciendo que eso no era lo que habíamos acordado, y el gerente de la empresa me envió mi propia solicitud, donde yo supuestamente había puesto la fecha 9. Grité desesperadamente: “¡Me engañaron! ¡¿Y ahora me envían esta falsificación?!”. Indignada, le escribí al supervisor. Todo se resolvió con normalidad y nos pidieron disculpas. © supernerv / Pikabu
  • Tuve un jefe en el trabajo que solía pedir tareas y luego decía: “Yo no dije eso”. Empecé a enviarle mensajes de texto en messenger y correos electrónicos a propósito para tener la información de manera escrita. A este señor no le daba pereza de dejar su puesto de trabajo, que estaba en el otro piso, para venir personalmente a seguir pactando todo de forma verbal. © z0rgvin / Pikabu
  • Una vez hice “prácticas” como vendedora durante un mes y medio de 7 a 24 horas, y cuando llegó el momento de cobrar, resultó que no había aprobado las prácticas y no me contrataron. Lo único que pude hacer fue decirle al director “Qué ***** eres” y marcharme. © Perla Negra / Genial.guru
  • Soy vendedor y me recortaron el 70 % de mi bonificación. La razón fue la siguiente: “A tus colegas les dolerá que recibas más que todos ellos juntos”. Sin dudar, les hice una demanda. Prometieron pagarlo todo de inmediato, siempre y cuando me quedara en el trabajo. Pero el problema es que no se puede llegar a un acuerdo con gente así: se portaron mal una vez y volverán a hacerlo, solo elegirán el momento conveniente. Se necesitan buenos vendedores en todas partes y siempre. Valórate a ti mismo y no hagas todo lo que quieren los gerentes “eficientes”. © Glushitel / Pikabu
  • Anteriormente trabajé en un departamento de corrección de estilo. El editor retrasaba el lanzamiento del periódico y no te quedaba otra opción que esperar mirando el techo de la oficina. No podías irte, aunque supieras que ya no habría trabajo. Y luego llegaba el momento en que todos corrían como locos para llevar el material a la imprenta a tiempo. Me trasladé a otro departamento y ahora elaboro mi propio horario. © Penguene na severe / Genial.guru
  • Tengo 29 años y trabajé en una cadena de restaurantes de comida rápida durante ocho años. Siempre lo di todo porque me educaron así. Me quedaba hasta tarde, hacía todo lo que la administración me pedía. Entonces me enteré por casualidad de que mi salario era inferior al de los demás empleados. Me sentí tan ofendida y decepcionada que renuncié. Una clienta me ayudó inmediatamente a conseguir un trabajo en catering. Es a tiempo parcial, pero ahora gano aún más dinero que en mi empleo anterior. © PotatoUnderscoreLove / Reddit
  • Una vez, un gerente me gritó. Yo era muy joven y tenía un puesto de bajo rango, así que el “buen” hombre no se inmutó en levantarme la voz. Luego trató de pedirme perdón, pero le dije que yo no tenía la culpa de su problema y que un sujeto psicótico era un espectáculo poco agradable de ver. Su colega, la directora general, me tendió una trampa para tratar de despedirme. Fue muy desagradable, sobre todo por mi inocencia en ese entonces. Pero he aprendido mucho. Y después hasta renuncié de tal manera que la dejé verde de bronca. © Confusión / Genial.guru

¿Qué sorpresas inesperadas has tenido en el trabajo?

Imagen de portada MisakiKentaro / Pikabu
Genial/Historias/16 Sorpresas laborales que llevaron a los empleados al rojo vivo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos