Genial
Genial

17 Historias con vueltas tan inesperadas que parecen una montaña rusa

A veces, la vida nos arroja tramas tan revueltas que podrían ser dignas de un guion cinematográfico. Un vidente perezoso, un niño astuto y una médica cansada de la maternidad en la selección de hoy son una prueba vívida de ello. Cosas desprovistas de sentido común y lógica nos pueden ocurrir en los sitios más comunes: hospitales, transporte público, vida familiar, y hasta en una primera cita. Estamos seguros de que te ha pasado en más de una ocasión.

¿Qué situaciones extrañas han sucedido en tu vida?

  • Había decidido poner una nueva melodía en mi despertador. Elegí el ruido del mar: imaginé lo agradable que sería despertarse con el sonido de las olas. Puse el volumen al máximo. Por la mañana, resultó que el ruido del mar solo duraba los primeros diez segundos. Luego se oyó un terrible bocinazo de barco, con el que me caí de la cama, y el gato saltó, se golpeó la cabeza con la tabla de planchar y tiró la plancha, que cayó sobre mi pie. Lo bueno de todo eso es que el sueño se me fue en un abrir y cerrar de ojos. © panzermarder / Pikabu
  • Todo el mundo tiene miedo de los perros grandes, así que siempre paseamos alejados del pueblo, a unos 10 kilómetros. En otoño visitamos el pueblo para ir a recoger setas al bosque. Escuchamos que los perros andaban de aquí para allá, en algún lugar. Miramos bien, vimos a una mujer caminando al lado de ellos y sujetándolos por el cuello, y los perros todos contentos tipo: “¡Mira a quién hemos encontrado en el bosque!”. Resultó que la señora había llegado con el marido de la ciudad para recoger setas y se perdió en el camino. Vio a los perros. Era aterrador, pero más aterrador era estar sola en un bosque desconocido. Los llamó y se fue con ellos. Los perros la guiaron hacia mí. Fuimos todos juntos a buscar al marido de la mujer. Lo encontramos. © Oído por ahí / Ideer
  • En mi paseo me encuentro a menudo con una mujer con dos labradores mestizos. Nos saluda siempre, a menudo intercambiamos unas palabras, en fin, el típico encuentro de dos personas que tienen perros. Recientemente, estaba llevando a mi amigo de cuatro patas al parque y me encontré con esta mujer. Me dijo de pasada: “Entonces, ¿fuiste al neumólogo?”. La miré con una ceja levantada: “¿Qué neumólogo?”. Y fue como si las nubes se separaran, la imagen se “ajustó”, la nitidez aumentó, y resultó que era nuestra pediatra de cabecera quien estaba parada frente a mí. Vamos a verla todas las semanas y nunca se me ocurrió que fuera la misma persona. ¡Me quiero morir! © CyberDoll89 / Pikabu
  • Soy médico. Tuve un llamado de emergencia para atender a un niño de 7 años. Llegué a la vivienda y empecé a examinarlo. Su madre se fue a la otra habitación para buscar algo, el pequeño saltó de la cama y me dijo al oído: “¡Doctor, por favor, dígale a mi madre que estoy muy enfermo y que no puedo ir a entrenar hoy! Realmente no quiero ir, ¡pero no me duele el estómago!”. “Así que resulta que eres un niño travieso. ¿No quieres ir? ¿Seguro que no te duele?”. “¡Para nada!”. “Eh, entiendo, ya se me ocurrirá algo”. Llegó su madre y le dije: “El niño está bien”, escribí “exento de entrenamiento” en un papel con la fecha y el sello, se lo entregué y sonreí. Entonces ella gritó a todo pulmón: “¡Santiago! ¡Me podrías haber preguntado, en lugar de engañarme a mí y al doctor! ¡¿Acaso no tienes vergüenza?!”. Nos reímos juntos, volví al trabajo y Santiago tuvo el día libre. © yadeathcoreee / Twitter
  • Salí con una chica durante dos años. Vivía a un par de horas de distancia y nos veíamos todas las semanas. También pasamos el fin de semana antes del Día de San Valentín juntos, ¡y fue asombroso! Una semana después me acerqué a su casa y de repente la vi a ella y a un tipo mostrándoles a sus padres el anillo de compromiso... Resultó que tenía otro. En fin, ella y ese sujeto se casaron y 6 años después, ella descubrió que él tenía una segunda familia. Me pareció maravilloso. © thecultcanburn / Reddit
  • Yo tenía un dinosaurio tamagotchi cuando era niña. Chirriaba día y noche, exigiendo atención. La paciencia de mis padres parecía infinita, pero un día se rompió. Una mañana me desperté y no encontré a mi querida mascota. Se me saltaron las lágrimas, y entonces mi madre entró alegremente en la habitación con un juguete de peluche de colores brillantes con forma de dinosaurio. Me felicitó porque mi tamagotchi, por fin, había salido del cascarón y había crecido. La mejor solución para padres al problema “chirriante”. © panzermarder / Pikabu
  • Había perdido a mi perro. Pensé que me iba a volver loca. Puse toda mi energía en la búsqueda, pegué un montón de anuncios por toda la zona, compartí sin parar la información en las redes sociales. Estaba dispuesta a dar todo mi dinero para recuperarlo. Un tipo llamó: “Soy vidente y sé exactamente dónde está tu perro. Estoy dispuesto a ayudar por un pequeño favor”. Yo estaba en tal estado que habría hecho cualquier cosa. Me dictó la dirección y dijo: “Asegúrate de traer una crema de leche, 2 kg de papas y un papel higiénico”. Compré todo. Fui a la dirección que me pasó, toqué el timbre. La puerta se abrió y mi perro salió corriendo a recibirme. El hombre se rio y dijo que lo había encontrado. Me pidió que comprara los productos porque le daba pereza ir a la tienda. © Oído por ahí / Ideer
  • En nuestros autobuses, los billetes se abonan a través de un aparato de pago sin contacto. Un día, en una de las paradas, subió un hombre después de empujar a todos los demás. Se apoyó en el dispositivo sin siquiera pensar en pagar su billete, solo se agarraba de él como si fuera de una barandilla. Era hora pico, cada vez entraba más gente, y el hombre estaba prácticamente tumbado sobre el aparato. De repente, se le empezaron a descontar los pagos a través del bolsillo delantero de su chaqueta (aparentemente, tenía una tarjeta bancaria ahí). El dispositivo empezó a emitir pitidos, el hombre no entendía lo que estaba pasando. Hasta que entendió. La conmoción y el enfado que había en su cara no tenían precio. © SaharokSashylik / Pikabu
  • Durante mucho tiempo, me sorprendió que en el edificio de enfrente la luz estuviera siempre encendida en la misma ventana. Incluso durante el día se podía ver una lámpara de araña encendida. Llevaba años sintiendo curiosidad por ello. Deduje qué piso era, pero tampoco podía aparecer en la puerta preguntando: “Disculpe, ¿por qué tiene las luces encendidas las 24 horas del día?”. Así que un día entré por casualidad en ese departamento con un compañero. Era una familia normal, y había un enorme San Bernardo dormitando en la esquina. No aguanté y solté la pregunta. La dueña se rio y dijo: “¡Intenta apagarla!”. Apagué la luz. El San Bernardo se levantó, se acercó al interruptor, se puso de pie sobre sus patas traseras, encendió la luz, me miró como si fuera un tonto y se volvió a dormir. © Oído por ahí / Ideer
  • Conocí a una chica agradable y modesta y la invité a salir. Dijo que trabajaba como consultora informática. Supuse que era una asesora de ventas en una tienda de informática. Ella conquistó mi corazón. Tengo un buen sueldo, y empecé a comprarle todo tipo de regalos. Ella me admiraba, y yo me sentía orgulloso de “otorgarle” mi generosidad a una chica “pueblerina”. Entonces le pedí que se mudara a mi departamento de un ambiente hipotecado en las afueras de la ciudad. Aceptó que viviéramos juntos, pero propuso que nos mudáramos a su vivienda de tres habitaciones en el centro. Luego me enteré de que “consultora” es un puesto importante en una empresa internacional, y que gana el triple que yo. La chica se rio y dijo que nunca nadie la había cortejado con tanta diligencia, y ahora está segura de que no estoy con ella por el dinero. © Oído por ahí / Ideer
  • La doctora que me estaba haciendo una ecografía mamaria puso gel en el aparato diciendo: “¡Aquí viene la gelatina caliente!”, e imitando el sonido de un motor, comenzó a acercarlo a mí como un avión. Entonces, de repente, se congeló, parpadeó y dijo: “Lo siento, tengo hijos gemelos pequeños y estoy agotada”. © theheatherhogan / Twitter
  • Hoy, un conocido me dijo que durante muchos años sus padres han estado discutiendo todas las noches sobre quién de ellos debería preparar la cena. Pero el motivo de estas peleas familiares no es lo que piensas, sino que... ¡A los dos les encanta cocinar! © oseledich / Pikabu
  • Mi prometido y yo nos mudamos cuando estaba embarazada de seis meses. Conocimos a nuestros vecinos, un matrimonio, y fueron muy amables. Mi prometido tuvo que irse de viaje por trabajo durante tres semanas, entonces él y nuestros vecinos se intercambiaron los números de teléfono por si yo necesitaba ayuda. Le preocupaba dejarme sola. En fin, igual tuvo que viajar, y un día mi hermano menor me llamó y me invitó a cenar. Lo pasamos muy bien en un restaurante, y una hora más tarde mi prometido me envió un mensaje de texto diciendo: “Nuestra vecina les sacó una foto y me la envió. Cree que me estás engañando”. © Karina Rivera / Quora
  • El primo de una amiga mía se mudó a Japón y encontró el mismo apellido que el suyo en el cartel del departamento de al lado. Es un apellido inusual, y más aún en Tokio. Llamó al timbre. Resultó que el vecino era de la rama de su familia que hacía tiempo se había perdido, y nadie sabía qué había pasado con ellos. Los parientes se pusieron en contacto entre sí y la familia se reunió. ¡Después de todos esos años! © goodhumansbad / Reddit
  • Cuando mi futura esposa y yo empezamos a salir, la llevé a mi ciudad natal para que conociera a mis padres. Mirando un viejo álbum de fotos familiares, señaló una foto y preguntó: “¿Cómo conoces a este hombre?”. Le contesté: “Es mi tío”. Ella dijo: “¡No, ese es mi tío!”. Resultó que la hermana de su madre se había casado con el hermano de mi madre. © Bongo_Goblogian / Reddit
  • Estaba en un embotellamiento. A la izquierda había un coche con la ventanilla trasera baja. En el asiento se veía a un niño serio de unos nueve años. Yo estaba de un humor travieso y le mostré la lengua. Entonces la ventanilla delantera se bajó, y ahí estaba su padre al volante y la madre en el asiento del copiloto. Una niña de unos 5 años se asomó por detrás del niño, ¡y toda la familia me sacó la lengua! Me garantizaron el buen humor para el resto del día. © Oído por ahí / Ideer
  • Estaba en un taxi. El taxista, un hombre mayor, empezó a explicarme que solo hacía su trabajo para sí mismo. Bueno, pensé que también iba a hablar de sus propios negocios y aspiraciones. Pero no. Resultó que estaba jubilado, vivía en una casa propia con su esposa y tenían 17 perros, a los que les daban cobijo. Dos vinieron por su cuenta, el resto fueron recogidos en la calle. Todavía existen personas con buen corazón. No me llevé el cambio. © Aris82 / Pikabu
Imagen de portada © Oído por ahí / Ideer
Genial/Historias/17 Historias con vueltas tan inesperadas que parecen una montaña rusa
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos