Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

17 Historias sobre la lógica rara de clientes que no puede ser explicada, no importa cuánto lo intentes

A los trabajadores del sector de servicios, especialmente a los vendedores, se les enseña cómo comunicarse con los clientes. Cuando hay que atender a cientos de personas completamente diferentes en un día, es importante poder determinar qué necesita cada una, reaccionar rápidamente y resolver situaciones de conflicto lo más correctamente posible. Pero algunos compradores pueden desconcertar a cualquier trabajador a pesar de su experiencia y conocimiento.

En Genial.guru nos interesan las historias sobre las acciones de los clientes que a veces resultan divertidas y dejan perplejos a sus interlocutores.

***

Estaba en la carnicería y había una pequeña fila. Delante había una mujer de unos 50 o 55 años. El vendedor pesó la carne, ella lo miró cuidadosamente y declaró: “Saque el aire de la bolsa, ¡no pagaré por él!”. El vendedor sacó imperturbablemente el aire la bolsa aplastándola. La mujer la recogió y se fue. Cuando llegó mi turno, dije: “Amigo, pesa un trozo de lomo. Deja el aire, hoy pienso gastar mucho”. © Sibirskix / Pikabu

***

Comprador: “¿Cuánto cuesta la tela?”.

Vendedor: “7,5 por un metro”.

Comprador: “¿Y cuánto es un metro?”. © ISADORA.violet / Pikabu

***

Trabajo en una farmacia desde hace muchos años. Los compradores han nombrado los contenedores de muestras para análisis de maneras muy diferentes. Sin embargo, hoy escuché por primera vez “Señora, una vasija para las heces, por favor”. © Escuchado por ahí / vk

***

Cuando trabajaba en una pequeña cafetería, uno de nuestros clientes era un hombre “tortilla — queso picante”. El dueño dijo que nunca deberíamos hablar con él, sino simplemente servirle el mismo desayuno: huevos revueltos con queso picante, papas caseras, tostadas de trigo y café descafeinado. Empezábamos a preparar la comida cuando lo veíamos estacionar el auto, y usualmente le servíamos el desayuno un par de minutos después de que él se sentaba. El hombre nunca hablaba, solo leía el periódico y comía. Luego siempre pagaba 12,55 USD con las mismas monedas de 10, 2 USD, y 50 y 5 centavos, y dejaba un par de dólares de propina. De hecho, era muy agradable servir a un cliente con una rareza tan linda. © u/grannybubbles / Reddit

***

Cuando era estudiante, vendía verduras en un mercado. Me acordé de un par de casos.

1. Una mujer recogió papas y puso la bolsa en la balanza. Comencé a atarla para que no se cayera nada, pero mis acciones fueron interrumpidas por una exclamación indignada: “Detente, no quiero pagar por un nudo, porque suma bastante peso a una bolsa. En un día haces 100 kilos de diferencia engañando a la gente, ¿verdad?”.

2. Una abuela solicitó reducir en un tercio el precio de los pimientos ya que, según ella, un tercio del peso era aire que llenaba el vacío en su interior. © Jayze / Pikabu

***

***

Soy vendedora en el departamento de perfumería selectiva. Usualmente decimos “escucha” o “prueba nuestra fragancia”. Algunos comienzan a bromear, enumerando a qué cosas les “suena” el olor: a abuela, jabón, higos podridos o pepinos. Otros comienzan a acercar un pedazo de papel a su oreja y literalmente “escuchan” la fragancia. Los terceros devuelvan el papel, o, si no les gustó el aroma, lo tiran al piso. Pero hoy sucedió el hecho más gracioso, cuando un chico, al escuchar mi “pruébalo”, tomó y lamió la muestra que le di. © Escuchado por ahí / vk

***

Soy barista en Starbucks. Hace unos días le ofrecí a una mujer un café americano. Confundida y ofendida, me miró y preguntó seriamente: “¿Por qué debería venir a Starbucks para recibir un café americano?”. Nunca escuché a alguien hablar con tanto rencor y me sentí muy confundido, sin saber qué responder. © r/starbucks / Reddit

***

Yo trabajo en una tienda de ropa. Esta fue abierta hace 8 años, pero antes había una zapatería en su lugar, y todavía vienen personas que buscan zapatos o incluso intentan demostrar que nos compraron calzado “apenas anteayer”. Molesta que hasta arman un escándalo, ya que exigen que les mostremos zapatos que no tenemos. © Shustic / Pikabu

***

Estábamos vendiendo una lavadora usada. Nos llamó un comprador potencial y preguntó si le podíamos mostrar todas las funciones. Mi mamá le respondió que la máquina era vieja y lavaba durante 2 horas, a lo que el hombre respondió: “No importa, esperaré en su casa. Podemos tomar un té”. © Escuchado por ahí / vk

***

En una farmacia:

— ¿Hay algún producto para hacer crecer el cabello?

— Sí, por supuesto. Tenemos este o este.

— ¿Todos pueden usarlo?

— Sí, sirve tanto para hombres como para mujeres.

— ¿Y los niños pueden usarlo?

— ¿Qué? ¿Para qué lo necesitan los niños?

— Es que el pelo del mi hijo no crece.

— Disculpe, pero ¿cuántos años tiene su hijo?

— 2 meses. © rrrinka / Pikabu

***

Una amiga de mi esposa trabaja como vendedora en una tienda de comida lista para comer. Una vez le sucedió algo con unas empanadas. Estas se cocinan en la misma tienda y se preparan para la venta en bandejas. Bueno, un día hubo empanadas con papas y otras con guisantes, y, o los vendedores perdieron el papel que señalaba cuál era cual, o cambiaron las bandejas de lugar, pero al otro día llegó una cliente indignada y comenzó a exigir que le devolvieran el dinero. Supuestamente compró empanadas con papas, y le entregaron unas con guisantes. Le dijeron: “Traiga las empanadas y le devolveremos el dinero”, a lo que la compradora contestó: “¡Me las comí ayer!”, y siguió pidiendo su dinero. © Mariupoll / Pikabu

***

Una vez, una cliente pidió un café con leche con “verde extra” para el Día de San Patricio, guiñando un ojo y señalando su ropa verde. Pensé que estaba bromeando, así que dibujé un trébol en su taza pensando que sería un buen gesto festivo. Pero no, resultó que quería un café con leche con té matcha. © dayglopterodactyl / Reddit

***

Yo trabajo en una gran tienda de libros. Al igual que para cualquier organización, los clientes son lo más importante. Entiendo todo, puedo aguantar quejas infinitas sobre los precios, que no se puede leer un libro, que no hay lugar para leer (aunque esto no es una biblioteca). Pero ¿cómo puedo hablar sin sarcasmo con una persona que pide “algo nuevo de Dostoyevski”? © Habitación 6 / vk

***

Mientras estudiaba, trabajaba a tiempo parcial en una carnicería. Una vez vino una mujer con una factura, exigiendo que le devolviéramos el dinero por 4 kg de carne que había comprado el día anterior. Afirmaba que no estaba en condiciones, que no estaba fresca. Cuando le pedimos mostrar la carne, ella respondió que se había comido todo, pero que igual teníamos que devolverle el dinero. Me imagino cómo ellos, una familia entera, ahogándose y escupiendo, se metieron 4 kg de carne podrida. © AriadnaMinosowna / Pikabu

***

No tengo ninguna historia especial, pero me sorprende mucho que solo algunas personas que quieren hacer una compra en Internet dicen “gracias” o “por favor”. Por lo general, al vender o regalar algo, recibo una solicitud: “Lo quiero, llámame”. Muchas personas esperan que las llame yo o les entregue algo personalmente, porque son discapacitadas, no conducen, o están deprimidas, y así sucesivamente. © puddingofdoom / Reddit

***

Una vez compré un pequeño vestido blanco corto. Lo usé un poco y me di cuenta de que no me agradaba más. Decidí venderlo en una página en Internet, así que lo publiqué. Un tiempo después apareció un comprador y acordamos encontrarnos en el metro. En la reunión resultó que era un hombre robusto con barba. Al ver una pregunta en mis ojos, dijo que necesitaba el vestido para una sesión de fotos y se fue. © Muirhanna / Pikabu

¿Has presenciado situaciones divertidas relacionadas con la compra y venta? Cuéntanos en los comentarios.