18 Personas que recibieron un regalo del destino que las dejó sin habla

La suerte le sonríe a cada persona al menos una vez en la vida. Puede ser cualquier cosa: dinero encontrado en la calle, una agradable sorpresa de un completo desconocido o ganar la lotería. Ciertamente es bueno recibir estos regalos del destino. Y, por supuesto, no quieres más que contárselo a todo Internet.

Genial.guru le encantan las historias positivas, por lo cual leyó con interés las revelaciones de los usuarios de la red que tuvieron suerte en el momento más inesperado.

  • A nuestros jefes les encanta dejar los “trabajos de Cenicienta” para el fin de semana. No vaya a ser que nos aburramos. Me tocó un trabajo así en mi turno. Estaba sentada, clasificando cajas con todo tipo de objetos antiguos, reponiendo bolsas de basura, guardando cosas en los archivos; en resumen, trabajando. Y de pronto tenía un archivo en mis manos y había un billete de un dólar colgando en él. Me dije que me lo llevaría, al menos era algo de pago. Abrí el archivo y había un informe de años de antigüedad, de una empresa que ya no existía. ¡Y tenía 71 USD en mis manos! © Oídoporahí / VK
  • Necesitaba unas botas de invierno. Tengo pies problemáticos: con sobrepeso y forma particular de la planta. No encontré nada adecuado en la tienda por la cantidad de dinero que tenía. Salí una mañana y vi unas botas en la mesa de la entrada sin ningún rastro de uso, solo a la correa de una de las botas le faltaba una decoración de metal. Me quedaron perfectamente. Compré dos botones decorativos idénticos y mi esposo los cosió en lugar de los adornos originales. Estas botas claramente eran caras: eran de cuero y piel, y eran italianas. © Tatiana Elekoeva / Facebook
  • Les contaré sobre mi hallazgo de 2015. Mi amigo y yo caminábamos por la calle, empezó a llover mucho y decidimos esperar en una parada del autobús. Cuando me senté en el banco, vi a mi lado una moneda extraña, que estaba cubierta de barro. Lavé la moneda, la tiré en mi mochila y me olvidé de ella. Después de un tiempo, decidí buscarla en Google y descubrí que una nueva costaba desde 480 USD. En los foros de numismática me dijeron que era una falsificación china. Fui a ver a un amigo que tiene una casa de empeños. Confirmó que era oro de 999 k y me la compró por 270 USD. © Lovve / Pikabu
  • Tenía 13 años, iba caminando a casa y de repente vi que junto al camino, en la hierba, había una billetera gorda. La recogí, la abrí y vi que tenía mucho dinero. Realmente mucho. Guardé la billetera y corrí a casa. Allí estaban mi madre y mi padrastro, les extendí esa billetera con manos temblorosas. Mi padrastro contó el dinero: 2000 USD (con el salario de mi madre de 200 USD, en ese entonces), y también había vales para gasolina (recuerdo que mi padrastro estaba encantado: “¡Vaya, hay gasolina para un año aquí!”). Y eso era todo. No había ningún documento de identificación. ¿Cómo encontrar al dueño? Escribí un par de anuncios a mano y los colgué en el lugar donde la había encontrado. Durante un mes nadie apareció, mis padres decidieron usar el dinero. Recuerdo que me compraron unas botas, un abrigo, me dieron dinero para un viaje a otra ciudad, también compraron algo para ellos. Me da lástima la persona que perdió ese dinero, pero realmente no había forma de encontrarla. © Numida / Pikabu
  • Una vez volvía con mi hijo del kínder. Llevaba tres meses sin cobrar mi salario, el refrigerador estaba vacío, solo tenía unas monedas en mi bolsillo, y eran bastante pocas. En el paso de peatones, un automóvil pasó por un charco de aguanieve y nos salpicó. Pero, además del agua, sobre mi abrigo se pegó un billete de 50 USD. El mismo día renuncié a ese trabajo y conseguí otro, y ese dinero alcanzó para sobrevivir las 2 semanas antes del anticipo. © Alexandra Myshatina-Myshatina / Facebook
  • Cuando mi tía se casó con su marido, mi abuela les dio un boleto de lotería como regalo de boda, con las palabras: “¡Y yo les regalo un auto!”. Todos sonrieron y se olvidaron de eso. Un mes después, resultó que realmente habían ganado un auto. ¡Eso es lo que yo llamo un regalo del corazón! © Oídoporahí/ VK
  • Mi hermano trabajaba como recolector de basura. Un día, fue en su camión a cargar basura a la casa donde antes vivía un anciano, y sus nietos habían decidido deshacerse de todo lo innecesario. Mi hermano estaba furioso porque tuvo que cargar parte de la basura manualmente al camión, en particular dos bolsas de bolos. Le parecieron sospechosamente pesadas, así que las abrió y vio que dentro había cubiertos de plata. Como resultado, mi hermano se los vendió a un joyero y recibió 3000 USD. © Jedimasterony / Reddit
  • Vivimos en Singapur. Mi hijo quería pasar la noche de su cumpleaños número 13 en una zona icónica de la ciudad, en el Hotel Marina Bay Sands, y reservé las 2 habitaciones dobles más baratas para mí y los niños. Cuando llegamos para hacer el check-in, la recepcionista nos ofreció una habitación con dos camas individuales, pero me negué, porque los niños ya eran grandes y sería incómodo. Entonces la recepcionista llamó a alguien y dijo al teléfono “seguro” con tal tono que se me puso la piel de gallina. Luego comentó: “Su habitación está en el piso 51, ¡les encantará!”. ¡Nos dieron la tercera mejor suite de todo el hotel! Tenía gimnasio, sala de masajes, vestidor, despensa de mayordomo, 2 habitaciones grandes, 3 duchas, 4 baños, 2 jacuzzis, cocina, sala de karaoke, ventanas panorámicas con vista a la ciudad y hasta un piano de cola. ¡Era una habitación tan increíble que ni siquiera queríamos dejarla para cenar! Así que pedimos una pizza y la comimos allí. ¡Normalmente costaría 7500 USD la noche! Tuvimos mucha, mucha suerte. © Alison Lovejoy / Quora
  • El tren se demoraba unos 20 minutos, en el andén todo el mundo estaba congelado y enojado, volvíamos del trabajo, queríamos irnos a casa, estábamos esperando. Finalmente, el tren llegó, todos subieron amargamente. Y luego un chico sin aliento, con un pastel atado con una cinta, voló hacia el vagón y gritó al teléfono: “¡No te imaginas, hoy es el día más fantástico de la vida! Ya seguía corriendo por pura inercia, desesperado, ¡llegaba terriblemente tarde! ¡Y el tren me estaba esperando! ¡Llegaré! ¡Iré a tiempo para verte! ¡Viva!”. Y todos de repente sonreímos, nos relajamos, como si todos hubiéramos estado esperando especialmente en el andén para que él pudiera llegar a tiempo a verla a ella con su pastel. Viajamos, sonreímos, llevamos ese pastel a su destino. © akoulev / Pikabu
  • El año pasado celebramos el Año Nuevo en un restaurante. Mi esposo realmente no quería ir allí, dijo que hubiera preferido irse a la cama, nos peleamos por eso. Estábamos sentados ofendidos, con el estado de ánimo arruinado. Y entonces el restaurante realizó un sorteo de premios dependiendo del número de la mesa que ocupabas. Mi esposo ganó unos AirPods y alguna otra cosita. Luego dijo, contento: “Menos mal que, después de todo, fuimos”. © Sandwich / Genial.guru
  • Un día, a principios de la década de 2000, mi hermana y mis sobrinos fueron a un banco. Mientras mi hermana llenaba los formularios, mi sobrino pidió que le comprara un boleto de lotería. En ese entonces costaba unos 0,20 USD o 0,25 USD. Eligió de un paquete, borró la capa protectora y ganó un premio de 0,50 USD. Compró otro: de nuevo un premio. Y así 10 veces seguidas. Terminó con unos 50 USD en las manos (menos el dinero gastado en los boletos). Se fue del banco contento. Fueron de compras y luego mi sobrino pidió comprar más boletos. Fueron al banco, él se acercó a la ventanilla: “Deme más boletos”.
    -No hay más. ¡Después de que te fuiste, los de la fila los compraron todos! Se llevaban de a 10 y de a 20.
    -¡Ohh! ¿Ganaron mucho dinero?
    -¡No hubo ni uno solo boleto ganador! © Ekaterina / Genial.guru
  • Esto pasó en el año 1985 o 1986. Entonces todos coleccionaban estampillas, y yo, por supuesto, también. Estudiaba en el turno tarde, en invierno salía de la escuela cuando ya había oscurecido. Una vez, como siempre, fui al quiosco para mirar estampillas. Y ahí: ¡un milagro! ¡Un juego de 100 estampillas por 3 USD! No había nada que quisiera más que obtenerlas, pero sabía que mi madre no me daría dinero. Frustrado, di la vuelta a la esquina del quiosco para irme a casa, ¡y allí, en el suelo había justo 3 USD! Naturalmente, compré las estampillas y corrí feliz a casa. Lo recordé por el resto de mi vida. Nunca más tuve tanta suerte ni experimenté un sentimiento de tanta felicidad absoluta. © strebit / Pikabu
  • Compramos un auto usado. El tablero hacía ruido. A regañadientes, mi marido decidió arreglarlo. Quitó el panel y allí había un paquete. En el paquete había 135 USD. El resto de los componentes del coche ya los desmantelamos con más entusiasmo. © Oídoporahí / VK
  • Hace unos 6 años, estaba deprimido porque nadie me contrataba debido a un antecedente penal. Un día vi una nueva tienda de ropa masculina y fui a echar un vistazo. Un anciano estaba sentado en una mesa sucia, rodeado de cosas. Le dije que era mejor exhibir las camisetas para que la gente las viera y me ofrecí a repartir volantes mientras tenía tiempo libre. Le dije al anciano que estaba buscando trabajo y le expliqué por qué no me contrataban. Él respondió que no necesitaba empleados. Pero igual le di mi número por si acaso. Una semana después, me llamó y me ofreció el puesto de gerente de la tienda. Resultó que ese hombre era el dueño de una gran empresa de distribución europea y trabajaba con marcas de renombre. ¡Fue el día más afortunado de mi vida! © Lou Lint / Quora
  • Esto sucedió hace casi 30 años. Compramos una televisión a color. Junto con el televisor, se nos entregó un formulario que teníamos que completar y enviar a la dirección especificada. Al final del formulario había un espacio vacío, y allí había que escribir un eslogan sobre el fabricante del equipo, y al ganador se le prometía un premio: un viaje a Singapur. Nunca creí en tales promociones, pero junto con mi esposo e hijos redactamos un eslogan y envié el formulario. Después de 15 días recibimos una carta que decía que habíamos ganado el premio. ¡Fue como un sueño! © Rukmini Hindupur / Quora
  • Esto fue hace mucho tiempo. Mi hijo aún era pequeño, y le encantaba tener monedas de un centavo en el bolsillo. La historia en sí: acababan de abrir una tienda que se llamaba “Un centavo” y mi hijo y yo fuimos a comprar víveres allí. Faltaba una semana para la Navidad, así que habíamos comprado muchas cosas. Ya en la caja escuchamos un anuncio: “Si hay alguien que tenga exactamente un centavo, todos los bienes de su canasta valdrán 1 centavo”. Cuántos besos se ganó mi hijo, puedes imaginarlo. Gritó mucho de alegría, ¡se escuchó desde la calle! © Natasha Omelchenko / Facebook
  • Tenía unos 10 años, mi madre y yo viajamos a la capital a comprarme ropa para la escuela. Salimos del metro, ¡y la bolsa de mi madre estaba cortada y la billetera había desaparecido! Me eché a llorar, realmente quería esa ropa nueva. Mamá estaba de pie, maldiciendo. Y luego vi que algo brillaba cerca de un cesto. Me incliné y eran unos increíbles pendientes de oro con piedras (con topacio, como supimos más tarde). Se los mostré a mi madre, le dije: “mira, una compensación por nuestra pérdida”. Y ella me respondió con una sonrisa: “Me parece mucho por una billetera de cuero sintético. ¡Porque no había dinero en ella! ¡¿Quién en su sano juicio pone dinero en una billetera yendo a un mercado?! Lo puse todo en el brasier. Escondido está más seguro. Solo me daba lástima la bolsa, era casi nueva”. Y fuimos contentas al mercado, compramos todo para la escuela y un bolso nuevo, y luego entregamos los pendientes a una casa de empeños y también compramos un reproductor de casetes para mí.
  • La situación más épica de una suerte increíble me pasó hace 2 años. Estábamos celebrando el cumpleaños de un amigo en un restaurante. Éramos 4 parejas, la comida era deliciosa, la noche ya de por sí era hermosa. En ese momento en el lugar había una oferta especial para los visitantes del restaurante: te entregaban un par de dados; si alguien lograba sacar 2 seis, esa mesa recibía de regalo una jarra entera de una bebida de frutas. Decidimos probar la suerte, y por alguna razón me dieron los dados a mí... ¡Y saqué esos 2 seis! Nos trajeron la jarra. Pero aún no habíamos terminado. Después de un rato, la camarera se nos acercó y nos dijo que los ganadores tenían otra oportunidad de ganar otra jarra. ¿Y, qué piensas? ¡Saqué 2 seis de nuevo! La camarera ya no se nos acercó más con esos dados. © Katya Evgrafova / Facebook

¿Sueles tener suerte o eres de los que tienen que conseguirlo todo con mucho esfuerzo?

Compartir este artículo