Genial
Genial

19 Personas que vivieron situaciones tan locas como para creer que estaban siendo filmadas

Encontrar objetos perdidos hace años, pensar en alguien y verlo en el supermercado, o hasta sorprendernos al hallar dinero en la calle son situaciones que nos hacen mirar para los costados y pensar en la suerte que tenemos. A estas 19 personas les pasó algo similar, pero a un nivel que los hizo preguntarse si estaban en una película o en la vida real.

  • El año pasado mi madre usó su anillo de compromiso y se le cayó la piedra, pero no se dio cuenta dónde había sido. La encontramos en el estacionamiento del centro comercial, justo en la entrada peatonal. © XSeRcHX / Twitter
  • Perdí una manta echa a mano por mi mamá. La encontré en las manos de una nena, tres días después, atándola a una reja por la que habíamos pasado mil veces durante esos días y justo esa noche nos íbamos. Ella y su papá vendían pulseras tejidas en la calle y venían en bicicleta desde otra provincia. Le compré una pulserita por más de lo que realmente valía, le di las gracias y cosí la pulsera a la mantita. Gracias a Ámbar y a su papá. © Napolitanaporfa / Twitter
  • En los 90 mi padre iba a viajar y olvidó algo importante. Simultáneamente, mi madre marcó a un número de la agencia (era un teléfono público) y justo contestó mi papá, vaya sorpresa para ambos. © RCerqueiraN / Twitter
  • Ayer me estaba acordando de alguien que no veía hace años. Recién, yendo al supermercado, me acabo de cruzar a esa persona y me dijo que estaba por ahí porque se había bajado mal del colectivo... © martinp5_ / Twitter
  • Decidí volver caminando a mi casa en vez de tomar el colectivo, y en el camino me encontré 1800 pesos. © NazaPereyra248 / Twitter
  • Se cruzaron dos personas aparentemente conocidas y se saludaron desde lejos, siguieron caminando, él se dio vuelta y se empezó a reír. Cinco segundos después, ella hizo lo mismo. No se dieron cuenta de que se dieron vuelta los dos, solo lo vi yo. La vida es una película. © roussse_ / Twitter
  • Subió una señora al colectivo y le ofrecí mi tarjeta. Me quería dar 100 pesos y le dije que no, que los usara para la vuelta. Me dijo que era la dueña del quiosco de enfrente y que podía ir a la tarde a buscar algo para tomar. La acción del día me regaló refrescos gratis. © RamirooZapataa / Twitter
  • Una vez en el transporte público se me cayó la tarjeta de identidad escolar (pase escolar, en Chile). Me di cuenta más tarde y estaba bastante molesto al respecto, a punto de llorar. De la nada, como 8 horas más tarde, llamó mi tía diciendo que había encontrado mi pase en el transporte público. Aún le doy vueltas a cuál era la probabilidad de que se subiera al mismo que yo y de que lo hubiera visto, y además que nadie se lo hubiera llevado. © NotFamousForNow / Twitter
  • Mi padre perdió su anillo de boda. Años después, al trasplantar unos geranios, apareció semienterrado en una maceta. No se imaginan la alegría (lo había perdido otra primavera, haciendo lo mismo). © Carmenteco / Twitter
  • Yo perdí un pendiente de mi madre, que ya había fallecido, mientras daba un paseo por el campo a las afueras de un pueblo al que me habían invitado por primera vez. Al día siguiente dimos otro paseo y de pronto, en el medio de la nada, miré al suelo y allí estaba el pendiente. © almu_t / Twitter
  • Hace años perdimos a mi tío en un accidente. Días después mi padre encontró su cruz en el mismo lugar. La perdió varias veces, pero siempre la encontró nuevamente. Creo que está destinada a estar con él. © dialisis_p / Twitter
  • Cuando era pequeño, perdí mi trompo en el parque. La semana siguiente fui a recoger a mi abuela a misa y una señora me preguntó si quería un trompo que había encontrado; ella no tenía nietos a quienes dárselo. Era el mío. © Anomen77 / Twitter
  • Cuando falleció mi mejor amigo, enterré con él un brazalete que me hizo un artesano mochilero y que llevé puesto durante 5 años. Un mes después hice un viaje a Chile y ahí estaba el artesano, tenía exhibido el mismo brazalete tejido, con la misma piedra. © Caro180102 / Twitter
  • Un abril de hace casi nueve años, vi a una perrita en adopción en una página. Instantáneamente me enamoré de ella. Hablé con la asociación y fui a recogerla. Ese mismo día me encontré 1000 USD en la calle tirados en un paso de peatones y unos días más tarde, supe que estaba embarazada de mi primer y único hijo. Siempre he dicho que ella es mi niña de la suerte.

Muchas veces nos pasan cosas tan locas que nos hacen preguntarnos si hay cámaras ocultas en la habitación. ¿Qué es lo más extraño que te ha sucedido y que te ha hecho sentir que estabas en una película?

Imagen de portada carolgMundi / Twitter
Genial/Historias/19 Personas que vivieron situaciones tan locas como para creer que estaban siendo filmadas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos