Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Casos cuando las personas se quedaron boquiabiertas por la inteligencia de sus mascotas

8-36
50k

Adoramos a nuestros amigos peludos, nos alientan con su sensibilidad, inteligencia e ingenio. Algunos salvan vidas, otros apoyan a sus propietarios en tiempos difíciles. Pero otros se aprovechan descaradamente de nosotros tramando planes tan astutos que incluso un villano insidioso podría envidiarlos.

En Genial.guru nos impresionaron las historias sobre nuestras mascotas que mostraron un ingenio asombroso y una vez más demostraron que entre ellos también hay genios.

  • A mi gato le encanta el queso. Bueno, creyendo que el gato no sabía nada de quesos, compré un queso para mí, y uno más barato para el gato. Le di un trocito del mío y lo comió con mucho gusto. Entonces le ofrecí el más barato y el animal alejó su cara. Pensando que era pura casualidad, sin poder creer que mi gato fuera un experto en quesos, llevé a cabo un experimento, le ofrecí uno y el otro al azar. ¡No se equivocó ni una sola vez! © Szenghis Szenghis / AdMe
  • Mi hijo decidió sorprenderme preparando crepas. Pero, en el pleno proceso, decidió tomar un respiro, se acostó en la cama para revisar su cuenta de Instagram y se quedó dormido. En ese momento, yo también estaba durmiendo y no sentía el olor a crepas quemadas. Entonces, nuestro gato entró corriendo en mi habitación y se puso a maullar muy fuerte para que me despertara. Si no fuera por él, nos habríamos quemado. © Wing Chong / Quora

El gato que ayudó al dueño a prevenir el incendio.

  • Tenía una perrita llamado Sophie. En general, pertenecía a mi hija, por lo que yo no tuve nada que ver con su adiestramiento: no le enseñé ningún truco, ni siquiera paseé con él. En ese momento, mi novio también tenía un perro. El animal era travieso y mi novio no podía con él, así que me pidió que lo adiestrara. Una vez traté de enseñarle a hacer volteretas. La mascota no quería obedecer, ni siquiera por comida, y al final estaba exhausta y decidí tomar un descanso. Entonces Sophie, que había estado observando desde la otra habitación todo este tiempo, se me acercó, me miró a los ojos e hizo una voltereta perfecta. Inmediatamente, la recompensé con una golosina. Pero cuando le pregunté a mi hija, resultó que tampoco le había enseñado ningún truco a Sophie. © Jamie Herman / Quora
  • A nuestro perro le encantaba cuando lo cepillaban. Tenía un cepillo personal que estaba guardado en una estuchera. Si la puerta del armario estaba entreabierta, el perro la tocaba con el hocico y, cuando le pedía “Paul, trae el cepillo”, lo sacaba y me lo traía. En agradecimiento, recibía una sesión de cepillado. © Marina / Genial
  • Decidimos llevar al perro a la peluquería canina, nos apuntamos para el jueves por la noche. El miércoles, el perro comenzó a cojear, rechazó la comida y parecía moribundo. Decidimos que se había peleado con nuestro perro mayor. Revisamos su cuerpo y no encontramos ninguna mordedura. La cojera era muy notable, pero cuando lo examinamos, todo parecía ser normal... Decidimos observarlo. Por supuesto, cancelamos la visita a la peluquería. ¡Y el jueves por la noche, tan pronto como cerró el salón, el perro de repente se “recuperó”! Se puso a correr tras el perro mayor, comió dos tazones de concentrado y parecía ser el más feliz del mundo. Entonces, quedó claro: estaba fingiendo su cojera. Volvimos a pedir cita en el salón de belleza canina, pero esta vez en secreto. Entendió lo que estaba sucediendo hasta que llegamos a la puerta de la peluquería, pero ya no había vuelta atrás. © SheHoHoHovik / Genial
  • Mi perro se sentaba al lado del piano. Un ladrido corto significaba que yo tenía que empezar a tocar, otro más fuerte me ordenaba que me apurara, y el animal recurría al ladrido aún más fuerte cuando no hacía caso a los dos primeros. Y no se detenía hasta que venía y comenzaba a tocar el piano. © Marthe Ledoux / Quora

El perro aficionado a la música.

  • Mi perro, cuando era más joven, solía recurrir al siguiente truco: hacía ruido en el pasillo o se ponía a aullar hasta que alguien venía a averiguar lo que pasaba. Mientras tanto, el perro entraba corriendo a la habitación y se acostaba en el lugar de esta persona. Cuando la persona regresaba, la mascota fingía estar dormida. Era extremadamente difícil moverlo porque era un animal grande y regordete. © thecure / Pikabu
  • Una vez, estando en la casa de campo, mi papá arrojando los trocitos de la comida más sabrosos al gato dijo: “¿Por qué tenemos que alimentarte? Deberías comer ratones”. El gato se ofendió, se fue, y a la mañana siguiente entró en la casa maullando, como si estuviera llamándonos. Lo seguimos al jardín, y en la escalera de 7 escalones encontramos 7 ratones muertos, uno en cada escalón. Y el gato se sentó orgullosamente a su lado, lo hizo para enseñarnos que se había ganado las delicias que le estábamos dando. © Julia-Pilulia / Genial
  • Mi perro odiaba a los veterinarios más que a nada. No sé por qué: los visitamos solo para vacunarlo y nunca tuvimos ningún problema. Pero tan pronto como oía la palabra “veterinario” o “vacuna” en nuestra conversación, inmediatamente se escondía como si su vida dependiera de ello. © Ron Pleece / Quora
  • Mi amiga recogió un gatito en la calle, se lo llevó a su casa, lo acarició y le dio de comer. Dentro de poco, se convirtió en un gato pelirrojo grande. Una vez, mi amiga cayó enferma. Fue al terapeuta, quien le recetó algunos medicamentos, incluido co-amoxiclav. La chica tomó una pastilla y se fue a la cama. Después, me contó que estando dormida sintió que se estaba sofocando, pero no podía despertarse. De repente, su gato la despertó, arañándole el hombro con las garras y chillando como un poseído. Mi amiga llamó a una ambulancia, resultó que era alérgica a co-amoxiclav, casi se muere. © Kisunder / Pikabu

“Mi gato hizo su agujero personal en las persianas para espiar”.

  • Recientemente, estaba preparando la cena, quería comer y acostarme. La cena me salió un poco quemada. El sabor no se vio afectado, pero olía ligeramente a humo. Entonces, me puse a cenar y noté que mis hurones se metieron en el rincón donde estaba el enchufe y se quedaron allí gruñendo. En eso momento, el olor se hizo muy fuerte. Me apresuré a la toma de corriente, apagué todo, y me di cuenta de que el problema no estaba en ella, sino en el estabilizador de tensión: se quemó, se fundió parcialmente, pero seguía funcionando y se sobrecalentaba. Si los hurones no me hubieran advertido, me habría ido a la cama, y, a lo mejor, se habría producido un incendio. © Rory / Pikabu
  • Cuando era niño, tuve una perrita, una mestiza de perro salchicha y otra raza desconocida. Le permitíamos pasear sola, solo que Matilda (así se llamaba), tenía las patas demasiado cortas para bajar la escalera desde el séptimo piso. Por lo tanto, teníamos que llamar el ascensor y enviarlo desde el séptimo hasta el primer piso. Después de pasear, Matilda se ponía a ladrar debajo de las ventanas hasta que se asomaba alguien de la familia, entonces, entraba por la puerta principal y se quedaba esperando hasta que le enviaran el ascensor que la llevaba a casa. © Ena / Genial
  • Una vez, mi esposo y yo tuvimos una pelea, estábamos uno frente al otro teniendo una acalorada discusión. En ese momento, el gato saltó hacia nosotros, gruñendo amenazadoramente. Me mordió la pierna, también mordió a mi esposo (aunque era muy raro que mordiera y gruñera). Clavó sus garras en nuestras piernas y comenzó a regañarnos en su lenguaje felino. Entonces nos dimos cuenta de que nuestro gatito nos estaba prohibiendo pelear. © Julia-Pilulia / Genial
  • Tengo dos gatos: Henrietta y Cleopatra. Henri es un cornish rex con pedigrí, y a Cleo la encontré en la calle. En un momento, Cleo decidió que tenía que agradecer a sus dueños por el hogar, entonces comenzó a traer la pelota, como si fuera un perro. Trae una pelota, la deja a mi lado y se pone a maullar diciendo “Tírala”. Tiro la pelota, y la gata se pone a hacer todo tipo de acrobacias en el aire; saltos, volteretas, es decir todo un espectáculo. Una vez, lanzamos la pelota a Cleo, elogiándola, por supuesto, en ese momento se abre la puerta y entra Henrietta con una pelota en la boca. Se acercó a nosotros, soltó la pelota, nos miró con desprecio, se dio la vuelta y se fue. Como si estuviera diciendo, también puedo hacerlo, pero estoy por encima de todo eso: paso de traer las pelotas y montar espectáculos. No me lo permite mi sangre azul. © Nata Serikova / Genial

“El gato usa cámaras de vigilancia para cazar ratas”.

  • En plena noche, cuando estaba trabajando en la computadora, mi perro se puso a aullar. Me levanté para averiguar qué pasaba, y el perro fue hacia la cocina. Decidí que tenía hambre y fui tras él, pero resultó que los vecinos tenían un lavavajillas defectuoso y habían inundado mi cocina. Inmediatamente los llamé sin dejar de sorprenderme cómo el perro había logrado escuchar el sonido de las gotas que caían en el otro extremo del departamento. © unknown author / Quora

  • Cuando era niña, una amiga de mi mamá tenía un periquito. Solía quejarse de los niños como su madre: “¡Sergio, deja las travesuras!”, o “¡José es una caca!”. Cuando uno de los hermanos estaba estudiando historia, el pájaro aprendió “Genghis Khan” y por la noche dijo: “Genghis Khaan, Genghis Khaan... es una caca”. Aparentemente, hizo su evaluación de la situación política en Asia Central del siglo XII. © trollkvinnan / Genial

  • A mi gato le gusta vivir en la casa de campo, pero mi madre regresa periódicamente a nuestro departamento para lavar la ropa y se lleva al gato con ella. La mascota suele sentir a qué día y a qué hora irán. Media hora antes de partir, se esconde debajo de la cama, entre las mantas y almohadas, y no hay forma de sacarlo de allí, se aferra con sus garras a todo lo que se cruza en su camino. Al mismo tiempo, cuando mamá le pone su transportín, enseguida se mete dentro, solo le falta aprender a cerrar la cremallera. © Marina

  • Tengo tortugas terrestres viviendo en un terrario. Por la noche las libero para que paseen por la habitación, es decir, para estirar las patas. A veces ellas mismas abren las puertas del terrario (son corredizas), se arrastran hasta el borde, miran hacia abajo y, si la cama del gato se encuentra debajo, se lanzan. © Shpingozin / Pikabu

  • Cada vez que lloraba, mi gato venía y se ponía a lamer mis lágrimas. Me abrazaba hasta que me sentía mejor. Se ponía a hacer varias estupideces: rodaba por el suelo como un perro, saltaba sobre mi cabeza, se sentaba en mi pecho y me daba patadas en la cara para captar mi atención. Todo esto para hacerme sonreír. © Brigit Lilah / Quora

  • Tenemos una cuerda atada a la lámpara de pared para no tener que buscar con la mano el interruptor. Los gatos aprendieron a tirar de esta cuerda por la noche cuando tenían hambre. Estás durmiendo y de repente se enciende la luz. © carcagnosso / Genial

  • Una vez, mi perro estaba en casa con mi novia. Ella se quedó dormida, olvidando apagar el cigarro, y la cama se incendió. El perro saltó a la cama y comenzó a lamerle la cara hasta que se despertó. Estoy seguro de que, si tuviera dedos, habría agarrado un extintor y apagado el fuego él mismo. Es curioso que, antes de esto, a mi novia no le agradaba este perro. Después de eso, se hicieron amigos, y el animal incluso la ayudó a limpiar la nevera. © Mike Murphy / Quora

  • Cuando nuestro bull terrier tenía 4-5 meses de edad, quedó cojo de la pata delantera derecha. Bueno, nos asustamos, comenzamos a tomarlo en brazos para subir y bajar las escaleras, para subir y bajar al sofá, etc... Después de un par de días, el cachorro se olvidó de su cojera, saltó de la escalera hacia la puerta de entrada como si nunca hubiera estado cojo. Entonces le dije a mi marido; mira, ya se recuperó, mi esposo volteó a ver, el artista de nuestro perro se sentó levantando la pata izquierda, que incluso le estaba temblando. En ese momento, mi marido le dijo: “¡Esa no!”, y enseguida cambió la pata. Es muy pícaro. Ya tiene 6 años, pero siempre, cuando lo regañamos, levanta la pata, nos mira a los ojos con lástima, como si estuviera diciendo: no me regañes, estoy enfermo. © Shtusha Kutusha / Genial

¿Qué cosas han hecho tus mascotas para sorprenderte?

8-36
50k