Genial
Genial

20+ Detalles de la vida en diferentes países que dejan a los extranjeros con la boca abierta

Los viajes nos muestran lugares conocidos de películas y libros y nos regalan nuevas impresiones. Solemos acostumbrarnos a una determinada forma de vida, pero resulta que incluso después de un par de horas de vuelo podemos llegar a un lugar con personas con una cultura completamente diferente. Algunas veces nos puede causar admiración y otras nos puede sorprender inmensamente.

Genial.guru leyó las historias de los internautas que se fueron al extranjero y recibieron una experiencia inolvidable.

Actitud hacia los niños

Mi hijo (1,5 años) y yo subimos a un autobús en Ankara, Turquía. Mi hijo se pegó al vidrio detrás del conductor porque vio un gran volante, botones y un panel iluminado. Estábamos ocupando el paso y la gente probablemente pensaba que éramos unos extranjeros maleducados. Después de 5-6 paradas, el conductor frenó y dejó que mi hijo se sentara ante el volante junto con él. Nadie nos dijo nada y seguimos adelante. © Dunya Peredelkina / Facebook

***

Vivimos en Corea del Sur. Aquí la gente es muy amable y bondadosa. Si eres una mamá con un niño, ningún coche te tocará el claxon para que cruces la calle más rápido. Un día, mi hija y yo íbamos por un camino estrecho y yo ni siquiera sabía que era una calle. Estábamos caminando tranquilas, pero dando la vuelta, vi que unos 5 carros estaban detrás de nosotras. Mi hija y yo nos orillamos y los conductores nos mostraron gestos de que camináramos sin prisa. ¡Fue tan lindo de su parte! Nadie refunfuñó y mucho menos tocó el claxon. © Yulina Kan / Facebook

***

En Japón, vi cómo niños de 4 años iban solos al jardín de niños. Cruzaban la calle con la mano levantada para que los conductores pudieran verlos. La gente te llamaría loco si dejaras a tu hijo de 4 años ir caminando solo por las calles de Los Ángeles, aunque fuera por 5 minutos. © Jomer Belisario / Quora

Reglas de conducta en los lugares públicos

Antes de entrar en los restaurantes japoneses, tienes que quitarte los zapatos. Y si vas al baño, tienes que ponerte zapatos, allí mismo se pueden encontrar unas pantuflas para los visitantes. © Oxana Kochergina / Facebook

***

Soy británico, una vez hice una gira por Europa dando conciertos en los festivales. Si tenía suerte, podía haber una ducha dentro del camerino, pero normalmente los organizadores colocaban las regaderas entre el bastidor. Casi en todas partes era así, excepto en Alemania. No había separadores entre las cabinas y estaban colocadas tan cerca que, al bañarte, podías tocar a alguien por casualidad. Aunque fueras un técnico de guitarras o el vocalista principal de un grupo musical, todos se duchaban juntos. © Dave Samwell / Quora

***

Vivo en Alemania. Cuando llegamos a Colonia, fuimos a un parque acuático. Esperábamos pasar todo el día allí: subiendo en los toboganes y relajándonos en las tinas calientes. Tuvimos suerte de que no había mucha gente, a pesar de ser mitad de semana. Todo fue genial hasta las 4:00 p. m. Después miré a mi alrededor y vi a las personas completamente desnudas. Resultó que era el día de los nudistas desde las 4:00 p. m. hasta la hora de cierre. La señora de la taquilla se rio de nosotros, ya que estaba segura de que lo sabíamos. Pero, al parecer, no éramos los únicos, y entonces ella sacó dos cupones de regalo para 2 horas para visitar el parque cualquier otro día como una disculpa. Pero nunca los usamos. © Negutor / Pikabu

Una amiga desde hace mucho tiempo vive en Finlandia y está acostumbrada a todo. Aun así, le sorprenden las tradiciones locales. Un día, sus suegros estaban en la sauna completamente desnudos. De repente, un vecino abrió la puerta y les preguntó, sin sentir vergüenza: “¿Dónde está la leche?”. Resulta que, como tienen una granja, los vecinos pueden ir por leche fresca a cualquier hora.

Actitud hacia el progreso tecnológico

En Serbia no hay páginas web que te ayuden a buscar un servicio de cualquier tipo y otras cosas bastante habituales. ¿Quieres alquilar un departamento? Hay un par de sitios web con precios muy altos y solo te proponen pocas opciones. Normalmente, para hacerlo, tienes que comprar un periódico, buscar un anuncio, como antes, en el que dice que se está alquilando un departamento con un número de teléfono para marcar. A continuación, llamas a la persona preguntando por la ubicación, el precio y el tipo de vivienda. © eugen.gazgen / Pikabu

***

Vivo en Alemania. El sistema de pago con tarjeta aún no está tan desarrollado, especialmente en las tiendas pequeñas, las panaderías y demás. El 99 % de las veces prefieren que pagues con efectivo. Una vez, viajamos al sur de país y fuimos a comer. Todo se veía muy bonito y lujoso, el mesero estaba vestido incluso mejor que yo y las mujeres tenían puesta ropa cara... Bueno, comimos carne con picatostes y nos trajeron la cuenta. Estaba seguro de que en ese establecimiento se podía pagar sin efectivo, así que saqué mi tarjeta. Sorprendentemente, recibí una respuesta inesperada del mesero: “Estimado comensal, nuestro restaurante atiende a las personas desde el año 1800, respetamos las tradiciones y no aprobamos todas estas tendencias modernas del dinero virtual”. En pocas palabras, solo aceptaban efectivo. Tuve que ir corriendo hasta el cajero automático más cercano. © Auswanderer / Pikabu

Espacios públicos cómodos

El fin de semana fuimos a navegar en una barca por el lago Saimaa, en Finlandia, y la mitad del día la pasamos en la isla de Ilkonsaari. Me sorprendí tanto de que en la isla, que se ubicaba a unos 50 minutos navegando en una barca de la ciudad más cercana y que se podía recorrer en media hora, hubiera 4 lugares equipados para hacer carne asada. Podías conseguir leña, una sierra y un hacha para cortar más, así como cepillos para limpiar e incluso un sacacorchos.

Sensación de seguridad y confianza de las personas de alrededor

Una vez, en un estacionamiento en España, una chica cerró su coche y se fue. Fui a alcanzarla para decirle:
— ¡Señorita! Sus vidrios están abajo.
— Lo sé.
 Pero tiene un bolso adentro...
—¡Lo sé! — y luego se fue a tomar un café. © spec1alone / Pikabu

***

En un centro comercial de Montenegro pueden estacionar un coche y dejarlo bloqueando el paso del tuyo, pero suelen dejar las llaves en el carro. Así, en caso de que llegues antes, tú mismo lo puedas mover. © Kovalevan7 / Pikabu

***

Vivo en Alemania. Ayer mis amigas y yo fuimos a una cafetería. Llegué en mi bicicleta. La dejé fuera de la cafetería sin abrochar. Luego fuimos a dar una vuelta, pero me olvidé de la bicicleta y solo hoy me acordé de ella. Enseguida fui por ella y vi que aún seguía allí. © Ekateri21596145 / Twitter

Regalos inesperados

Fui a cortarme el cabello por 50 liras turcas (6 USD). Me cortaron muy bien el cabello, además me ofrecieron una mascarilla, me alinearon la barba y me invitaron una taza de té y baklava. Fue la mejor y más barata experiencia en una barbería. © AirportCreep / Reddit

Atención especial a los turistas

Nací en Brasil y por primera vez viajé a Dinamarca. La amabilidad de la gente fue lo que más me sorprendió allí. En una cafetería, un chico comenzó a hablar conmigo y se ofreció a enseñarme los lugares de atracción turística al día siguiente. Cuando le dije a mi amigo que me dolían los pies de tanto caminar, se ofreció a darme un masaje de pies. En otro momento, estaba viendo un mapa del metro y un desconocido se ofreció a ayudarme. ¡Me sentía como una princesa! © Gia Giampãolo-Garcia / Quora

***

Si le pides agua a alguien en Georgia, entonces pueden no solo traerte algo para tomar, sino también pueden invitarte a su casa y poner la mesa. © David Pipia / Facebook

Gastos

En Inglaterra, suelo comprar los boletos de antemano directamente en la estación de tren porque el cajero siempre me recomienda la opción más barata. Sale más rentable que comprarlos en línea. Una vez fui testigo de cómo un revisor en el tren verificaba los boletos de una chica que no había conseguido comprarlos en la estación. Y no tenía suficiente dinero para comprar un boleto. En ese momento se fue, siguió verificándolos y volvió después de un par de estaciones. Como resultado, le vendió un boleto de la última estación e incluso le sobró el cambio. © Tatjana Cesniuk / Facebook

Hábitos domésticos

Me sorprendió que, en Japón, hubiera una gran cantidad de lavadoras lavando la ropa solo con agua fría. Al principio, no tenía tanta confianza en esto y compré una lavadora con una manguera para poder llenarla con agua caliente de la bañera. Pero al final me rendí y también comencé a lavar la ropa con agua fría. Si tengo prendas muy sucias, entonces primero las dejo remojando o las lavo a mano. © Maria Prokhorova / Facebook

Peculiaridades de conocer a una posible media naranja

En Dinamarca abrí una aplicación de citas y me sorprendió lo que, según los hombres daneses, puede atraer a las chicas. Mi padre habría llorado de la emoción. Es que la mayoría de los hombres tenían fotos en donde estaban sosteniendo un pescado recién capturado. © Copine / Pikabu

Y tú, ¿qué descubrimientos inesperados has hecho durante tus viajes?

Compartir este artículo