Genial
Genial

20+ Lectores de Genial compartieron sus rarezas, que parecen más divertidas que extrañas

A veces desarrollamos costumbres que no necesariamente son las más comunes y corrientes en el mundo. Contar las palabras al hablar, tocarse las orejas a cada rato y escuchar los propios latidos del corazón son algunas de las cosas que nuestros lectores consideran extrañezas y quisieron compartir con nosotros. También nos contaron todo aquello que hacen que les parece un poco disparatado.

En Genial.guru, nos encanta que las personas sean únicas y que tengan cosas que las haga diferentes de las demás, por ello, elegimos algunas historias para compartir contigo.

  • Cuando voy al baño, corro la cortina de la regadera para estar segura de que no hay nadie escondido ahí 😅. © Lara EG / Facebook
  • Siempre tengo que llevar aretes, porque tengo la manía de tocarme la oreja. Todos los ganchos en el armario tienen que estar colocados en el mismo sentido. © Ana Belén García Agüero / Facebook
  • NUNCA, NUNCA, NUNCA me he puesto la alarma de un despertador, NUNCA, NUNCA, NUNCA. © Patricia Maza Solana / Facebook
  • Tengo un día en el mes en el que me gusta salir solita 😊, sin nadie, solita, y me siento superbién. © Gr Kath / Facebook
  • El café me da sueño, ¡incluso solo con el aroma del café comienzo a cabecear! Lo tomo en las noches cuando quiero dormir profundamente. Igualmente, tengo olfato de “perro”, cualquier olor, por muy sencillo que sea, lo percibo muy fuerte y en ocasiones me genera náuseas y dolor de cabeza. © Kathylikha / Facebook
  • Tengo una conexión muy rara con mi marido, que siempre me sorprende cuando ocurre. Por ejemplo, cuando estoy pensando en comer algo, al ratito él me dice: ¿qué tal si comemos tal cosa? Y es lo que yo estaba pensando. O pienso en una persona y me viene a preguntar por eso mismo. Siempre me asusta. © Nataly Farias / Facebook
  • A veces, cuando duermo, en uno de mis oídos escucho mi corazón latir. © Ayelen Vazquez Barrul / Facebook
  • Me di cuenta, hace un par de años, de que puedo regular y controlar algunos malestares físicos poniendo las dos manos sobre el sector adolorido. Por ejemplo, este lunes por la tarde me dio una puntada muy fuerte en el intestino grueso y me bloqueó la parte izquierda del tórax hasta arriba del corazón dificultando la respiración. Me recomendaron que me viera un médico, pero me pase 3 días con las manos en esa zona y se fue solo. © Carlos Mattos / Facebook
  • Muchas veces, relaciono los olores con figuras geométricas 😛🤪😂. © Rosmy Rodríguez / Facebook.
  • Cuando no puedo encontrar algo importante, como mi identificación o la tarjeta de débito, me pongo a chiflar una melodía de suspenso para darle más drama al momento. © Alan Hidalgo / Facebook
  • Me doy cuenta de que tengo una memoria increíble. A mis casi 90 años, me acuerdo de los cumpleaños de mis compañeros de escuela, de los de mis compañeros de trabajo, las fechas que he escuchado, como el hundimiento del Titanic. Ahora, si me preguntan qué ropa tenía una persona que acabo de ver, no lo registra mi mente. Cosas de la vida, solo registro las fechas. © Isabel Ana Bonnin / Facebook
  • A veces, necesito tocar cosas o hacer algo un número determinado de veces, la mayoría de las ocasiones son 3 o 6 toques. Por ejemplo, si abro con la mano una puerta, tengo que ir y tocarla dos veces más, si no lo hago, quedo con eso en la mente y no me deja tranquila. Y si algo me llama la atención, y no le presté suficiente atención, tengo que devolverme a verlo. © Kimberly Millanao Vergara / Facebook
  • Me encantan los perfumes y las cremas, tengo infinidad de ellos y, a pesar de que no se agotan, sigo comprando más. Cuando se acaban, me da pena tirarlos, así que suelo juntar los envases en una bolsita de regalo. Mi mamá me dice que soy acumuladora, pero es porque sus envases me encantan, además de que siguen oliendo rico. En mi mudanza, los tuve que tirar y ahora me compré un organizador giratorio de cristal y es encantador, ahí puedo ver todos mis perfumes y cremas girando. © Adhriana CE / Facebook
  • Me gusta estar sola y que no dependan de mí, ser libre. Recuerdo mis disparatados sueños y todos tienen un significado, es como estar en otra dimensión. © Renee Fernandez / Facebook
  • Me gusta la trova, la música vieja. Me regresa a otros tiempos y acomoda mi alma, añoro a los que ya no están conmigo. © Angela Barberena / Facebook.
  • Suelo conversar conmigo mismo, tengo discusiones internas y a veces hasta peleas. Suelo sentir que hay tres personas dentro de mí: el que se arriesga a todo, el que siempre tiene miedo y el que trata de que los dos anteriores estén bien. © Xalo Durand / Facebook
  • Puedo escribir en un cuaderno sin mirar y quedan perfectamente paralelas las líneas de la escritura. También puedo maquillarme sin usar espejo. No soporto que me toquen la nariz y debo usar cotonetes siempre después de la ducha. 😜🥴 © Doris Berdichevsky / Facebook
  • Me gusta platicar con gente desconocida, sobre todo hombres jóvenes o mujeres mayores. Me encanta escuchar historias donde me quede pensando en mil posibilidades de su desenlace. © Darynkayna Mar / Facebook
  • Tengo cosquillas en absolutamente todo mi cuerpo y en muchas partes específicas no soporto ni siquiera que me toquen. © Yadira Ventura / Facebook
  • Huelo todo, todo. Cada vez que voy a usar algo, ya sea ropa o cubiertos, no soporto las cosas impares, todo lo que como lo cuento y debe ser par. El cubierto con el mismo patrón, las cosas del mismo color o 2 tonos; todo lo que hablo, cuento las letras hasta que me cuadren con número par y detesto las cosas chuecas, tengo excelente olfato y memoria y soy en extremo sensible. © Maite Antonia / Facebook

¿Cuál es la costumbre más extraña que tienes? ¿Tú solito la desarrollaste o veías a alguien en tu familia hacer lo mismo?

Genial/Historias/20+ Lectores de Genial compartieron sus rarezas, que parecen más divertidas que extrañas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos