Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

20+ Padres cuyas rarezas podrían contarse como chistes

9-22
715

Todo Internet está repleto de fotos e historias de las payasadas de los niños. Pero muchos padres pueden actuar de una forma aún más inusual que sus hijos. Y cuando esto sucede, los niños notan las rarezas de sus familiares y rápidamente las comparten con el mundo.

Genial.guru siempre está listo para reponer la alcancía de travesuras de los padres. Y tienes acceso gratuito a ella, sin registro ni SMS.

“Quiero compartirlo con todos, ya que me hizo reír como loca. Esta es una foto de mi gato y un animal que mi papá editó en Photoshop y agregó al álbum familiar”

Consejos de papá

Cuando tenía 12 años, paseaba con mi papá en verano y nos atrajo el olor de una carne asada. No sé qué tipo de capricho infantil era, pero decidí que no comería chuletón. Preferí probar las costillas. Las trajeron enteras, y tuve que cortarlas con un cuchillo sin filo tratando de separar la carne, desgarrando y estirando las costillas con las manos de una pequeña niña. Rechacé la ayuda y las servilletas de mi padre, y él, con calma, se quedó observando toda esa atrocidad. Cuando terminé, dijo lo siguiente:

— Sabes, en unos años te convertirás en una mujer adulta. Los muchachos comenzarán a invitarte a citas. Y cuando te lleven a un restaurante... tú simplemente... ya sabes... en resumen, no pidas costillas. © tanktayberry / Pikabu

“Mi padre me regaló almohadas con mi cara. Son aún más espeluznantes de lo que pensaba”

Si vives con tus padres, no puedes evitar chistes así

“Papá decidió que despertarme simplemente sería muy aburrido”

Generosidad inmensa

Me acordé de cuando cumplí 20 años. Mi padre me preguntó: “Hijo, ¿qué carro quieres?”. Pensé: por fin, un sueño se hará realidad. Muy feliz le respondí: “Lancer X” (acababan de salir y eran muy populares). Papá me dijo: “Buena elección, hijo. Te prometo que cuando lo compres, no voy a usarlo. Será todo tuyo...”. © Tarahtung / Pikabu

Cuando tu propia madre es una espía

“Cuando le di lástima a mamá”

Me recetaron que me pusieran inyecciones en casa. Estaba molesta, porque no había trabajadores médicos en el entorno donde vivía, y para inyectarme yo misma... brrr. Pero mi madre vino al rescate. Me dijo que tenía experiencia, todo bien. Después de una inyección exitosa, contó la siguiente historia: “Tenías poco más de un año. Nos internaron en el hospital y un fin de semana nos dejaron ir a casa con un paquete de inyecciones. La abuela te sostenía en brazos mientras yo estaba al lado, temblando, con una jeringa en las manos. Luego tomé la decisión y clavé la aguja, pero de repente sentí tanta lástima por ti que la saqué inmediatamente. Me quedé parada pensando: ’¿Por qué hice eso?’. Tuve que inyectar de nuevo”. © AnnKle / Pikabu

“La superficie de la silla de un amigo comenzó a agrietarse con el tiempo. Se la dio a su madre y, como resultado, obtuvo un asiento ’modelo de mamá’”

Papá no perdió la oportunidad de jugar hasta el final

Papá trabaja en la policía. Cuando estaba en tercer grado, llegó a casa del trabajo y me dijo todas las calificaciones que yo había recibido en la escuela. Y todo era cierto. Dijo que tenía un micrófono encima y que sabía todo sobre mí. Revolví todas mis cosas, no encontré nada. Pero igual lo tomé enserio. Y después de un tiempo me di cuenta de que cada vez que volvía a casa, llamaba a mi papá y le contaba de mis calificaciones. Incluso hoy en día sigue riéndose de mí. © Oídoporahí / Ideer

Salió de una situación complicada como pudo

Una vez, mi madre perdió uno de sus aretes favoritos en casa. Estaba segura de que se había caído al agujero de la bañera. No pudimos encontrarlo por nuestra cuenta y llamamos a un plomero. Lo desarmó todo y seguía buscando. Mamá bajó los ojos y vio cómo el arete colgaba de su bata. Para no enojar al hombre, ella puso una mirada muy molesta y dijo: “Oh, qué se le va a hacer. Está bien, ya deja de buscarlo”. © Oídoporahí / Ideer

“Mamá lavó mi manta con mangas y la colgó en mi habitación. Casi me dio un ataque”

Los consejos de mamá son los mejores

“Siempre llegaba tarde, así que mis padres decidieron regalarme esto. Lo hicieron ellos mismos”

“¡Da igual!”.

Él tuvo la culpa, lo acepta

Llegué tarde del trabajo.
Mamá: “¿Vas a comer?”.
Yo: “Sí”.
Mamá: “¿Quieres ravioles?”.
Yo: “Sí”.
Mamá: “Prepárame una porción también...”. © Unknown author / Bash.im

“’Hijo, vamos a quedarnos a dormir en la casa de campo, papá te dejó la cena’. Eso dijo mi madre cuando llamó por teléfono. Cuando llegué a casa, vi esto...”

Esto es lo que significa hacer la pregunta correcta

Una vez, en el carro íbamos mi hermano, mamá y yo. Mamá (48 años): “Niños, ¿quieren un hermano o una hermana?”. Mi hermano y yo nos miramos confundidos y respondimos: “Mamá, ¿de qué estás hablando? Ya no tienes edad para eso”. Mamá: “Entonces baja la velocidad. Del miedo que tengo parece que voy a dar a luz”. © Unknown author / Bash.im

“En nuestra familia, habitualmente hay que tomar turnos para ir al baño por la mañana. Hoy me levanté temprano para llegar primero y vi esto. Los chistes de mi padre”

“Reservado”.

“Tengo ciertas dudas sobre si mi madre sabe realmente para qué sirve el lavavajillas”

¿Qué travesuras han hecho tus padres?

Imagen de portada Depositphotos.com
9-22
715
Compartir este artículo