Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

22 Usuarios de Genial comentan cuáles fueron los momentos más particulares de su boda

Al mirar las fotos de las bodas, no nos damos cuenta de la planificación rigurosa que hubo detrás; pero tampoco podemos evitar recordar aquellos momentos sorpresivos, fuera de todo programa: la risa histérica producto de los nervios al momento de intercambiar alianzas, o esa caída con el vestido de novia inmortalizada en fotos. Sin embargo, un matrimonio es también una gran oportunidad para ejercer nuestra creatividad y hacer un festejo diferente. Por ejemplo, utilizar el disfraz de un clásico vigilante enmascarado y el de una gitana; o bien, sorprender con un gran helado de bodas en lugar de un pastel.

Por eso, Genial.guru les preguntó a sus lectores cuáles fueron las peculiaridades más llamativas de su boda y recolectó los 22 mejores comentarios para compartirlos contigo.

  • “En nuestro regalo sorpresa, había un globo de helio. Se lo dimos a mi mamá para que lo guardara y lo puso cerca de los demás regalos, pero no lo amarró. Ella misma levantó la caja con la que lo atoró y justo fue a caer en el transformador de la colonia, y ¡pum!, se fue la luz no solo en el salón, sino en toda la cuadra. Nos fuimos a la cochera de mi casa y ahí siguió la fiesta”. © Iliana Patricia Rodríguez / Facebook

  • “Llegó la ex de mi novio, un ’amigo de él’ la invitó. Cuando la vi venir, me acerqué a la entrada, y ella me dijo: ’¡Felicidades, Sonia!’. Le dije: ’Gracias. Yo no sé ni cómo te llamas. Pero bienvenida’. Al poco rato se fue de la fiesta”. © Sonia Cecilia Murillo / Facebook

  • “Cuando me casé por civil con mi exesposo, él se encargó de colocar el rollo de la cámara de fotos, que tenía solamente 24 fotos en aquel tiempo. Empezamos a sacar muchas fotos hasta que, en un momento, nos dimos cuenta de que ya se había acabado el rollo. Cuando fuimos a revelarlo, nos dijeron que el rollo estaba puesto al revés y no pudieron revelar ni una foto”. © Vanesa Gonzalez / Facebook

  • “Se me acababa el permiso como turista en España y le dije al hombre con el que salía: ’Me tengo que ir, o de lo contrario seré ilegal, no tengo papeles ni trabajo, hasta aquí llegó esto’. Él me dijo: ’Pues nos casamos y solucionado’. Hubo mil y un inconvenientes para que mis documentos llegaran hasta mis manos. Casi dos meses y finalmente los tuve. Después buscar la fecha y en el Juzgado de Paz se habían ido de vacaciones. Nos reprogramaron y finalmente el día llegó, y me dio una arritmia cardíaca y no podía ni respirar, no me sentía nerviosa ni nada, lo veía como un trámite. Una hora antes de la boda, aún no sabíamos si podríamos casarnos, él insistía en que llamáramos a una ambulancia. Acabamos de cumplir 4 años de casados”. © Elena Gutierrez Caro / Facebook

  • “El sacerdote casó a mi marido con una tal ’Jesica’ (se la pasó llamándome así durante toda la ceremonia a pesar de que le decían que ese NO era mi nombre)”. © Aby González de la Madrid / Facebook

  • “Estaba esperando afuera de la iglesia, lista para entrar con mi corte de honor. Empezó la marcha nupcial, entré y a medio camino se detuvo. Resultó que los músicos estaban ensayando, no sabía si regresarme o continuar”. © Sthefany Gamez / Facebook

  • “Mi boda fue en la playa, me caí sobre la arena cuando me pisaron la cola del vestido y en lugar de ayudarme, me tomaron fotos para el recuerdo...”. © Martha Vidrio / Facebook

  • “En nuestra boda, hicimos disfraces para cada invitado y nosotros también teníamos los nuestros... Mi marido del Zorro y yo de gitana. Aquí las fiestas duran hasta las 6 de la mañana, pero se fueron todos, incluso los que nos tenían que llevar al hotel a nuestra noche de bodas, así que terminamos caminando de madrugada como el Zorro y una gitana. Qué vergüenza”. © Maria Ayelén Huergo Bonetto / Facebook

  • “Un primo de mi marido se pasó media fiesta con la máscara de Scary Movie de cotillón; y mi mamá, superdesconfiada, no le quitó la vista de encima porque creía que era un colado, hasta que se animó y lo encaró”. © Adrianavechegaray Echegaray / Facebook

  • “Cuando aventé el ramo, se quedó atorado en unas gasas que estaban decorando el techo, empezaron a lanzar cosas para pegarle al ramo y que este cayera. Así que la que tuvo mejor puntería se quedó con el ramo”. © Celia Rodriguez / Facebook

  • “Éramos siete parejas las que estábamos esperando el turno para firmar el acta. De esas siete parejas, tres novias no queríamos firmar el papel, entonces el juez metió a dos parejas a su oficina para regañarlas y decirles que no iban a durar mucho tiempo si no querían casarse; y como mi esposo todavía no llegaba al registro, cuando el juez me preguntó por qué estaba allí vestida de blanco, yo respondí que estaba esperando para ver quién se casaba conmigo (para evitar el regaño)”. © Val Gud / Facebook

  • “Yo me casé por la tarde y al mediodía, a la hora de comer, había algunos invitados, aquí en mi tierra es muy típico comer gambas. Mi hermano se encargó de recoger el ramo de novia y en la floristería, como era verano, le dijeron que lo metiera en el frigorífico para que las flores se mantuvieran frescas. Y ahí va mi hermano y deja el ramo encima de la bandeja de gambas que habían sobrado. Cuando yo ya estaba preparada para salir y trajeron el ramo, tuvimos que echarle hasta colonia”. © Mari Carmen López Prieto / Facebook

  • “Bueno, el día de mi boda estábamos bailando el vals y el novio se puso a llorar y llorar y no lo podíamos controlar. Lo que no sabía era si lloraba de alegría o de tristeza”. © Allba Cajero / Facebook

  • “Me desmayé el día que fui a entregar los papeles y me desperté en un auto en el estacionamiento del centro de salud y todos gritando que me había desmayado porque estaba embarazada, y solo fue porque me bajó la presión de los nervios”. © Tamara Anahi Riccobelli / Facebook

  • “Un día antes me quedé sin vestido de novia y lo fui a comprar a la lagunilla (Tepito, Ciudad de México), unas horas antes de la boda. Unos días antes, me avisaron de la iglesia que por error habían puesto otra boda a la misma hora y me la reprogramaron una hora más tarde, pero no alcancé a avisar a todos y hubo gente que se aventó la ceremonia antes que la mía y luego mi boda. El de las fotos y los videos tomó la otra ceremonia y casi me quedo sin fotos. Me llegó mi período ese día y no me tocaba, tuve cólicos, migraña y salí a encerrarme al auto a media boda. Sirvieron la cena tarde, mis padrinos de arras llegaron tarde y casi me desmayo en la iglesia, pues no había dormido ni comido nada en todo el día. Quisiera volver a casarme para ahora sí disfrutar mi boda...”. © Betty Betina Contador / Facebook

  • “Mi padre estaba bailando conmigo y se le cayeron los pantalones”. © Dora Libia Tonuzco / Facebook

  • “Mi novio, ahora esposo, llegó tarde a la ceremonia, y mi abuelita tan linda me preguntaba si estaba segura de que el muchacho iba a llegar”. © Jennifer Rengel / Facebook

¿Qué es lo que más te gusta de las bodas? ¿Qué suceso especial ocurrió el día de tu boda?

Imagen de portada Sthefany Gamez / Facebook
Compartir este artículo