Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Criaturas mitológicas que tenían un cierto parecido a animales reales

La mitología antigua menciona a animales inexistentes, los cuales poseían formas peculiares y hasta tenían poderes mágicos como lanzar fuego, curar a otros seres e incluso hechizar a humanos. Algunos causaban terror, mientras que otros inspiraban una gran fascinación y deseos de conocerlos algún día. Y es aquí donde podemos recibir algo de consuelo, ya que dichas criaturas pueden “verse” en la vida real, puesto que poseen formas y características similares a animales que habitan en la Tierra, los cuales podrían haber servido de inspiración para los exploradores de antaño.

Genial.guru investigó más sobre ocho animales reales que poseen ciertos rasgos similares a criaturas mitológicas, y que pudieron haber servido de inspiración directa para crear a esos seres mágicos que trascendieron en el ámbito de la ciencia ficción hasta la actualidad.

1. Unicornio — Narval

Sin duda, una de las criaturas mitológicas más fascinantes de todas es el unicornio, el cual suele ser representado como un caballo blanco con un único cuerno largo en la frente, aunque en representaciones antiguas se le añadía una barba de chivo y tenía patas de antílope. Durante la Edad Media se lo consideraba un animal tan poderoso, que podía ser capaz de derribar a un elefante, y también se pensaba que su cuerno poseía propiedades curativas contra toda clase de enfermedades.

La leyenda del unicornio pudo surgir a raíz de unas exploraciones hechas por griegos y romanos a Tailandia, y se cree que intentaron describir al rinoceronte indio. Algún tiempo después, los pueblos vikingos tomaron esos relatos para comercializar el supuesto “cuerno” del unicornio. Sin embargo, lo que usaban eran los dientes de un animal marino llamado Narval, el cual posee un cuerno largo y recto similar al animal mitológico. Este habita los mares del Ártico y el norte del Atlántico.

2. Dragón — Dragón de Komodo

La figura de los dragones se encuentra presente en muchas culturas. Es por eso que algunos investigadores aseguran que esta criatura mitológica surgió tras el hallazgo de los huesos de dinosaurios realizados durante la antigüedad, por lo que cada región desarrolló al dragón de forma independiente. Mientras que, para los europeos, estas eran criaturas malévolas, para los chinos y japoneses eran dioses benevolentes y simbolizaban la buena fortuna.

Se cree que, para representar a los dragones, muchos artistas se inspiraron en reptiles como caimanes, serpientes y cocodrilos. Pero el que más se acerca a la criatura mitológica es el dragón de Komodo, una especie de lagarto oriunda de Indonesia y cuyo tamaño lo convierte en uno de los animales más populares en zoológicos.

3. Hidra de Lerna — Hydra

En la mitología griega se describe a la Hidra como un animal terrorífico, el cual poseía múltiples cabezas de serpientes que se regeneraban tras ser decapitadas. Dicha criatura aparece en la historia de Hércules, el héroe griego que tuvo que pasar por doce pruebas impuesta por los dioses, siendo una de ellas la de combatir a la Hidra de Lerna.

Aunque la idea de un animal que puede regenerar sus cabezas pareciera ser inverosímil, en la naturaleza existen ciertas especies que pueden recuperar sus miembros cuando estos son mutilados. Uno de ellos es la hydra, un animal invertebrado de agua dulce que, al igual que la Hidra mitológica, puede recuperar sus partes si se lo corta en diferentes trozos.

4. Kraken — Calamar gigante

El Kraken fue descrito por diversos escritores como Julio Verne y Alfred Tennyson, quienes lo percibían como un animal marino de gran tamaño capaz de derribar todo tipo de barcos. Sin embargo, dicha criatura proviene de la mitología escandinava, y era descrita como un pulpo o calamar gigante. Algunas representaciones también solían mostrarla como una medusa del tamaño de una isla.

El océano esconde muchos misterios relacionados con la naturaleza. Y más en épocas antiguas, donde el mar podía contener secretos terroríficos para los navegantes. Tal es así que muchos investigadores atribuyen que este monstruo marino se trata, en realidad, del calamar gigante, el cual puede alcanzar hasta los 10 metros y es difícil de localizar porque reside en lo más profundo de los océanos.

5. Serpiente marina gigante — Pez remo gigante

En la Biblia aparece un monstruo conocido como Leviatán, el cual es descrito como una serpiente marina de gran tamaño. Y es que, por muchos siglos, se avistaron a lo largo del océano Atlántico criaturas semejantes a anguilas o serpientes de mar. La mayor parte de los avistamientos surgieron durante el siglo XVII, en Nueva Inglaterra, generando incluso la creencia de que se trataba de una nueva especie descubierta en la región.

Actualmente, muchos aseguran que los observadores confundieron al monstruo mitológico con un pez remo gigante, el cual puede llegar a medir unos 11 metros, por lo que, de los peces óseos, es el más grande del mundo. Esta especie se localiza en el piélago del océano, y se piensa que se trata de un animal migratorio, aunque es más común encontrarlo en las zonas tropicales.

6. Sirenas — Sirenios

Las sirenas han servido de fuente de inspiración para escritores y cineastas, apareciendo en películas como La sirenita de Disney, donde se tomó la figura que conocemos de este ser mitológico: el de una mujer con cola de pez en lugar de piernas. En la mitología griega, en cambio, se las representaba con alas de pájaro y busto de dama, y poseían una voz tan hermosa, que esta era capaz de hipnotizar a los navegantes y arrastrarlos hasta el fondo del mar.

Se cree que el origen de estas criaturas mitológicas proviene de la observación de una especie de mamíferos acuáticos conocidos como sirenios, los cuales residen en las aguas tropicales. Esto se debe a que, cuando las hembras amamantan a las crías, estas presentan unas aletas similares a las manos, confundiendo a los marineros que las observaban a lo lejos. En Kenia se los conoce como “reinas del mar”, mientras que en el Amazonas los llaman “pez-mujer”.

7. Yeti — Oso

Si has visto alguna película o serie relacionada con exploraciones en el Ártico o el Everest, de seguro habrán reflejado o mencionado la búsqueda del Yeti. Este es representado como un simio blanco gigante que puede sostenerse en dos patas y caminar como un ser humano normal. Por décadas se han realizado diversas investigaciones al respecto, con la esperanza de hallar a este extraño espécimen y convertir la tan famosa leyenda en una realidad.

Para los escépticos, el Yeti se trata más bien de un oso polar, debido a que los primates solo pueden vivir en regiones tropicales donde predominan las frutas. Otros, en cambio, apuntan a que se trata del oso pardo de Himalaya, porque, al igual que esta criatura mitológica, también puede pararse sobre sus patas traseras y es un animal de costumbres solitarias que solo se junta con los de su especie para la reproducción.

8. Chupacabras — Coyote

El mito del chupacabras surgió en la isla de Puerto Rico en 1995, y, actualmente, muchos testigos aseguran haberlo visto en regiones distantes del mundo, no solo en el continente americano. Generalmente se lo representa como un reptil de piel verde escamosa, con espinas a lo largo de su espalda, aunque también están aquellos que lo describen como un perro salvaje sin pelos, con la columna vertebral bien marcada y garras afiladas.

Los escépticos aseguran que esta criatura mitológica puede ser algún coyote, el cual reside en Centroamérica y que, posiblemente, quienes aseguran haber visto al chupacabras se hayan topado con algún ejemplar que sufría de sarna. Al encontrarse enfermos, se les dificulta la caza, por lo que deben acercarse al territorio humano para alimentarse del ganado. Físicamente son delgados y esbeltos, lo que se notaría más al perder el pelaje por culpa de dicha enfermedad de la piel.

¿Qué otras criaturas crees que también se asemejan mucho a animales reales? ¿Cuál de las que mencionamos te sorprendió más? Cuéntanos en la sección de comentarios.