Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Este hombre de 88 años enviudó y nunca tuvo hijos, por lo que donó sus ahorros para construir una guardería en honor a su esposa

8-45
459

Piornal es un pueblo en España, ubicado en la provincia de Cáceres. Este tiene cerca de 1 500 habitantes, y uno de ellos es Jesús Vicente Díaz, un hombre de 88 años que tomó la decisión de dejar una huella en el lugar en donde se crío para honrar a su difunta esposa, Sabina. Lo que él hizo es muy valioso: tomó los ahorros de toda su vida (80 000 EUR) y los donó para hacer un nuevo edificio para la guardería municipal.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia de Jesús, de cómo ayudó a culminar una guardería tan necesaria y cómo consiguió los nietos que nunca pudo tener.

Un homenaje para alguien muy especial

Hace tres años, Jesús enviudó. Con su esposa, Sabina, no tuvo hijos biológicos, y hasta intentó adoptar, pero eso no resultó. El hombre, quien pasaba sus mañanas y tardes en un geriatrico, sabía que tenía que hacer algo para no sentirse tan solo, así que decidió donar los ahorros de toda su vida (80 000 EUR) a la municipalidad de su pueblo para que esta pudiera terminar la construcción de una guardería que rendiría honores a la gran poeta española, Gloria Fuertes. “El dinero no me falta, lo hice para ayudar”, dijo Jesús en una entrevista.

Tras años de trabajo logró reunir suficiente dinero para su vejez

El hombre de 88 años trabajó durante toda su vida en el cultivo de cerezos, castaños y olivos, pero también con la madera, y esta es la que le generó mayores ingresos. De ese modo, los carpinteros no tenían que viajar largas distancias para llegar a fábricas, pues Jesús tenía las mejores tablas del pueblo.

Su aporte ayudó a construir un lugar al que acuden cerca de 50 niños

Por varias razones, la municipalidad no había podido terminar la construcción del espacio educativo, ya que no cumplía con algunos requisitos para la seguridad de los infantes. Por lo que, cuando el alcalde del lugar, Ernesto Agudíez, escuchó la oferta de Jesús, no dudó en tomarla. Ambos colaboraron con la reconstrucción y pago de deudas del lugar. Ahora, los pequeños cuentan con un recinto moderno, amplio y con todas las comodidades para que puedan estudiar sin problemas.

El pueblo está muy agradecido con Jesús

Todos en el pueblo estallaron de alegría por la acción de Jesús. Nunca imaginaron que alguien de un lugar en donde viven 1 500 personas utilizaría sus ahorros para ayudar a los niños, quienes hoy abrazan y llaman “Tío” a Jesús. Esto realmente lo emocionó, ya que no conoce herederos directos, por lo que estos pequeños se convirtieron en su mayor felicidad.

Desde ahora, la guardería del pueblo rinde homenaje a Jesús y a Sabina

Como agradecimiento, la alcaldía rebautizó la guardaría con el nombre “Jesús y Sabina”. Cuando el abuelo se enteró de la noticia, no pudo contener su emoción, ya que hizo todo eso, en gran parte, para honrar a su amada mujer. En una ceremonia íntima, Jesús reveló una placa en donde aparece una foto de él junto con su esposa, la cual reza poderosas frases relacionadas con la niñez y las penurias que vivieron durante la guerra civil. Jesús y Sabina estuvieron casados desde 1957 hasta 2016, año en el que ella tristemente falleció. Su huella quedará marcada en el lugar que la vio crecer y en donde hizo su vida en compañía del nuevo “abuelo”.

¿Qué piensas de la historia de Jesús? ¿Serías capaz de utilizar tus ahorros para reconstruir un lugar en homenaje a alguien que amas? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

8-45
459
Compartir este artículo