Genial
Genial

“Cuando gané mi primer balón de oro, no lloré de alegría, lloré al no tener a mi padre”, la historia de Ronaldinho y su pérdida cuando era niño

Detrás de las grandes figuras del deporte mundial existen grandes historias. La mayoría de ellos pasaron por desafíos en su vida personal antes de convertirse en estrellas admiradas en todos los rincones. Probablemente, estos difíciles momentos hayan sido parte de su motivación para salir adelante y hacer parte del podio de los mejores. Así fue como le sucedió a Ronaldinho Gaúcho.

En Genial.guru, sabemos que todos pasamos por momentos difíciles, pero lo que nos hace diferentes es cómo reaccionamos ante ellos, así que te contamos en detalle cómo lo hizo este astro del futbol.

Ronaldinho ha sido catalogado como uno de los jugadores más virtuosos de la historia del fútbol. Su prolífica carrera es muestra de ello; y no es de extrañar, pues su talento se ha cultivado desde su niñez. Tuvo la fortuna de venir de una familia que, aunque muy humilde, gustaba del futbol; su padre jugaba en un club local y su hermano mayor, Roberto de Assis, fue un prodigio del deporte.

La mayoría de nosotros esperamos crecer y acompañar a nuestros padres en el ocaso de sus vidas, como ellos nos acompañaron a nosotros. No obstante, a la tierna edad de 8 años, un suceso marcaría a Ronaldinho inesperadamente: la muerte repentina de su papá, João Moreira, quien era la persona que más creía en él y quien más lo motivó a hacerse futbolista.

Todo sucedió en 1988, con el comienzo de la carrera de Roberto, que en ese entonces estaba por debutar con el club brasileño Grêmio, con quienes había firmado un contrato. Su familia vivió la pobreza, residiendo en una casa de madera dentro de una favela de Porto Alegre. Pero con la entrada de Assis al futbol profesional, recibieron una casa grande con piscina.

La suerte de la familia Assis Moreira, dio un giro de impredecibles resultados. Si bien su vida había mejorado materialmente, su padre no estaría para acompañarlos el resto del camino. Assis encontró el cuerpo sin vida de su padre, quien se había ahogado en la piscina. Ese día, estaba cumpliendo 18 años y, además de eso, celebrarían el aniversario de sus padres. Pero en lugar de ello, se encontraron con la tragedia.

Ronaldinho llegaba de jugar fútbol y encontró que en la casa había mucha gente. Pensó que se debía a las celebraciones previstas. Pero su madre, quien solía recibirlo contenta, esta vez estaba llorando. “Vi salir a Roberto, mi hermano. Él me abrazó y me llevó al baño para hablar a solas. Ahí, él me dijo algo que no entendí en ese momento”, narró. “Hubo un accidente. Papá murió”, dijo su hermano.

’’Mi padre me decía que era mejor aprender a dominar el balón descalzo para tener la sensibilidad en el pie y le prometí que dominaría aquella pelota como ningún otro, pero lo que realmente sucedía era que él no tenía dinero para regalarme un par de zapatillas. Cuando gané mi primer balón de oro, no lloré de alegría, lloré al no tener a mi padre’’, confesó.

Desde la pérdida de su padre, Roberto se convertiría en la figura paterna de su hermano menor, quien se ha referido a él con mucha admiración y respeto. “Roberto, mi ídolo. Ha pasado por mucho y me ha ayudado en cada paso del camino. Me ha animado a no dejar de intentarlo nunca”, comentó.

El legendario jugador no tuvo solo apoyo moral de su parte, sino también a un exigente entrenador. “Roberto me obligaba a hacer hasta 500 malabares cada vez. Se paraba para verme hacerlo y no se iba hasta que lo hiciera. Esto me quitó toda la diversión y, a esa edad, me hizo enojar mucho. Lloré. No entendía, pero después entendí lo que él quería”, añadió.

No obstante, antes de Roberto, fue su padre quien le dio la mejor guía. “Mi papá me dio algunos de los mejores consejos que he recibido. Fuera de la cancha, me dijo que hiciera lo correcto y que fuera una persona honesta y directa, y en la cancha, siempre me dijo que jugara al fútbol tan simple como fuera posible. Siempre dijo que una de las cosas más complicadas que puedes hacer es jugar de manera simple”, señaló.

A principios de 2017, Ronaldinho publicó un mensaje bastante emotivo, “Carta a mi yo más joven”, recordando el deceso de su padre y los momentos más importantes de su carrera como si se los estuviera contando a su yo de 8 años, confirmando la herida que le quedó desde entonces.

“Papá fue quien te dijo que jugaras creativamente en la cancha de fútbol, ​​quien te dijo que jugaras con un estilo libre, que solo jugaras con la pelota. Creyó en ti más que nadie. Cuando Roberto comenzó a jugar fútbol profesional para Grêmio el año pasado, papá les dijo a todos: ’Roberto es bueno, pero miren cómo sube su hermano menor’”, menciona en la conmovedora misiva.

Sus palabras, de una sentida profundidad, no alcanzan a abarcar el sentimiento que apenas señalan, y lo que ello significó para su carrera y su vida, “Piensa en lo que dijo papá, jugar libre y simplemente jugar con la pelota. Juega con alegría. Esto es algo que muchos entrenadores no entenderán, pero cuando estás en el campo, nunca lo calculas. Todo vendrá naturalmente. Antes de que tengas tiempo de pensar, tus pies ya han tomado una decisión”.

Vale la pena resaltar que, dentro de las cosas importantes que el legendario jugador menciona en su carta, hubo espacio para hablar de Messi, un espacio nada fortuito: “Es pequeño, como tú. Juega con la pelota, como tú... Sabrás que va a ser más que un gran futbolista. El niño es diferente. Su nombre es Leo Messi”.

Continuó afirmando la fraternidad y el respeto, el reconocimiento que tuvo cuando lo conoció, y a quien, además, aconsejó: “Juega con felicidad. Juega libre. Solo juega con la pelota”. Agregando, “Incluso cuando te hayas ido, el estilo libre vivirá en Barcelona a través de Messi”.

“Mantente libre y ganarás”, se repitió la estrella del balompié, “cada vez que tengas un balón en los pies, papá estará contigo”. Fue tal impacto que su padre logró darle en su corta vida que nos compartió unas muy memorables frases, como: “La creatividad te llevará más allá del cálculo”.

Ronaldinho jugó para el Grêmio, de Brasil, como su hermano, y después pasaría a jugar con grandes clubes europeos como el París de Saint Germain, el Barcelona y el A. C. de Milán. Participó con éxito en grandes eventos como la Copa del Mundo de 2002, la Copa Confederaciones de 2005, los Juegos Olímpicos de Verano de 2008, entre otros, y ganó grandes galardones, como el Balón de Oro.

Ronaldinho solo se ha casado una vez, compromiso del cual tuvo a su primer y único hijo, al que nombró João, como su difunto padre. El joven, que actualmente tiene 17 años, ya está siguiendo los pasos de su padre, y con tan solo 14 años, obtuvo su primer contrato para jugar con el Cruzeiro.

Ronaldinho se ha caracterizado por ser una persona para quien la familia es lo más importante. En sus redes se pueden apreciar innumerables muestras de amor y respeto a su madre, Miguelina, enfermera de profesión, quien falleció en 2021 y a quien consideró “la mujer más importante de su vida”. También a su hermano, y en general a sus familiares más cercarnos. “El cariño de la familia hace toda la diferencia en nuestras vidas”, dice una de sus publicaciones.

El genio jugador, considerado uno de los máximos exponentes del futbol, dijo en una entrevista: “Mi carrera es un sueño hecho realidad, ya que desde niño soñaba con ser conocido como futbolista. Ahora esto es una realidad y es un placer dejar este legado a otros niños y hacerlos creer que es posible convertirse en un ícono del deporte”.

Actualmente, con 42 años, ya retirado, Ronaldinho es y será recordado por su alegría en el campo de futbol y su pasión por la pelota. A pesar de los duros momentos, supo aplicar los consejos de su padre, alcanzando la gloria como jugador. Se ha dicho de él que “tenía una habilidad muy especial: te hacía sonreír”. Sin duda, Ronaldinho pasará a la historia como sinónimo de futbol y alegría.

¿Qué opinas de esta historia?, ¿qué crees que hace que una familia se mantenga unida a pesar de todo?

Genial/Historias/“Cuando gané mi primer balón de oro, no lloré de alegría, lloré al no tener a mi padre”, la historia de Ronaldinho y su pérdida cuando era niño
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos