Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Los usuarios de Twitter contaron sobre sus encuentros más extraños con los famosos

¿Hay alguna persona cuya música haga bailar tu corazón? ¿O un actor cuyas películas conoces de memoria? ¿Alguna vez te los cruzaste en la vida real? El periodista Michael Segalov les pidió a sus suscriptores que le contaran sobre sus encuentros más extraños con las celebridades y recibió en respuesta un montón de preciados recuerdos con las estrellas de nivel mundial.

Genial.guru comparte contigo algunas de estas historias. La próxima vez, mira con más atención a los transeúntes o a los comensales de una mesa vecina en el restaurante, tal vez tú también tengas suerte de cruzarte con una estrella.

* * *

Una vez, estábamos caminando con un amigo por Central Park y vimos a Björk. Mi amigo le gritó: “¿Eres Björk?”. Ella nos miró y respondió: “A veces”. © fransquishco

* * *

Siempre bromeé que escucharía hasta cómo me leían el menú, si lo hiciera Alan Rickman, tanto así me gusta su voz. Y un día, me senté junto a Alan Rickman en un restaurante y lo oí leer el menú. © agraham999

* * *

Mi historia es sobre Alan Rickman en un restaurante: éramos unas 20 personas en una cena festiva del Instituto de Arte de Chicago, y le pedimos al camarero que nos tomara una foto. Retrocedió hasta que chocó con la espalda a otro comensal. Era Alan Rickman, que estaba cenando con Sigourney Weaver. Él se rio. © DevinsTaint

* * *

He vivido muchas cosas: una vez, tomé ketamina, y luego terminé accidentalmente en la compañía de mi jefe y del presidente de Irlanda. © shockproofbeats

* * *

Mi amigo era el productor de un programa en el que participó Robin Williams, y pasé todo el día con él en el set. Aunque tuvo que esperar su turno, fue el primero en saludar a cada miembro del equipo con mucho cariño, y también se comportó conmigo como si fuéramos amigos desde hacía mucho tiempo, aunque era la primera vez que me veía.© rob1davis

* * *

En el banco, confundí a Morgan Freeman con un amigo de mis padres, porque me saludó amablemente, y pasé unos 10 minutos contándole sobre la salud de mi madre. Él fue muy amable y atento. La cajera me preguntó de dónde lo conocía, y recién en ese momento me di cuenta de la situación y lo miré en shock, pero él solo sonrió y me guiñó el ojo. ©DomesticDervish

* * *

Estaba esperando una entrevista de trabajo en una librería cuando vi a Stephen Fry. Me acerqué, conversamos un rato y luego él esperó al gerente y le dijo que tenía que contratarme. Me dieron el trabajo. ©lauramayo_

* * *

Conocí a Jared Leto en una fiesta, pero en ese momento no sabía quién era él. Le pregunté qué hacía para ganarse la vida y él respondió con timidez: “Soy Jared Leto”. No estaba seguro de si era un idiota o simplemente no había escuchado mi pregunta, así que apliqué la cortesía británica, dije “¿Ah, sí?”, y me fui. ©toadinthecity

* * *

Victoria Beckham me golpeó con su Range Rover mientras caminaba por la calle. Me caí, pero más por mi propia torpeza. Ella y David saltaron del auto y ella me preguntó si estaba bien. Dije que sí, que simplemente había tropezado, y David dijo: “¡No es de extrañar, te dio fuerte!”. Ambos son muy hermosos. ©TravisEGates

* * *

Tomé una entrevista de 20 minutos con Nelson Mandela en su casa en Johannesburgo, y en medio de la conversación, cortó la llamada de un presidente para responder a mis preguntas restantes. Un verdadero defensor de la igualdad. Yo no era nadie para él, pero él se tomó un tiempo para conversar conmigo. ©thenitinsawhney

* * *

Las puertas del ascensor ya estaban cerrándose cuando alguien puso su mano entre ellas, y resultó ser Robin Williams. Me sorprendió tanto que dije: “¿Qué está haciendo en mi ascensor?”. Robin miró tranquilamente a su alrededor y respondió: “¿Tu nombre está escrito en algún lugar? ¿Puedo comprar este ascensor?”. Luego ambos nos reímos. Resultó que él iba al mismo doctor que yo. Fue un encuentro muy divertido. © shoelvr32

* * *

¡Yo también me crucé a Robin Williams una vez! Estaba haciendo círculos en busca de un lugar para estacionar, y él estaba yendo a su auto y me vio. Entonces me gritó que se estaba yendo. Yo ya había pasado el lugar y no podía dar la vuelta, así que me dijo que me esperaría. Le agradecí y di la vuelta al bloque. ¡Y él me esperó! © heidieatsalot

* * *

En una aburrida reunión de gobierno, de repente, apareció Arnold Schwarzenegger: se le iba a entregar un premio (yo no lo sabía). La reunión fue suspendida, y Arnold comenzó a cortar y a repartir un pastel. Arnold Schwarzenegger y el pastel: fue el mejor encuentro de todos. © jspears5

* * *

Estaba sentada en un café con mi madre y llevaba un sombrero hecho a mano. Llegó Arnold Schwarzenegger y elogió mi sombrero, luego miró a mi madre y le preguntó: “¿Acaso no es hermoso ese sombrero?”. © missannabiller

* * *

Jack Black estaba sentado en el avión delante de mí y escuchaba algo con los auriculares, luego colocó uno en el oído del niño que estaba a su lado y comenzó a sacudir la cabeza. En serio. Sacudió la cabeza al lado del niño. Escuela de rock en la vida real. © jewstein3000

“Hoy, mi hijo Neo conoció a su tocayo. Debo añadir que me llamo Constantine”.

* * *

Conocí a Quentin Tarantino en el Virgin Megastore en 2007. Le pregunté sobre la película sobre la Segunda Guerra Mundial que él planeaba hacer, y me habló durante largo rato sobre la idea que luego se convirtió en Bastardos sin gloria. Pero en ese momento pensé que estaba diciendo cosas sin sentido. También comentó bastante sarcásticamente sobre mis sandalias. © codeinedrums

* * *

Yo también tengo una historia sobre Tarantino y los pies. Hace unos años, me estaba probando unos zapatos en Selfridges y de repente noté que alguien lo estaba filmando con una cámara de video muy vieja. Levantó la cabeza y sonrió de una manera aterradora. Era el mismísimo Tarantino. © puffinpie

* * *

Mi primer trabajo fue en la tienda de chocolates Godiva en St. Regis Hotel, en Nueva York. El hotel tenía un servicio de entrega a la habitación. Una vez, llevé una orden, llamé a la puerta y me abrió Salvador Dalí. © kenlipman1

* * *

Cuando era pequeño, mi padre me llevó a una conferencia de Mohammed Ali, organizada por el Partido Pantera Negra. Éramos los únicos blancos allí. Ali me estrechó la mano y me dijo que estaba contento de ver a un niño blanco ahí. Nunca lo olvidaré. © joshhayes51

* * *

Era la fiesta por mi 18° cumpleaños. Estaba llorando en el vestíbulo del hotel porque no me habían admitido en la universidad, levanté la vista y vi a Steven Tyler, de Aerosmith. Me preguntó qué estaba mal, luego me cantó “Qué los cumplas feliz” y se tomó una foto con nosotras. © LaurenMaiman

* * *

Era una noche de verano en Primrose Hill, Londres; algunos adolescentes estadounidenses estaban tocando la guitarra y cantando viejas canciones, también de los Beatles. Bajé a la carretera principal y de repente vi a Paul McCartney caminando. Probablemente podría escucharlos, pero ellos nunca lo sabrían. ©Simonjhbenson

* * *

Ralph Fiennes comía agresivamente dos bananas (sosteniendo una en cada mano), mirando por la ventana de una tienda Rymans. ©lulukeanwould

* * *

Hice de extra en la película Star Wars: Episodio I — La amenaza fantasma. Una vez, a la hora del almuerzo, me senté junto a una chica y charlamos durante media hora. Al final, ella me preguntó cuál era el nombre del personaje que estaba interpretando y respondí orgullosamente en español: “Nadie”. Le hice la misma pregunta y ella respondió: “Reina Amidala” (era Natalie Portman). ©cjsviolin

* * *

En el ferry a la isla de Mull, fui al bufé. Delante de mí estaba haciendo fila Björk y nos pusimos a hablar. Pidió pudín negro con una salchicha sin verduras y yo, 3 cafés. El cajero puso todo a mi cuenta antes de que pudiera decir que no estábamos juntos. Björk dijo “Gracias” y se fue. ©sonofthechief2

* * *

Conocí a Liza Minnelli en un vagón de primera clase en un tren a Nottingham. Le pregunté por qué iba allí, y su compañero de viaje respondió que querían ir al Museo del Holocausto. La convencí de que se tomara una foto conmigo, diciéndole que mi esposa nunca me creería cuando le dijera que había conocido a Liza Minnelli. No, no fue un sueño. ©mrmichaelsmiley

* * *

Una vez, Woody Harrelson le ayudó a mi esposa a alcanzar algo del estante superior de una tienda en Springboro, Ohio. © ParallaxFlip

* * *

Trabajaba en un hotel en Alemania cuando me pidieron que le ayudara a un huésped de habla inglesa. Resultó ser Pierce Brosnan, quien me abrió la puerta en bóxers y una bata de baño. Fin. © CarrieGrif

* * *

Mi familia es dueña de un restaurante ruso y un día vino Justin Bieber. No lo conocía ni un solo cliente, y un anciano hasta lo reprendió por no haber sacado de la mesa su tetera. © BraveTheWorld

* * *

Quedé atrapada en un ascensor en una camiseta en la que suelo dormir, con un montón de jugosas alitas de búfalo en las manos y en compañía de Leonardo DiCaprio. © MaddyKinsella

* * *

Cuando era adolescente, viajé con mi familia a Las Vegas y decidí sumergirme en la piscina de Hard Rock. Solo estaba dando vueltas en el agua cuando literalmente choqué con Robert Downey, Jr., que estaba nadando en un sombrero de punto. Hasta el día de hoy lo considero la estrella de rock más genial. Esto pasó antes de su regreso al mundo del espectáculo en 2003. © stephmcgowan11

* * *

Rowan Atkinson rozó mi auto cuando salía de un estacionamiento en Aspen. Bajó la ventanilla y yo empecé a gritarle hasta que me di cuenta de a quién veía y le dije: “Eres Mr. Bean”. © dinabloom

* * *

Conocí a Beyoncé en una cena benéfica hace unos años. Ella vio que me había puesto nervioso, atravesó toda la habitación, me acomodó la corbata y le pidió al fotógrafo que nos hiciera una foto juntos. © jbsuperman

Y tú, ¿alguna vez te has cruzado con un famoso? Comparte tus historias en los comentarios.

Imagen de portada DerDieDas / Reddit
Compartir este artículo