Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Meseros han revelado las peores “primeras citas” que ocurrieron directamente frente a sus ojos

9146
12k

Para algunos, un primer encuentro se ha convertido en una extensa relación amorosa e incluso en una boda. Pero hay quienes decenas de veces se han arrepentido de ir a tales citas. Precisamente sobre estas historias un usuario de Reddit bajo el nombre StickyRice4 les hizo a los meseros la siguiente pregunta: “¿Cuáles han sido las peores primeras citas de las que has sido testigo?”

Genial.guru leyó por curiosidad los comentarios y comprendió que las tramas de muchas películas románticas y de comedia en un cien por ciento se obtuvieron de la vida real. Y aquí hay 14 ejemplos.

1.

Un chico reservó una mesa a las 18:00 pero llegó un par de minutos antes. Dijo que estaba ligeramente nervioso ya que pronto tendría su primera cita después de mucho tiempo. En general, realmente era lindo.

La chica llegó con un retraso de aproximadamente media hora e inmediatamente comenzó a tomar alcohol. Al cabo de un tiempo ella recibió una llamada y empezó a discutir sobre su cita. Dijo algo así: “Bueno, en general no es mi tipo, no me gusta del todo, pero pensé ¿por qué no?”. Todo esto lo dijo al estar sentada frente al chico. Él se veía muy confundido.

Después se acercó a mí, pagó la cuenta y se fue. En realidad, él es un buen chico, ha venido con nosotros por citas unas cuantas veces.

2.

Yo no soy mesero, pero un día me convertí en testigo de una terrible cita, cuando estaba en Starbucks. Ella era japonesa. Para comenzar él le mostró su camisa de luchadores de sumo. Después comenzó a hacerle preguntas tipo: “¿Cuál es tu sushi favorito?”, “¿Hablas solo en japonés?”, “¿Cómo se dice ‘baño’ en japonés?”, “¿En Japón hay sumo, cierto?”, “¿Has visto mi camisa?”.

Todo era tan incómodo que compré otra taza de café para continuar observándolos por más tiempo.

3.

Hace un par de años trabajé como cantinero en un lujoso restaurante de carnes. Entró una rubia espectacular y se sentó en la barra del bar. Le preparé un cóctel y le pregunté si quería ver la carta del menú. Ella me explicó que estaba en una cita y esperaba a un chico. Después de unos minutos apareció él con una gran bolsa.

Fue evidente que se trataba de su primera cita. El encuentro pasó de lo forzoso a lo realmente doloroso, cuando él metió la mano en su bolsa y sacó un albúm con... su colección de cartas de Pokémon. Colocó el libro en la mesa del bar, hojeaba cada página, con asombro y detalle describía cada carta, intentando presentarle a su acompañante de cita a todos los monstruos de bolsillo japoneses. Para ser honestos diré que él tipo era raro.

Ella fingió que había pasado algo y llamó a su amiga para que la recogiera. El chico se quedó y comió una hamburguesa.

Sí, ellos tenían más de 30 años.

4.

Durante la primera cita con mi actual novio, él pasó su mano a través de la mesa, golpeó una taza de cerámica y la dejó caer. Cayó directamente sobre mis dedos y se rompió. Al final del día sacaba los fragmentos de la taza de mi pierna.

5.

Un chico y una chica entraron al restaurante por separado y tal como me pareció, ellos se veían el uno al otro por primera vez. Se sentaron en la mesa, la chica se disculpó y se dirigió al baño de damas. El chico durante ese tiempo ordenó bebidas para dos. Y, aproximadamente después de 30 minutos, ordenó dos porciones de comida. Pero era evidente que la chica no regresaría, aunque él continuaba marcándole. Al final el chico simplemente dejó toda la comida que había ordenado y las bebidas intactas, pagó la cuenta y se fue.

6.

Un chico le preguntó a su acompañante de cita si ella podía pagar la cuenta y cuando ella dijo que no, él se levantó drásticamente gritando: “¡Más tarde te llamo!”.

7.

Trabajo en una casa de té cerca de una preparatoria. Este es un buen lugar para encuentros agradables, con una iluminación tenue, muebles cómodos y juegos de mesa. Aquí se llevan a cabo muchas primeras citas. Probablemente, la peor que vi en todo ese tiempo fue una cita entre un chico y una chica de aproximadamente 17-19 años. Ellos ordenaron un té, después se sentaron, jugaron juegos de mesa y platicaron.

La madre del chico durante todo ese tiempo estuvo sentada detrás de su mesa y simplemente los observaba. Me dio mucha pena por el chico, pero la cereza del pastel fue la siguiente situación. A las 20:30 la mujer se acercó a ellos y les dijo que era hora de ir a casa. El joven claramente se molestó pero no le quedó más remedio que despedirse de la chica y seguir a su mamá.

La chica se acercó a nosotros, los meseros, para pedir otro té. Y le pregunté sobre su cita. Ella respondió que esta mujer, esencialmente, se entrometió en su cita, interrumpió su diálogo y criticó el comportamiento de su hijo.

8.

La chica claramente estaba muy apasionada por el chico y él estaba interesado en ella. Ambos hablaban, bromeaban, e incluso lo hacían conmigo. En general todo había sido perfecto. Pero llegó la hora de pagar, les pregunté si hacía una sola cuenta. La chica con una sonrisa miró al chico y él respondió: “No, por separado, por favor”. La expresión en su rostro cambió instantáneamente... La pobre chica casi lloró al salir silenciosamente por la puerta. ¡Qué tipo más tonto!

9.

Un par de chicos llegaron al restaurante de parrillada en el cual trabajaba. Ellos se encontraron en la puerta e intercambiaron el típico “¡Hola, mucho gusto en conocerte!”. Pero él resultó ser un completo tonto. La chica ordenó unas costillas y él le preguntó: “¿Quieres conservar tu figura ardiente o verte como ella?”, y señaló a una mujer gordita.

A continuación, cuando esperaban para pagar la orden, el chico comenzó a coquetear con una comensal que se encontraba atrás de ellos. Su compañera de cita esperó a que él pagara y después se fue.

10.

Yo acudí a mi primera y única cita con un chico, el cual durante todo el tiempo miraba con lujuria a una joven mesera de falda corta. Yo intenté no percibir cómo este chico gordo y feo, quien era como mínimo 10 años mayor que yo, se convertirá en el típico lobo de los dibujos animados que se enamora de una joven hermosa.

Yo había llegado al restaurante en bicicleta. Después de la cita, él quería colocarla en su camioneta y llevarme a casa. ¡Sí, como no! Me alejé de ese tipo tan rápido como pude.

11.

Un chico me llama a la mesa. No había ninguna chica con él, posiblemente ella había ido al baño. Me extendió cien dólares y dijo que me podía quedar con el cambio si le decía a la chica que había tenido que irse de inmediato. Su cuenta no superaba los 50 USD. En general esa ha sido la propina más fácil de mi vida. Y, por cierto, le dije que la había dejado pero había pagado la cuenta. Además, le di gratis una rebanada de tarta.

12.

Una vez escuché cómo una chica dijo: “Que me compres una bebida no significa que vaya a dormir contigo”. Inmediatamente después de esta frase ella se fue. El chico tomó su bebida y también se fue.

13.

No soy mesero, pero estábamos sentados en el bar de un restaurante lleno. Al lado de nosotros se encontraba una pareja extraña: ellos claramente se había encontrado por primera vez. La chica con todas sus fuerzas intentaba ser educada y agradable, pero él continuaba hablando sobre su ex esposa y además le mostraba en su teléfono fotografías de su boda y vacaciones juntos.

14.

Yo tampoco soy mesero, pero a menudo voy solo a las cafeterías y observo a las personas. Las primeras citas casi siempre son obvias. La peor que vi se trató de dos personas que posiblemente eran ideales el uno para el otro: ambos estaban inmersos en sí mismos. Comenzaron a platicar historias y continuaban hablando ¡SIMULTÁNEAMENTE! ¡Incluso no se hacían caso el uno al otro! Me quedé asombrado de tal locura, la cual observé por 45 minutos. Ambos hablaron casi sin parar.

¿Tal vez tú te has encontrado en una cita que deseabas que terminara muy pronto? Cuéntanos sobre ella en los comentarios.

9146
12k
Compartir este artículo