Genial
Genial

Rescatistas acogen a un perrito asustado y paralizado, lo rehabilitan y logra caminar de nuevo

Si hay algo que podemos asegurar sobre los animales, es que son excelentes maestros. Con sus acciones nos enseñan valores y actitudes que son muy importantes para afrontar la vida. Fortaleza y tenacidad son dos enseñanzas que nos transmite la historia de Comfy, un perrito que salió adelante luego de ser rescatado de un basurero, asustado y casi sin poder moverse.

Genial.guru comparte contigo este conmovedor relato de un grupo de rescatistas que, con amor y paciencia, consiguieron cambiarle la vida y darle una segunda oportunidad a este perrito.

Un perrito asustado y paralizado que merecía una segunda oportunidad

Cuando los miembros de la organización rescatista de animales Animal Aid Unlimited recibieron un llamado por un perrito abandonado en un basurero, no se imaginaban con qué se iban a encontrar. Acudieron al lugar tan rápido como fue posible y vieron una imagen que les partió el corazón: un animalito asustado y casi paralizado que solo podía mover sus patas delanteras.

Luego del rescate, comenzó el largo pero gratificante camino de la recuperación

Aún sin entender por qué el perrito no podía moverse, los rescatistas entraron en acción. Lo cubrieron con una manta y lo llevaron al refugio para examinarlo y entender la causa de su parálisis parcial. Le dieron comida y una cama cómoda para descansar. Luego de varios chequeos, los médicos no encontraron heridas externas, pero descubrieron que el can tenía una lesión en la columna. Esto es lo que hacía que sintiera mucho dolor al mover sus patitas traseras.

Sin embargo, había esperanzas para el perrito. Los rescatistas estaban convencidos de que con un buen tratamiento podría volver a caminar e iniciaron el camino de su recuperación. “Comía tan relajado y con tanto entusiasmo que decidimos llamarlo Comfy” (en alusión a comfortable, que significa “cómodo”), contaron los miembros de la organización. Sin embargo, un tiempo después y ya sintiéndose mejor, Comfy parecía no estar tan cómodo.

El perrito comenzó a mostrarse desconfiado, pero los rescatistas siguieron tratándolo con paciencia y amor

“Nos daba a entender que no quería que lo tocáramos. Gruñía, ladraba y mantuvo esta actitud por un tiempo. Sabíamos que sin fisioterapia no podría recuperarse, pero ¿cómo íbamos a ayudarlo si no dejaba que nos acercáramos?”, se preguntaban los rescatistas.

Luego de cinco meses de trabajo, Comfy volvió a caminar

Sin embargo, siguieron adelante con paciencia y tenacidad. Fueron acercándose poco a poco, con movimientos suaves y acariciándolo hasta que Comfy recuperó la confianza y pudieron iniciar la terapia. Le masajearon las patitas y lo ayudaron a hacer algunas caminatas de práctica y a mantenerse erguido. Las mejoras no tardaron en llegar.

“Toda nuestra paciencia tuvo su recompensa”, explicaron. Después de largos cinco meses, Comfy no solo logró pararse en sus cuatro patas, sino que también comenzó a caminar y se convirtió en un perrito alegre, confiado y con mucho movimiento.

Un ejemplo de fortaleza y amor por la vida

Con su historia, Comfy nos enseña que todos merecemos una segunda oportunidad y que lo más importante es no bajar los brazos y apostar por la vida. A veces nos toca atravesar situaciones difíciles, pero no estamos solos, siempre existen esos “rescatistas” que estarán a nuestro lado para ayudarnos e impulsarnos a seguir adelante.

¿Qué te pareció esta historia? ¿Cómo reaccionarías si te encontraras con un perrito en una situación parecida a la de Comfy?

Imagen de portada animalaid_india / Instagram
Compartir este artículo