Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

La historia detrás de “Rush, pasión y gloria”, el éxito de Hollywood inspirado en la épica rivalidad de dos grandes figuras de la F1

4-14
928

El mundo del deporte cuenta con historias de grandes rivalidades, tanto en equipo como en forma individual. Barcelona vs. Real Madrid, Muhammad Alí vs. Frazier, Federer vs. Nadal, Julio César Chávez vs. Óscar de La Hoya, Maradona vs. Pelé. Son tantas que sería imposible enumerarlas todas. Sin embargo, esas rivalidades no llegaron a protagonizar una película, y menos aún una gran película. Por eso tenemos que decir que la rivalidad que trataremos en este artículo se ha ganado un lugar de privilegio en la historia de las grandes rivalidades deportivas.

Genial.guru investigó la historia de los automovilistas de F1 James Hunt y Niki Lauda, ambos personajes centrales de Rush, pasión y gloria, y seguramente entenderás por qué Hollywood quiso hacer una película con ellos. Y si el automovilismo te resulta ajeno, sumérgete de todos modos en este artículo, pues hablaremos de sueños, de heroísmo, de lucha ante la adversidad, de éxitos y fracasos. Hablaremos, en definitiva, de dos corazones salvajes entregados al vértigo de la vida.

Dos grandes figuras de la historia del automovilismo

El año 1976 no fue un año más en la historia del automovilismo. Una rivalidad que había surgido entre dos pilotos cuando eran parte de una categoría inferior, la Fórmula 3, ocupaba ahora la primera plana del mundo de la Fórmula 1. James Hunt Niki Lauda tenían una relación de rivalidad y admiración mutua que obligaba al público a tomar partido por alguno de ellos. Quien amaba a Hunt, odiaba a Lauda, y viceversa. Sus personalidades, por otra parte, no hacían más que acentuar esa rivalidad.

Hunt era irreverente, amante de la noche y la diversión, temerario, encantador, y adoraba la exposición pública. Lauda, en cambio, era formal, un hombre de familia que detestaba la noche, la exposición pública, y, a diferencia de Hunt, se mostraba respetuoso de la seguridad. En la película se menciona que, en cada carrera, un automovilista de F1 tiene un 20 % de posibilidades de morir, y ese riesgo pesaba en Lauda, que afirma en el filme que ese era su límite: 20 %, ni un punto más.

Gran Premio de Alemania de 1976 (Autódromo de Nürburgring)

La carrera del Gran Premio de Alemania de 1976 marcó un antes y un después en la vida de ambos deportistas. El autódromo de Nürburgring no ofrecía la seguridad suficiente para los corredores y, además, llovía. Niki Lauda presentó su queja ante las autoridades de la Fórmula 1. Según él, la carrera debía suspenderse porque era demasiado peligrosa. Sin embargo, otros pilotos se opusieron al pedido de Lauda, entre ellos, Hunt.

Las autoridades decidieron llevarlo a votación, que fue ganada por quienes querían correr a pesar de las malas condiciones. Entonces, ocurrió la tragedia. Durante la competencia, Niki Lauda tuvo un accidente y su auto se incendió. Él quedó atrapado entre las llamas y, si bien pudo sobrevivir, sufrió severas quemaduras que, además, afectaron su rostro. La carrera continuó y Hunt quedó en el primer puesto.

El accidente de Lauda tuvo una repercusión mediática que transcendió el mundo del automovilismo. Muchas personas desinteresadas por la F1 conocieron la existencia del automovilista después del accidente, y eso hizo que, en muy poco tiempo, Lauda se convirtiera en una celebridad mundial.

Durante las seis semanas que Lauda estuvo hospitalizado, Hunt, por su parte, continuó ganando las siguientes carreras, acercándose a Lauda lo suficiente para poder superarlo. El campeonato mundial, que hasta entonces parecía tener un solo candidato, ahora ponía a los dos grandes rivales en una disputa que se tornaría legendaria.

La asombrosa recuperación de Lauda

Lauda, entonces, hizo algo impensado: seis semanas después del accidente, con las heridas aún en tratamiento, volvió a correr en el Gran Premio de Italia. No quería dejar el campeonato en manos de Hunt y decidió dar pelea. El resultado fue sorprendente: Lauda pudo terminar la carrera e, incluso, se ubicó en el cuarto puesto, superando a Hunt, quien tuvo que abandonar la competencia por un desperfecto con su auto.

El campeonato mundial, entonces, se definiría en el último certamen del año, el Gran Premio de Japón. Tanto Lauda como Hunt tenían oportunidad de consagrarse campeones, y todo dependía de la posición en la que terminaran al final de la carrera. Pero ese día también llovía, y, luego de dar dos vueltas a la pista, Lauda decidió que no volvería a poner en riesgo su vida, y abandonó la carrera. Todo dependía ahora de Hunt. Si salía tercero, sería el nuevo campeón del mundo.

Como si todo respondiera al dramatismo necesario para una superproducción de Hollywood, Hunt, que parecía lejos de conseguir su objetivo, repuntó hacia el final de la carrera, arriesgando su vida con la temeridad que era ya una de sus marcas registradas, y logró llegar a la meta en el tercer puesto, y así se convirtió en el campeón del mundo de 1976.

La película

En el año 2013, Hollywood estrenó su superproducción Rush, pasión y gloria, que centraba su argumento en la famosa rivalidad de los dos automovilistas. El papel de Lauda estuvo a cargo de Daniel Brühl, mientras que Hunt fue interpretado por Chris Hemsworth. Dirigida por Ron Howard, la película, más allá de retratar la personalidad de las dos figuras, les permitió a los espectadores tener una visión cercana a la que cada automovilista experimenta en cada carrera.

Los planos mostrados desde las perspectivas de los corredores, los sonidos que los invaden durante la carrera, la cantidad de problemas que se les presentan y que deben resolver en una milésima de segundos, la potencia demencial de los motores, hicieron que la película fuera muy bien recibida tanto por el público como por la crítica.

En el sitio IMDb, tiene un puntaje de 8,1 puntos. Incluso, recibió el apoyo del propio Lauda, que tuvo reuniones con el equipo y se aseguró de que el 80 % de lo que narra la película fuera real.

Algunas diferencias entre Rush, pasión y gloria y la historia real

Lauda en el estreno de la película

Una historia real, cuando llega al cine, suele sufrir algunas modificaciones, licencias poéticas que los creadores se toman para reforzar algunos puntos en función de un mejor resultado cinematográfico. La historia de Lauda y Hunt, a pesar de todo el atractivo que ofrece, no fue la excepción. Por eso, mencionaremos a continuación algunos desvíos de la historia real que los creadores de la película decidieron tomar con el fin de lograr un mejor producto artístico.

  • La competencia entre Hunt y Lauda en la carrera de Formula 3 en Crystal Palace en 1970 no existió. Lauda no estuvo en esa carrera y tampoco Hunt resultó ganador.
  • Cuando la mujer de Lauda ve por primera vez el rostro quemado de su marido, no llora ni se espanta, sino que se desmaya.
  • El accidente de Lauda no era responsabilidad de Hunt, de modo que no hubo motivos para que este último le pidiera perdón. La votación a favor de no suspender el Gran Premio de Alemania no fue ganado por una amplia mayoría, como muestra la película. En la realidad, se ganó apenas por un voto.
  • En una parte de la película, en la conferencia de prensa que Lauda da después del accidente, un periodista le hace una pregunta ofensiva acerca de su rostro. Al terminar la conferencia de prensa, Hunt busca a ese periodista y lo golpea. No existen registros de esa golpiza, aunque el temperamento de Hunt puede hacerla probable.
  • La escena del final de la película, en la que Lauda y Hunt vuelven a encontrarse y hablan sobre su futuro al costado de un avión, no existió.
  • En la película, si bien queda en claro que la relación entre Lauda y Hunt no está exenta de afecto, no se menciona que, en realidad, la relación entre ellos podría ser considerada una amistad. De hecho, luego de que Hunt dejara el automovilismo y perdiera mucho dinero por malas decisiones, Lauda acudió en su ayuda.

Frases memorables que nos ha dejado Rush, pasión y gloria

  • “Veinticinco pilotos inician cada temporada en Fórmula 1 y cada año, dos mueren. ¿Qué clase de persona tiene un trabajo así? No la gente normal, seguro. Los rebeldes... los lunáticos... los soñadores. Gente desesperada por dejar huella y dispuesta a morir en el intento”. (Lauda)
  • “Mi nombre es Niki Lauda y, en el automovilismo, me conocen por dos cosas. La primera es mi rivalidad con él... La otra cosa por la que me recuerdan es lo que pasó el primero de agosto de 1976, cuando iba persiguiéndolo como un imbécil”. (Lauda)

  • “Hay algo más poderoso que el miedo a la muerte, las ganas de vencer”. (Hunt)

  • “Las únicas criaturas que he amado o que he tratado con honor son los periquitos. En cualquier otra área de la vida, sería, o soy, un verdadero estorbo. Mi única virtud es conducir autos rápido”. (Hunt)

  • “No busques normalidad en hombres dispuestos a matarse conduciendo en círculos”. (Hunt)

  • “Sí, claro que estoy asustado, y ustedes también. Acepto que cada vez que subo a mi auto existe un 20 % de probabilidad de que muera, y vivo con eso, pero no acepto ni uno por ciento más”. (Lauda)

  • “Dejé de pensar que es una maldición tener un enemigo, podría ser una bendición: un sabio obtiene más de sus enemigos, que un necio de sus amigos”. (Lauda)

  • “Te ves bien, Niki. Eres el único que se quemó el rostro y le quedó mejor”. (Hunt a Lauda)

  • “Cuando supe que murió a los 45, de un paro cardíaco, no me sorprendió, solo me entristeció. La gente siempre piensa que éramos rivales, pero él era de los pocos que me agradaban y de los muy pocos que respetaba. Sigue siendo la única persona que envidié”. (Lauda sobre Hunt)

Bono: las mejores imágenes de Rush, pasión y gloria

¿Qué otra gran rivalidad del mundo del deporte merecería para ti una película? ¿Quién te gustaría que la protagonizara y qué director elegirías? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

4-14
928