Genial
Genial

“Soy mamá extra, no su madrastra” Cómo Gisele Bündchen reinventó el término que le une a su hijastro

A lo largo de su carrera, Gisele Bündchen demostró lo que es ser una super modelo, y en su vida privada, lo que es ser una super mamá. Uno de sus tres hijos es fruto de la relación anterior de su actual marido, pero eso no la detuvo para amarlo como si fuera propio. Incluso inventó el término “mamá extra” porque no se siente su madrastra, sino una persona más que le puede brindar el amor de madre.

En Genial.guru nos encanta conocer las historias detrás de la estrellas para ver su lado más humano y hoy queremos compartir la de la modelo que demostró que la familia es familia en cualquier formato.

El comienzo de una historia de amor, pero con una particularidad

Fue una de las supermodelos más aclamadas en la época del 2000 y su nombre sigue resonando en la industria de la moda. Pero las pasarelas y la fama no fueron lo único importante en la vida de la brasileña: enamorarse del jugador de futbol americano Tom Brady fue igual de valioso, ya que formaron una familia.

Empezaron a estar juntos en 2006 y todo era color de rosa, como en cualquier pareja en sus primeros días, pero tan solo dos meses después, una noticia rompió su burbuja: “Tom me dijo que su exnovia estaba embarazada. Al día siguiente, las noticias estaban en todas partes y sentí que mi mundo se había puesto patas arriba”, confesó en sus memorias “Lessons: My Path to a Meaningful Life”.

El nacimiento de su familia

A pesar de que no se lo esperaba y que, según confesó, fue un momento difícil para ella, el nacimiento de John “Jack” Edward Thomas lo cambió todo: “Hizo que mi corazón se expandiera de formas que no sabía que eran posibles”, dijo, pues se enamoró del pequeño que le enseñó a ser mamá, aunque ella no era la madre biológica. Desde entonces, acompañaría a su novio en la crianza de su hijo sin resentimientos, solo con amor.

Dos años más tarde, dieron el “sí quiero” y la familia creció tras la llegada de Benjamin, su primer hijo, y más tarde de Vivian, la menor del clan.

Una familia ensamblada y feliz

Ser una familia ensamblada no es motivo para no amarse o llevarse mal, ya que los niños son buenos compañeros: “Para Benjamin, su hermano mayor es su héroe. Jack entra y Benjamin tiene una gran sonrisa. Quiere seguirlo por todos lados”, dijo sobre ellos.

Esa fraternidad entre sus hijos la inspiró a tener más: “Me gustaría una gran familia [...] Amo a los niños. Cuando vienes de una familia numerosa, ves que al crecer vas aprendiendo a compartir. [...] Tu familia te da una sensación de seguridad, y es un sentimiento muy arraigado. Por eso siento que puedo volar, porque tengo esas raíces y son muy profundas. Es por eso que te casas: quieres crear esas raíces juntos; quieres darle eso a tus hijos. También me encantaría adoptar un niño de Brasil”, confesó.

Madrastra: no. Mamá extra: sí

Aunque no es la madre biológica de Jake, ella lo siente como propio desde el primer día: “Entiendo que él tiene una mamá y lo respeto, pero para mí, no es que como alguien más lo dio a luz, ese no es mi hijo. Siento que lo es, al 100 % [...] Lo amo de la misma manera que si fuera mío. Ya siento que es mi hijo, desde el primer día”, contó.

Por eso, no le gusta el término “madrastra” sino que prefiere llamarse “mamá extra”: “Uso la palabra ’mamá extra’ porque siento que es una bendición. Me siento muy afortunada de tener un angelito extra maravilloso en mi vida”, resaltó.

Dos mamás, doble amor

Con la mamá biológica de Jack, la actriz Bridget Moynahan, mantienen una buena relación, y comparten la crianza en buenos términos desde el principio: “Tom y yo tomamos la decisión de criar a un niño juntos y ambos encontramos compañeros que no solo nos apoyaron en la crianza de ese niño, sino que también aman a nuestro hijo como si fuera suyo. [...] No creo que se pueda pedir más que eso. Mi hijo está rodeado de amor”, dijo.

Incluso el año pasado, la modelo felicitó vía Instagram a la actriz por el día de la madre, como así también su marido.

Estar juntos es su mayor felicidad

Según nos muestra en su Instagram, los cinco comparten sus momentos de felicidad en las cosas diarias como cocinar, hacer yoga, ir a los partidos del papá, como así también atreviéndose a la aventura en sus viajes.

También, tienen una casa de playa en Costa Rica, a la cual regresan cada febrero, no solo para desconectarse del mundo y disfrutar en familia, sino también para celebrar el aniversario de la pareja. “Tom y Gisele están realmente más enamorados que nunca. Son una unidad familiar muy fuerte y sienten que son los mejores amigos, socios y los mayores sistemas de apoyo de cada uno. Han creado la vida perfecta juntos”, dijo una fuente confiable.

Aunque hayan empezado su historia de manera poco usual, el cariño de Gisele por su “angelito extra” hizo que todo fuera posible y hoy son una de las familias de famosos que nos enseñan que si hay amor de por medio, no importa absolutamente nada.

¿Qué opinas del término “mamá extra”? Si tienes un “angelito extra”, ¿qué significa en tu vida?

Imagen de portada tombrady / Intagram
Genial/Historias/“Soy mamá extra, no su madrastra” Cómo Gisele Bündchen reinventó el término que le une a su hijastro
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos