Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un hombre que se reía de quienes tenían perros pequeños fue “rescatado” por un chihuahua, y ahora se dedica a adoptarlos

Bobby Humphreys es un deportista que, durante mucho tiempo, se burló de quienes cuidaban o tenían perros pequeños. Sin embargo, todo cambió el día en el que cayó en una profunda depresión tras divorciarse de su esposa. El hombre que admiraba a los canes grandes y rudos se vio desafiado ante la propuesta de una amiga, quien le pidió que cuidara de su mascota, un chihuahua, por un tiempo. Debido a ese hecho, actualmente, el hombre vive con 40 perros pequeños, quienes, de cierta forma, le dieron un vuelco a su vida.

Genial.guru investigó más acerca de la historia de Bobby y de cómo pasó de la burla al amor por los perros pequeños.

El admirador de los rottweiler solía reírse de aquellos amigos que tenían perros pequeños

Bobby Humphreys es un culturista que se burlaba de sus amigos que tenían y salían a pasear a perros pequeños. El musculoso hombre, dueño de tres rottweiler, se sentía bastante superior, puesto que la raza de sus canes suele ser asociada con la rudeza.

Divorciarse de su esposa lo hizo caer en una profunda depresión

Bobby jamás imaginó las sorpresas que la vida le daría. En la Navidad de 2016, su esposa le pidió el divorcio tras 17 años juntos. Luego de esa noticia, se lesionó en el gimnasio y, por la gravedad del asunto, tuvo que ser operado de urgencia. A propósito de ambos eventos, el hombre cayó en una profunda depresión y comenzó a abusar del alcohol. Se sentía solo y triste.

Una amiga le pidió que cuidara por un tiempo a Lady, su perrita chihuahua

El culturista comenzó a recuperarse de la cirugía, más no de la ruptura amorosa. Un día, una amiga, Constance Rogers, le escribió para pedirle que cuidara a su chihuahua, Lady, pues se mudaría de casa, pero aún no sabía a dónde iría y necesitaba que la mascota estuviera en un espacio seguro.

Lo que Bobby no sabía era que Lady cambiaría su vida para siempre

Entonces, Bobby accedió a cuidar a la pequeña perrita, convenciéndose además de que tenía que quedarse en su casa el tiempo que fuera necesario y que no podía dejarla encerrada en una jaula. De hecho, durante los primeros días de convivencia, el hombre y la perrita se hicieron muy buenos amigos, algo que sorprendió a Constance. Bobby explicó que Lady fue quien lo ayudó a ponerse más activo, pues lo desafiaba a jugar y a salir.

La inspiración y el amor que Lady le entregó a Bobby sirvió para que este adoptara a varios chihuahuas

Después de 4 meses, Lady tuvo que regresar con su dueña. De inmediato, Bobby pensó en una solución a eso: adoptar, pues creía que todavía le faltaba mucho para recuperarse emocionalmente. Así encontró a Kira, Herley y Quinn, todas chihuahuas con algunos problemas de alimentación o físicos. Pero no fueron las únicas afortunadas, porque algún tiempo después rescató a Bella y a más perros de la misma raza.

Gracias a esa experiencia, Bobby tomó la decisión de crear su propia fundación para ayudar a chihuahuas maltratados

Cuando supo que la mayoría de los perros que adoptó tenían problemas o habían sido maltratados, Bobby decidió crear su propia fundación, Big Guy Little’s World Sanctuary. Algunos perritos se quedan en el lugar de forma temporal o indefinida, con el propósito de evitar que sigan siendo golpeados o terminen siendo sacrificados. De hecho, hasta creó una línea de ropa de esta raza, y acepta donaciones para poder desparasitar a los perros y mejorar su alimentación.

Ahora, el culturista vive con cerca de 40 perros pequeños, quienes renovaron su vida

Actualmente, Bobby vive junto con 40 chihuahuas en su casa, quienes lo han ayudado a recuperar la confianza y el amor por sí mismo, el cual creyó haber perdido durante algún tiempo.

¿Qué te pareció la historia de Bobby? ¿Alguna vez fuiste escéptico con respecto a algo y terminaste cambiando de opinión? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

Compartir este artículo