Genial
Genial

Una abuelita demostró que se puede empezar de nuevo a cualquier edad y se convirtió en modelo a los 88

A veces nos quedamos estancados en el miedo y nos negamos a perseguir nuestros sueños por pensar que ya pasó el tiempo. Sin embargo, siempre se puede encontrar un nuevo propósito sin importar la etapa de la vida en la que nos encontramos. Una abuela de 92 años demostró que es posible encontrar nuestra vocación en la vejez y que la edad es solamente un número.

Licia Fertz es una mujer italiana entregada a su familia que tuvo la fortuna de encontrar al amor de su vida muy joven y casarse con él. Luego de más de 60 años de matrimonio, haber construido una familia y una vida feliz juntos, su esposo falleció y Licia quedó completamente devastada tras la pérdida.

“Cuando falleció mi amado esposo Aldo, me rendí por primera vez en mi vida. Estaba cansada de vivir, pensando que mi vida ya no tenía sentido. Había pasado los últimos 10 años cuidándolo en casa, y sin Aldo me sentía perdida”, confesó la mujer.

Su nieto Emanuele, preocupado por su salud física y su bienestar, quería animarla, y comenzó a invitarla a lugares nuevos, inventando pretextos para sacarla de casa y pidiéndole que lo acompañara en sus actividades. Un día le pidió a su abuela que posara frente a su nueva cámara para poder probarla, o al menos eso fue lo que le dijo, pero en realidad utilizó la imagen para abrirle una cuenta de Instagram.

Todo inició con una simple publicación el 22 de marzo de 2018: “¿Hay lugar para una chica de 88 años en las redes sociales?”, preguntaba en la descripción. El impacto que causó fue impresionante, ya que pocos días después Emanuele regresó con Licia y le enseñó todos los mensajes llenos de amor y admiración que habían llegado. Las personas incluso le pedían consejos y comenzar a responderles fue la mejor medicina para su depresión, según la propia Licia.

“Me dio la sensación de ser útil de nuevo. Todo esto me trajo de nuevo un sentimiento de alegría como la que sentía de niña”, reveló la influencer. Con la ayuda de su nieto, la abuela comenzó a publicar imágenes divertidas, mensajes de inspiración y reflexiones sobre la vida, y poco a poco sus seguidores fueron aumentando, llegando hoy en día a 198 mil.

Para Licia todo se convirtió en un juego en el que se ponía atuendos coloridos y hacía poses dignas de una modelo profesional. A medida que los seguidores en sus redes sociales aumentaban, el compromiso de Licia de mostrarle al mundo que la edad no define quiénes somos se hacía cada vez más fuerte.

Con el tiempo, Licia fue llamando la atención de fotógrafos profesionales, revistas e incluso la televisión. A medida que construía su nueva carrera, fue saliendo de su depresión, recuperó la motivación e incluso mejoró su estado de salud. “Su eficiencia cardíaca estaba en 25 % y en cuatro años ha subido al 45 %. Esta felicidad ha tenido un impacto extraordinario sobre su vida”, reveló su nieto.

Con sus fotografías y mensajes de aceptación la abuela pretende inspirar a las personas a buscar su felicidad sin importar la edad. Licia también intenta combatir los estereotipos de la edad y críticas hacia el cuerpo con maquillaje llamativo e imágenes en traje de baño, demostrando que para el amor propio y la belleza los años son irrelevantes.

“Antes que ser viejas o jóvenes somos mujeres. Y siempre somos increíbes solo por eso”, asegura Licia, quien además sostiene que la edad importa solamente para los documentos oficiales, ya que se define como joven de espíritu. Además de su carrera como modelo e influencer, la italiana se convirtió en autora de su primer libro No hay tiempo para estar triste, en el que comparte algunas lecciones de vida que aprendió a lo largo de las décadas.

“Sé fuerte y valiente, lo malo va a pasar. En 90 años he visto muchas cosas, pero nunca las he enfrentado con el bienestar y progreso de hoy. Mi consejo es escuchar las noticias dos veces al día y utilizar el resto de la jornada para actividades constructivas y positivas. Cada uno de nosotros puede marcar la diferencia: haz que tus abuelos se sientan orgullosos de los sacrificios que han hecho por ti”, aconseja la italiana.

La abuela, además, confiesa que su único arrepentimiento es no haber usado antes las redes sociales. Estar en contacto con personas de todo el mundo y descubrir sus inspiradoras historias ha sido de gran ayuda para Licia, además de apoyar su independencia. La modelo recomienda que todas las personas de la tercera edad aprendan a utilizarlas y sacarles provecho.

Esta inspiradora mujer es la prueba de que siempre podemos comenzar de nuevo y encontrar alegría en un nuevo sueño, sin importar la edad, los obstáculos o las opiniones de los demás.

¿Cuál crees que es la mejor etapa de la vida? ¿Consideras que deberíamos limitarnos a hacer ciertas cosas con la edad, o por el contrario, piensas que se trata simplemente de un número?

Genial/Historias/Una abuelita demostró que se puede empezar de nuevo a cualquier edad y se convirtió en modelo a los 88
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos