Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una familia adoptó gatos invidentes, demostrando que no son en nada diferentes de los felinos que sí pueden ver

No todas las personas se animan a adoptar a mascotas con discapacidades por considerarlas más complicadas de criar y difíciles de mantener. Sin embargo, una familia con un enorme corazón decidió abrirles las puertas de su hogar a dos gatos sin ojos y a uno tuerto para brindarles todo el amor y cuidado que necesitan.

Genial.guru cree que las buenas historias deben ser compartidas, por lo que decidió investigar más acerca de estos adorables animales y sobre cómo sus dueños enfatizan sobre la adopción responsable a través de su cuenta de Instagram.

12 Patas y 1 ojo

El “Club de los gatos sin ojos” (No eyed cat club, en inglés) está conformado por un trío de felinos no videntes llamados Jerry, Lola y Jax. Mientras que los primeros dos son completamente ciegos, el último es tuerto.

Jax y Jerry fueron rescatados por la Sociedad Humanitaria de San Diego, la cual se encarga del cuidado y atención de mascotas enfermas o abandonadas, brindándoles una segunda oportunidad para vivir. Meses después, el club incluyó a un tercer miembro, Lola, quien, en sus primeros meses de vida, sufrió de una infección que requería necesariamente un tratamiento quirúrgico para que ella pudiera recuperarse.

Conviviendo con sus cuidadores

En su cuenta de Instagram, la pareja adoptante publica constantemente fotos de los gatos donde se los puede ver jugando y conviviendo con sus cuidadores. Sus juguetes poseen canicas en su interior, lo que les permite guiarse por sonidos mientras juegan.

El mejor regalo de todos: una segunda oportunidad

Uno de los tres gatos, Lola, pasó por mucho sufrimiento cuando era cachorra. Ella era una gatita pequeña y débil, tanto que su cuidadora, al conocerla, tuvo que hacer que comiera de su mano para que recuperara energías.

Según los veterinarios, a Lola le quedaban pocos meses de vida. Pero su nueva dueña aseguraba que la veía con muchas ganas de luchar, por lo que solicitó donaciones para costear sus diversos tratamientos y le brindó los cuidados necesarios para que pudiera tener una vida digna, aun si esta era breve.

Tantos cuidados dieron resultados. Lola, al igual que sus hermanitos, logró recuperarse, y ahora es considerada por sus dueños como una gatita dulce y amistosa con sus hermanos felinos.

Cómo se desenvuelven estos gatitos a pesar de su discapacidad

Aunque el pirata Jax posee un solo ojo, los otros gatos dependen completamente de su olfato y de sus bigotes para poder orientarse. En el caso de Lola, esta carecía de bigotes, pero conforme fue recibiendo el tratamiento adecuado, estos comenzaron a crecer cada vez más.

Básicamente, los gatos sin ojos dependen de sus otros sentidos para poder desenvolverse sin problemas. Sin embargo, la falta de vista no les impide jugar ni divertirse con sus dueños, quienes, cada día, reciben el amor de sus mascotas a cambio de haberles brindado una segunda oportunidad para vivir y ser felices.

¿Qué piensas acerca de esta historia? ¿Estarías dispuesto a adoptar a animales no videntes para darles una segunda oportunidad? Comparte tus pensamientos con nosotros en la sección de comentarios.