Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

“Quiero ser la primera actriz con síndrome de Down en ganar un Óscar”, una joven cuenta lo duro que ha trabajado para alcanzar su sueño

7-33
400

Lily D. Moore es una chica estadounidense de 17 años que trabaja como modelo y actriz profesional. Se ha vuelto popular debido a su papel como Rebecca, una experta en moda que sufre discriminación por tener síndrome de Down, en Yo nunca, serie original de Netflix que se estrenó este año y se ha vuelto un éxito. Al igual que su personaje, Lily trabaja mucho por conseguir su sueño, que es recibir un premio de la Academia.

Genial.guru le hizo una entrevista exclusiva para conocer más sobre su carrera y hablarte de cómo puedes encontrar tu estrella, sea cual sea.

El inicio de su carrera como actriz

Cuando tenía 6 años, Lily comenzó a tomar clases de teatro en la escuela. A partir de ese momento, ella se enamoró de la actuación. Su personalidad extrovertida y habilidades para interactuar con el público hicieron que el inicio de su carrera se diera satisfactoriamente. “Mi familia me dice que siempre he podido hacer reír a la gente y que eso la atrae”, añadió la joven.

Tres años después de sus primeras lecciones, Lily empezó a tomar clases de actuación en un teatro local. “Quería actuar todo el tiempo”, explicó.

Pronto, la idea de profesionalizarse llegó. Fue entonces cuando, con el apoyo de su madre, emprendió la búsqueda de una agencia de talentos. Tras 20 rechazos, por fin obtuvo su primera entrevista. “Hice audiciones y fueron emocionantes, pero también me rechazaron muchas veces. Sin embargo, eso no me detuvo. Seguí tomando clases y audicionando. Finalmente comencé a obtener papeles. Algunos de ellos fueron en TJ Maxx, Sleepy Hollow, The Gifted y, por supuesto, Rebecca en Yo nunca”.

De comerciales a una serie de Netflix, así fue su salto

Su primera aparición en la pantalla chica fue en un comercial. “Estaba en un hospital local y tenía una sesión de entrenamiento para enfermeras sobre cómo debían trabajar. Era divertido, y todos eran tan buenos. ¡Les gusté tanto que me pidieron hacer un comercial yo sola!”, recordó la actriz. “Estaba muy emocionada, pero espantada”, añadió.

Luego se enteró del proyecto de Yo nunca y audicionó. Le dieron el papel de Rebecca. “Ella es intrépida, siempre dice lo que piensa, y está persiguiendo su sueño de ser diseñadora de modas”, describió. “Su personalidad es muy parecida a la mía, ¡por lo que fue muy divertido!”.

Para Lily, tanto este como otros papeles a los cuales ha dado vida la han hecho darse cuenta de lo mucho que le gusta ponerse a prueba y ser capaz de interpretar nuevos personajes. “¡Volverte ’alguien más’ por un tiempo! También me gusta conocer a nuevas personas, aprender sobre la vida en el set y viajar”, dijo.

Nada se interpone en su camino

Al momento de presentarse, la joven actriz cuenta que disfruta de cocinar, nadar, cantar, animar y jugar con el cabello y el maquillaje.

Ama el club de teatro y a sus mascotas: Charlie (perro), Lester (gato) y Hazel (gato). Admira a Jennifer Garner, Debby Ryan, Cameron Boyce, Dove Cameron, Raven-Symoné y Mindy Kaling (es una gran fanática de Disney). Además, le gusta ver High School Musical, Teen Beach Movie, Descendientes, ¡y muchas películas más!

“De alguna manera, supongo que podrías llamarme una adolescente ’promedio’”, comentó. “Pero no soy promedio... ¡en absoluto! Nací con síndrome de Down. No se preocupen, mi condición no se interpone en mi camino”.

Lily lo deja más que claro cuando enumera los proyectos de cine y televisión en los que ha participado, como Milagros del cieloTeachers, además de los mencionados anteriormente. A la lista agrega comerciales, anuncios impresos y series fotográficas, en donde ha mostrado su segunda faceta: la de modelo.

Si bien ha colaborado con diversos fotógrafos, ella revela que conseguir trabajo como modelo es más difícil: “Tengo varias cicatrices en mis rodillas y en mi espalda, por lo que no consigo muchos trabajos, ya que no me veo perfecta”. Sin embargo, esto no la detiene. “Celebro mis cicatrices... ¡demuestran que soy una luchadora, una guerrera!”, expresó.

Su mensaje para otros jóvenes con síndrome de Down que quieren dedicarse a la actuación

La joven dice que aún le esperan muchas cosas por experimentar en su carrera, a la que describe como “su pasión”, “su amor”. Aspira, además de ser la primera actriz con síndrome de Down en ganar un Óscar, a conseguir un papel recurrente en una serie de televisión o el protagónico en una película.

Mientras hace que esto suceda, su plan es seguir disfrutando de la vida: viajando, gozando con sus amigos y pasando el rato con su familia. Igualmente quiere amplificar su mensaje a otros jóvenes que, como ella, quieren ser actores y actrices: “¡Háganlo! Deben saber que es mucho trabajo y que los rechazarán muchas veces. Pero si es su sueño, ¡sigan adelante y trabajen duro! ¡Ustedes pueden!”, finalizó.

¿Qué te pareció la historia de Lily D. Moore? Cuéntanos, ¿cuál es tu sueño? ¿Qué has hecho para convertirlo en realidad?

7-33
400
Compartir este artículo