Genial
Genial

18 Mujeres comparten los cambios que vinieron para quedarse en su cuerpo tras la “dulce espera”

Dicen que la maternidad es una etapa muy linda en la vida de muchas mujeres. Desde que se enteran de la dulce espera, no tardan en conseguir la ropita, los chupones, los biberones y un sinfín de cosas que necesitan para cuando llegue el bebé. Sin embargo, una vez que la criatura nace, muchas madres notan que su cuerpo ya no es el mismo. A veces solo se trata del ensanchamiento de las caderas, pero en muchas ocasiones, los cambios fueron sorpresivos y únicos. A continuación compartimos contigo lo que comentan estas usuarias al respecto.

  • ¡Creí que estaba loca! Porque cada vez que se lo comentaba a otras mamás, todas me decían “qué raro, a mí no me pasó”; otras hacían el comentario de “mira si te van a crecer los pies”... así que me quedé sorprendida ahora que sé que les pasó a otras mamás. Bendiciones a todas las que nos quedamos sin zapatillas, jeje. © Pam Pisale / Facebook
  • Las marcas en mi busto. Lo que sí no esperaba era que mis períodos se convirtieran en un chiste luego de tener un hijo. Antes eran terribles y en ocasiones pedía el día en el trabajo. Ahora a duras penas noto que me vino. © Anadorei / Reddit
  • Yo de estatura crecí nomás dos centímetros, y la cadera se puso más ancha, aunque se me hizo raro, no me lo esperaba. © Patricia Ochoa / Facebook
  • Antes de dar a luz, me mandé a hacer un vestido para una boda, me quedaba muy bien. Sin embargo, 8 años después de haber tenido a mis hijos y, a pesar de tener menos peso que cuando me lo hice, me volví a probar dicho vestido y no me cierra. Dicen que el cuerpo de las mujeres se ensancha luego de tener hijos.
  • La parte baja de mi panza no volverá a ser la misma. Demasiada piel vacía. La cicatriz de la cesárea nunca se irá, pero luego de un año dejó de doler y después de tres años y medio, ya se desvaneció bastante. Las marcas de estiramiento también se han ido tanto que no las puedes ver si no te acercas (todavía las siento). © nacfme / Reddit
  • Mi abuelita tuvo 5 embarazos en total y solo 4 hijos, pero me comentó que después del primer embarazo (mi mamá), las temperaturas le empezaron a afectar mucho. Mi tía dice que el termostato interno se le dañó cuando empezó a tener hijos, porque mi abuela siempre tiene frío. Si estamos en una habitación muriéndonos de calor, la señora tiene puesto un suéter y dice: “¡Ay, qué frío hace! ¿Y ustedes andan desabrigadas?”.
  • La caída de cabello durante la lactancia en mi caso fue espantosa. Me daba miedo cada vez que me lavaba la cabeza, ya que salía el cabello a montones... pensé que quedaría pelona. Aunque con el tiempo me empezaron a crecer nuevamente mechoncitos en la frente que eran medio incontrolables, jejeje. Y también lo de las manchas en el rostro, que esas sí, no desaparecieron, pero al menos parecen pecas.
  • Yo tuve dos embarazos, uno de parto normal y otro de cesárea. El primer embarazo empezó a los 18 años, yo medía 1,60, calzaba 37, talla 38 y pesaba 47 kilos. Era muy delgada y sin enfermedades. Nació mi hija, fue parto normal y quedé con talla 40. El segundo embarazo fue a los 29 años, yo medía 1,60, calzaba 37, tenía talla 42 y estaba subida peso ya, y llegué a pesar 80 kilos. Me dio diabetes en la gestación, hipertensión y problemas de tiroides (parte de la familia). Mi bebé ya tiene 10 años, no me arrepiento de nada. Es lo más hermoso que he tenido: mis dos niñitas. © AS AS / Facebook
  • Mi mamá me comentó que en el primer embarazo se sentía normal, pero con el segundo le dieron muchas ganas de caminar. Pues se le ocurrió salir a caminar a fines de diciembre y al llegar a la casa comenzaron los dolores de parto y así fue como nací. Siempre me comenta: “Naciste como corcho de limonada”, que quiere decir que nací más rápido que Flash Gordon, todo se lo debe a la caminata.
  • Yo andaba feliz, pues llegué al final de mi embarazo sin manchas en el rostro, era algo que me daba mucho orgullo. Nació mi hijo y a los tres días que llegué a casa, noté que la base de maquillaje ya no me quedaba, se me veía muy clara, ahí me di cuenta de que el tono de mi piel había subido casi dos tonos en solo tres días. Poco a poco regresó a su tono normal, pero en esos momentos ni siquiera me sentía yo misma, y si a eso le sumas que se me empezó a caer el cabello muchísimo, se me empezaron a notar entradas y sentía que en pocos días me quedaría calva, prefería ni verme al espejo. Lo bueno es que poco a poco todo regresa a la normalidad, pero los primeros meses son traumáticos.
  • Mi número de calzado cambió, ahora calzo medio número más. Y también tengo más sensibilidad en mis dientes, al grado de que hubo una época durante la lactancia a libre demanda, cuando mi segunda bebé tenía como seis meses, que no podía comer nada demasiado caliente ni demasiado frío. Y debido a los fuertes cambios hormonales de mis dos embarazos, desarrollé nuevas alergias.
  • Yo confirmo esta información. Calzaba 37-38 (europeo) normalmente; cuando salí del embarazo, todos mis tenis me quedaban superapretados, no aguantaba el dolor de mis uñitas y no entendía por qué. Lo cierto es que ahora soy 39 europeo. Definitivamente, me creció el pie y espero que no me crezca más, porque soy mamá primeriza de un bebé de 1 año y 5 meses. © Madeleiin Vargas Guevara / Facebook
  • Yo desarrollé una hernia pélvica que me provoca un colapso en la vejiga. Mi trabajo de parto lo provocó. También empuja mi nervio ciático al lado derecho, al igual que mis órganos digestivos. Supongo que no es completamente permanente, porque puedo operarme para reparar todo, pero mi obstetra me dijo que si planeo tener más hijos, sería un desperdicio, porque el prolapso regresará. Queremos más hijos, por eso lo dejo en pausa por ahora. Todas las hormonas del embarazo provocaron un desastre en mis articulaciones. Ni siquiera puedo mover la cabeza sin que una articulación suene. Es tan molesto, sueno como una señora mayor cada vez que camino con todas mis articulaciones locas. © tquinn004 / Reddit
  • Para mí fue una bendición el crecimiento de mi pie, pues antes calzaba 34. No conseguía calzado en infantil, porque va hasta el 33, y en adulto desde el 35. No tuve que perder zapatos, porque siempre los usaba con plantillas, así que lo único que tuve que hacer fue botar las plantillas. © Annie De Wilde / Facebook

¿Qué cosa rara te sucedió (o a alguien que conozcas) durante y después del embarazo? ¿Qué es lo que más admiras de tu mamá?

Genial/Mujer/18 Mujeres comparten los cambios que vinieron para quedarse en su cuerpo tras la “dulce espera”
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos