Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Reinas y princesas que cambiaron el curso de la historia de su país

A lo largo de la historia del mundo ha habido muchas mujeres de la realeza que desempeñaron un rol importante en el desarrollo de su país. Estas reinas y princesas vivieron en diferentes épocas y en diferentes regiones, pero cada una de ella marcó el curso de su nación en formas que hoy en día aún se sienten.

Genial.guru recopiló una lista de las reinas y princesas de diferentes partes del mundo que de una manera u otra dejaron una huella en la historia de su país

1. Diana de Gales, la princesa del pueblo

Tal vez ninguna otra princesa ha tenido el mismo impacto mundial como lo tuvo Lady Diana Spencer. Cuando Diana se casó con el príncipe Carlos tenía tan solo 20 años, y la ceremonia fue tildada como “la boda del siglo”. Sin embargo, su legado no se basa exclusivamente en el deslumbrante traje de novia que lució.

La princesa equilibró las relaciones que mantenían los monarcas de todo el mundo con su pueblo, rompiendo el protocolo que los separaba y acercándolos a la gente. Su rol como madre, la empatía que mostraba por los más necesitados, sus labor en infinitas obras benéficas la convirtieron en la figura más popular de la familia real británica de su época.

Sus hijos William, el duque de Cambridge, y Harry, el duque de Sussex, se casaron por amor y atribuyen la educación y formación que recibieron de parte de su madre como la razón por la cual hoy en día buscan ayudar a los más desfavorecidos.

2. La reina Victoria, ayudó a construir el imperio donde el sol nunca se pone

El reinado de Victoria es el segundo más largo de la historia del Reino Unido, es superado únicamente por su propia tataranieta, la actual Isabel II. Victoria ascendió al trono cuando tenía apenas 18 años, la “época victoriana” estuvo marcada por la expansión del Imperio británico. En 1877, se convirtió en la primera inglesa en obtener el título de emperatriz de la India. Además, durante esa era, Inglaterra tuvo grandes avances industriales, científicos y políticos; durante su reinado fue estableciéndose gradualmente la monarquía constitucional moderna en Gran Bretaña.

Victoria se casó con su primo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. La pareja tuvo nueve hijos, quienes junto con veintiséis de sus cuarenta y dos nietos, se casaron con diferentes miembros de la realeza europea, creando lazos entre la gran mayoría de las casas reales de ese continente. Por eso fue apodada la “abuela de Europa”.

Actualmente, hay cinco monarcas que ocupan el trono que son descendientes de Victoria, entre ellos están la reina Isabel II del Reino Unido, el rey Harald V de Noruega, el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, la reina Margarita II de Dinamarca, el rey Felipe de España, entre otros miembros de la realeza europea.

3. Grace Kelly, la actriz que se convirtió en princesa

Grace Kelly era una reconocida actriz de Hollywood que había ganado un Óscar por su papel en la película La angustia de vivir. Sin embargo, a los 26 años, y cuando se encontraba en la cima de su carrera profesional, decidió retirarse del cine. La joven había conocido y se había enamorado del príncipe soberano de Mónaco, Rainiero III. La unión entre ambos volvió a la vida al pequeño principado europeo. A la boda asistieron más de mil periodistas de todo el mundo, lo que ayudó a transformar Mónaco en el jardín de juegos de los multimillonarios que es actualmente.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el principado había quedado empobrecido, pero la llegada de la bella Grace atrajo a playboys de todo el mundo a invertir su dinero. Pronto se convirtió en un lugar glamuroso con casinos donde los ricos pasaban sus vacaciones de verano, siendo esto fundamental en la recuperación de la economía monegasca.

La princesa tomó un rol importante en la revitalización de Mónaco. Grace fungió como la presidenta de la Cruz Roja y promovió un baile benéfico (el baile de las rosas) que se continúa celebrando hoy en día.

4. Isabel I, la reina virgen

La segunda hija del rey Enrique VIII heredó el trono inglés tras la muerte de su hermana, la reina católica María I, en 1558. Durante su reinado, Isabel I logró la transformación de Inglaterra a un país protestante después que su hermana María lo había restaurado al catolicismo. De este modo, se estableció la iglesia protestante independiente de Roma y esta eventualmente evolucionaría a lo que se conoce hoy en día como la iglesia de Inglaterra. Además, proclamó la subordinación de la iglesia a la corona, convirtiendo a la monarquía en su máxima autoridad. Lo que llevó al Vaticano a excomulgar a Isabel.

Isabel I fue la quinta y última monarca de la casa Tudor. A pesar de haber recibido numerosas propuestas de matrimonio y las peticiones del parlamento, nunca contrajo matrimonio, por lo que el pueblo inglés la apodó “la reina virgen” y rindieron culto a su virginidad. Su reinado es considerado la edad de oro en su país, pues tuvo un desarrollo económico y fue el renacimiento inglés en donde surgieron grandes escritores como William Shakespeare.

5. Ana Bolena, la reina por la que Enrique VIII desafió a la iglesia

Si bien fue su hija, la reina Isabel I, la que formalmente fundó la iglesia de Inglaterra que hoy en día se mantiene en ese país, fue Ana Bolena la responsable de la ruptura con el catolicismo. Ana servía como dama de compañía de la reina Catalina de Aragón, quien a pesar de múltiples embarazos, no había podido darle un hijo varón al rey. Decepcionado por la falta de heredero, Enrique VIII se enamoró perdidamente de Ana Bolena y le pidió el divorcio a su mujer.

Tras ser rechazada la petición de anulación de su matrimonio por la iglesia católica, el rey decidió romper relaciones con el Vaticano y desterró a Catalina y a la hija de ambos. Desafiando al papa, Enrique se casó con Ana en 1533, convirtiéndola en la reina consorte de Inglaterra.

Sin embargo, el romance duró poco tiempo. Ana dio a luz a una niña (Isabel I) y Enrique, nuevamente decepcionado, perdió el interés en su esposa, quien fue decapitada unos años después bajo los cargos de traición, incesto y adulterio.

6. Nefertiti, la reina egipcia que creó la propaganda política hace 3 mil años

Nefertiti vivió aproximadamente hace 3 500 años en el Antiguo Egipto y su nombre significa “la bella ha llegado”. Fue la esposa y la mano derecha del faraón Akhenatón. Junto con su marido impulsó una revolución religiosa que buscaba sustituir el politeísmo por la adoración al dios solar Atón. Así inició una nueva iconografía que mostraba la vida privada de la pareja real, particularmente se enfocaba en la cercanía que la pareja mantenía con sus hijas. Nunca antes el arte de la corte había representado a los soberanos de esta forma.

Este método se conoce hoy en día como propaganda política, y en ese entonces su objetivo era evidenciar el triunfo del dios Atón sobre los demás dioses y mostrar a la familia real como los intermediarios entre el dios solar y su pueblo.

Fue la primera vez que la imagen de una reina egipcia estuviera presente en los espacios públicos e incluso en los privados, su apariencia fue encontrada en varias tumbas de funcionarios de la época. Historiadores hoy en día debaten la posibilidad de que Nefertiti era la madre de Tutankamón, el último faraón de sangre real de la dinastía XVIII de Egipto.

7. La princesa Pingyang, su ejército fue fundamental para fundar una dinastía que duró tres siglos

Se dice que la película de Disney, Mulán, estuvo basada en esta princesa china. Pingyang era la tercera hija de Li Yuan, duque de Tang, quien fundó la dinastía Tang en el año 618 después de rebelarse contra el emperador Yang de Sui. Luego que el padre de Pingyang fuera encarcelando, la joven princesa se escondió y usó su fortuna para comprar la lealtad de los hombres. Además, la mujer logró convencer a los líderes rebeldes de varias ciudades a unirse a su causa.

Pingyang reunió un ejército de 70 mil hombres al que se le dio el nombre de “Ejército de la Dama”. Tras juntarse nuevamente con su padre, lograron conquistar la capital de Chang’an y el duque ascendió al trono como el nuevo emperador, formado una dinastía que gobernaría china por tres siglos.

Se convirtió oficialmente en la princesa Zhao de Pingyang y fue la única mujer en obtener el grado de mariscal. Tras su muerte, se ordenó que se le diera un funeral militar, apropiado para un alto general

8. Mumtaz Mahal, la emperatriz por la que construyeron una de las siete maravillas del mundo

Arjumand Banu Begum era una princesa persa cuando conoció al futuro emperador de la India, el príncipe Sha Jahan. Arjumand se convirtió en la cuarta esposa de Sha, quien tras su casamiento le otorgó el título de Mumtaz Mahal que significa “la elegida de palacio”.

El emperador la consideraba como el gran amor de su vida, ella lo acompañó en sus campañas militares por todo el Imperio mongol. Se dice que la belleza de la emperatriz era tal que los poetas de la época constantemente escribían sobre ella. La pareja tuvo 14 hijos, entre ellos el futuro emperador Aurangzeb, quien es considerado el último de los “grandes mogoles”. Tras complicaciones en su último embarazo, Mumtaz murió dando a luz.

El emperador, desconsolado después de la muerte de su mujer, se alejó de la vida pública durante un año y solo vistió ropas de luto. En honor al amor que le tenía a su fallecida esposa, empezó la construcción del mausoleo más hermoso de toda la historia, el Taj Mahal. En el 2007 fue nombrado una de las 7 maravillas del mundo moderno.

9. Catalina, la gran emperatriz

Catalina se convirtió en emperatriz en 1762 tras darle un golpe de Estado a su propio esposo Pedro. Durante su mandato, expandió el Imperio ruso tras conquistar Nueva Rusia, Crimea, Ucrania, Bielorrusia, Lituania y Curlandia. Además, reformó la administración de gobierno introduciendo nuevas ideas legales inspiradas en la ilustración.

Gracias a ella, Rusia fue considerada una de las naciones más cultas de su época, ya que Catalina aumentó el número de libros y periódicos, así como también trabajó en aumentar la educación, el arte, la cultura y la medicina. Durante los 34 años que estuvo en el poder, logró que Rusia se convirtiera en una potencia militar y política.

¿Conocías a estas reinas y princesas? ¿Cuál de estas historias te ha sorprendido más? Cuéntanos cuál reina o princesa es la que más te ha inspirado.

Compartir este artículo