Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Conoce a estas 9 mujeres millonarias que crearon imperios en el mundo de los cosméticos

La mejor manera de usar el producto de tus sueños es crearlo por ti misma. Probablemente tal principio inspiró a las mujeres que crearon los cosméticos que hoy en día llevamos en nuestros bolsos. Todo lo que tenían era una idea y una necesidad, pero precisamente esto les ayudó a nuestras heroínas a alcanzar un vertiginoso éxito y ganar millones de dólares.

Genial.guru se interesó en las historias de mujeres que consiguieron un reconocimiento mundial con su trabajo y les regalaron a otras mujeres la posibilidad de ser aún más hermosas.

1. Toni Ko (NYX)

La coreana Toni Ko ganó su primer millón en la venta de lápices de ojos de bajo costo. Tan solo dos años después de haberse mudado a EE.UU. la chica conoció la industria de la belleza y comenzó a trabajar adicionalmente en el negocio familiar.

Con el tiempo, su interés hacia el arte del maquillaje creció y posteriormente se transformó por completo en un negocio rentable. En 1999, a sus 25 años, Toni se arriesgó y lanzó la marca NYX Cosmetics, productos cosméticos profesionales a buen precio. Después de un año de abrir su primera boutique en Los Ángeles, su facturación superó los 4 millones de USD. Los pigmentos llamativos y la impecable calidad convirtieron la marca en líder de su segmento.

Toni Ko fue una de las primeras en promocionar su marca en las redes sociales y video plataformas. En 2014, la chica vendió NYX Company a L’Oréal. Después de su partida, lanzó una línea de lentes solares y se alejó de la industria de la belleza. Hoy en día, la compañía continúa siendo una de las más prestigiosas.

2. Josephine Esther Mentzer (Estée Lauder)

El primer cosmético de Josephine Esther Mentzer precisamente suena como su nombre Estée Lauder y lo creó a la edad de 6 años. Gracias al conocimiento de su tío farmacéutico, la chica inventó las primeras 4 fórmulas de crema para piel que hasta ahora continúan en producción.

En primer lugar, Esther, junto con su esposo, adquirieron un establecimiento que transformaron en un laboratorio de cosméticos. Por las noches, los cónyuges preparaban cremas y al día siguiente se las vendían a mujeres. En 1946, fundaron la reconocida compañía Estée Lauder Cosmetics Inc.

La línea cosmética constaba de tan solo 4 productos patentados, pre-empaquetados en un recipiente de la marca en color turquesa, pero fue exitoso entre los consumidores. Esther le regaló a las mujeres un pintalabios escarlata en un tubo metálico, sombras de color turquesa y fue la primera en sugerir utilizar polvos del tono de piel.

Precisamente Lauder implementó una idea que hasta hoy en día muchas compañías siguen utilizando como publicidad: regalo al comprar. Esther prometió un polvo a todas las personas que adquirieran su artículo.

Solo hasta sus 87 años de vida. Estée Lauder por fin tomó la decisión de retirarse. Además, en ese momento, era la única mujer en la lista de la revista Time de los 20 genios de negocios más influyentes del siglo XX.

3. Huda Kattan (Huda)

La musulmana Huda Kattan creció en el estado de Massachusetts, EE.UU. Antes de ser famosa, la chica trabajó durante mucho tiempo como financista y soñaba con convertirse en una maquilladora. Al dejar el trabajo y sumergirse en la esfera de la belleza, Huda no encontró apoyo en los Estados Unidos: sus trabajos se consideraban vulgares y sus imágenes demasiado brillantes. Después de estudiar el mercado de la belleza, se muda a Dubái, donde su firma se vuelve relevante para las mujeres árabes.

En 2013, Huda Kattan lanzó su marca Huda Beauty, ofreciéndole al mundo las legendarias pestañas postizas que se hicieron la carta de presentación de Kim Kardashian.

La chica fue cubierta con una ola de éxito sin precedentes. Trajo de vuelta a la moda las cejas anchas y oscuras, las pestañas largas y los labios carnosos. Junto con su hermana, lanzó su línea debut de cosmética. La popularidad le llegó con su canal de YouTube y una cuenta de Instagram, donde los temas principales son las lecciones y revisiones de maquillaje.

Hoy, Huda es una exitosa mujer de negocios, mujer del año y una mamá ejemplar.

4. Bobbi Brown

Al principio, Bobbi Brown fue reconocida como una talentosa maquillista, y solo unos años más tarde logró darle al mundo una línea de sus propios cosméticos decorativos. Después de la escuela, Bobbi fue a la Universidad de Boston, donde recibió una licenciatura en maquillaje teatral. Por lo tanto, después de la graduación, la desconocida artista de maquillaje se fue a Nueva York.

A Brown le tomó 7 años convertirse en la mejor de la gran metrópolis. Los años 80 estaban de moda, con la ayuda de paletas brillantes era imposible lograr un maquillaje natural que enfatizara los rasgos faciales en lugar de colorearlos.

Entonces, Bobbi tiene la idea de crear su propia línea de cosméticos que pueda ser utilizada tanto por profesionales como por mujeres comunes. En 1991, la marca Bobbi Brown Essentials lanzó 10 tonos de lápiz labial. En el primer día, 100 mil mujeres compraron el codiciado lipstick.

Brown les dio a las mujeres lo que les faltaba: tonos suaves para el maquillaje nude. El inicio exitoso inspiró a Bobbi a complementar la línea con otros cosméticos decorativos. Después de 4 años, la marca pasó a ser propiedad de Estée Lauder, sujeta a la preservación del concepto original. Después de 25 años como jefe de la compañía, Bobbi Brown dejó el puesto. La emprendedora ha escrito varios libros de maquillaje y se ha centrado en nuevos proyectos.

5. Mary Kathlyn Wagner (Mary Kay)

Este hecho le interesó a su hija, pero al inventar algunas fórmulas, de todos modos no consiguió aplicarlas en su vida. Posteriormente, fueron compradas por Mary Kay, cuya visión para los negocios era más fuerte. Otra versión dice que las recetas secretas llegaron a Mary por parte de su abuela.

La primera oficina de la compañía se instaló en una vieja mueblería. El personal estaba compuesto de 11 personas incluyendo a su fundadora, su hijo de 12 años y 9 asesores. En 1964, Mary Kay lanzó su línea de cosméticos masculinos y en 1969 comenzó la construcción de su propia fábrica, la cual hoy en día es una de las más grandes en el mundo.

6. Jean y Jane Ford (Benefit)

La marca Benefit fue fundada en 1976 por las hermanas gemelas Jean y Jane Ford. Para ese momento, las chicas ya habían conseguido probarse en el negocio del modelaje. El apetito hacia la perfección las obligó a dejar su ciudad de Nueva York y mudarse a San Francisco. Allí, las hermanas abrieron su primer salón de belleza con cosméticos.

Para las chicas fue muy fácil capturar la atención de las compradoras, no solo por el hecho de que los cosméticos Benefit se caracterizaban por tener encantadores tonos y colores, sino también porque la tienda de producción parecía una tienda de caramelos.

Incluso el embalaje de los cosméticos Benefit fue elaborado en un estilo de los años 50, algo que no pudo pasar desapercibido ante las mujeres.

Para 1999, todo el mundo conocía la marca de cosméticos con un brillante embalaje. Cada seguidora de la moda que se respetaba tenía que llevar en su bolsa obligatoriamente un producto de las hermanas gemelas. Hoy en día, Benefit es una de las mejores marcas de cosméticos decorativos.

7. Anita Roddick (The Body Shop)

Anita Roddick nació en una pequeña ciudad costera al sur de Gran Bretaña. Al terminar la escuela, enseñaba inglés y realizaba cursos en diferentes países. En uno de ellos, Anita conoció a su futuro esposo, quien la inspiró en la creación de su propia marca de cosméticos.

La historia de The Body Shop comenzó en 1976, cuando la idea de crear cosméticos para ella y sus hijas se convirtió en la apertura de su propia tienda.

El edificio de su primera boutique estaba al lado de una funeraria. Para ocultar el moho en las paredes, Anita las pintó de un color verde oscuro. En el interior añadió ramas de árboles y vertió mezclas cosméticas en frascos para análisis.

Después de dos años, logró abrir su primera tienda fuera de Gran Bretaña. En ese momento, los cosméticos ecológicos de acuerdo con la receta de la mujer se hicieron increíblemente populares. La variedad de The Body Shop asciende a más de 1 000 distintos artículos.

Además del negocio de la cosmética, Roddick de manera activa apoyó muchas campañas en favor de la protección de los derechos del ser humano y la conservación del medio ambiente. En 2006, ella transfirió The Body Shop a manos de la compañía francesa L’Oréal. La trayectoria artística de Anita culminó con esto y, un año después, falleció. Desde la apertura de su primera tienda han pasado más de 40 años, pero el modelo inventado por esta mujer sigue siendo popular hasta ahora.

8. Maria Adélaïde Nielli (Nina Ricci)

El verdadero nombre de Nina Ricci es Maria Adélaïde Nielli. Ella nació en 1883 en una familia de zapateros en la ciudad italiana de Nápoles. Después de la muerte de su padre, la familia prácticamente se quedó sin medios de sustento. Esto se convirtió para la joven María de 12 años en un punto de referencia de su largo camino al éxito. Consiguió un trabajo en un taller de costura en donde cosía sombreros para los modistas locales. A los 20 años, ella misma contrató a modistas para coser ropa de acuerdo con sus propios diseños.

En 1920, ella encabezó una de las casas de moda más importantes de esa época; posteriormente, junto con su hijo, creó la suya. Solo 40 personas asistieron a la presentación de su primera colección, pero eso no impidió que Ricci se convirtiera en una competidora destacada entre los líderes de la moda.

En su trabajo, Nina presentó una temática floral, aunque no solo en la ropa, sino también en el perfume. En 1946, salió su primera fragancia, Premier Jour. Desde entonces, han pasado 73 años. La compañía ha lanzado 85 fragancias y encontró una respuesta favorable en los corazones de las mujeres.

La vida de Nina Ricci terminó en 1970, pero la empresa sigue siendo popular hasta hoy en día. Solo basta con mencionar la famosa fragancia Nina, colocada en un recipiente en forma de manzana roja.

9. Rowena Bird (Lush)

Rowena Bird es una de las autoras de la legendaria receta de bombas de baño. Antes de convertirse en el cerebro detrás de Lush, Rowena consiguió conectarse con la industria de la belleza. Junto con personas cercanas, en abril de 1995, lanzó su primer producto elaborado de materia prima y aceites esenciales.

Botellas y cajas llamativas, nombres innovadores y por supuesto, aromas que les encantaron a los ingleses. Fue tanto el éxito que la compañía abrió unas cuantas boutiques en Inglaterra y posteriormente por todo el mundo.

El uso de componentes orgánicos, aceites esenciales de alta calidad y un exclusivo trabajo hecho a mano es lo que Lush ha mantenido para sus clientes a lo largo de casi un cuarto de siglo. Además, la compañía es partidaria de las pruebas cosméticas en animales e incluso lanzó una línea cosmética para veganos.

Una gran cantidad de artículos sale sin embalaje, pero los frascos que utilizan se componen de un material reciclado en un 100 por ciento. Quizás Lush es una de las pocas marcas de cosméticos que no solo se preocupan por sus clientes, sino también por el medio ambiente.

Nosotros nos inspiramos en cada una de las heroínas de nuestro artículo. ¿A quién agregarías a esta lista? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Compartir este artículo