Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Después de 5 intentos fallidos, quedó embarazada de cuatrillizos y nos contó su motivadora historia

El deseo de ser madre es algo tan fuerte que puede superar casi cualquier obstáculo hasta que se convierte en realidad. Un ejemplo de eso es Lindsay Hay, quien, tras varios intentos, logró quedar embarazada de nada más y nada menos que ¡cuatrillizos! Tuvo que someterse a un duro tratamiento y soportar las críticas de la gente, pero todo el sacrificio valió la pena, pues esta historia tuvo un final feliz multiplicado por cuatro.

Lindsay le contó a Genial.guru algunos detalles de su historia, la cual demuestra que casi nada es imposible cuando se lo desea con el corazón.

Un gran deseo

Lindsay y su esposo, Siman Hay, ya eran padres de un niño, Carson, quien ahora tiene cuatro años. Sin embargo, el deseo de ser madre otra vez se volvió muy fuerte. Ambos querían agrandar la familia, pero no lograban hacerlo. Tras varios abortos involuntarios, Lindsay consultó a un especialista que le dijo que sus óvulos eran débiles, y que necesitaba un tratamiento si deseaba llevar un embarazo a término. Fue así que decidió someterse a la fertilización.

Aunque al principio sus familiares negaban que ella tuviera algo malo y precisara de un tratamiento, al final, Lindsay y su esposo recibieron mucho apoyo. Era difícil para los demás comprender su deseo de ser padres y tener que recurrir a los médicos. Temían por su salud, pues ella se veía frágil. Pero cuando el tratamiento dio resultado y ambos anunciaron el embarazo, recibieron el cariño de amigos y familiares que, a partir de allí, no los dejaron solos.

Deseo cumplido por cuatro

Es imposible describir la felicidad que la pareja sintió cuando se enteró de que estaba esperando no uno, sino cuatro bebés. Los médicos y familiares temían que el cuerpo de Lindsay no soportara el embarazo múltiple, pero logró hacerlo, y, para guardar cada momento del embarazo, fue documentándolo en fotografías.

Para ella, estar embarazada resulta emocionante, pero en este caso fue mental y físicamente agotador. Incluso le colocaron un cerclaje uterino de emergencia a las 20 semanas para ayudarla a completar el embarazo. A estas alturas, Lindsay tenía mucho miedo de que sus bebés no estuvieran bien. Por otro lado, sentirlos en su vientre fue la experiencia más increíble de su vida y soportó todo con valentía.

¡Nacieron! ¿Y ahora?

Caiden Michael, Madison Grace, Lucas Willam y Grayson James nacieron el 23 de julio de 2019, a las 30 semanas de gestación. Aunque tuvieron que permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y necesitaron asistencia respiratoria, superaron todas las expectativas. Después de 45 días en el hospital, mamá y papá los llevaron a su hogar, junto con su pequeño hermano. ¡La familia estaba completa!

Criar cuatro bebés a la vez implica mucho trabajo, pero nunca falta la alegría. Ambos padres atienden a los niños siguiendo un práctico horario, por lo que un día de Lindsay suele ser bastante predecible. Ahora, los pequeños están comenzando a gatear, por lo que las cosas seguramente se volverán un poco más caóticas en casa.

Pero se ven muy divertidos y, según la madre, sus pequeños tienen una personalidad especial. Dormir es algo difícil, y lo hace a la par de los niños, aunque ningún esfuerzo extra le quita la felicidad que siente. ¡Ella todavía no puede creer que esta sea su realidad y que haya sido tan bendecida!

Seguir adelante

Lindsay les dice a todas las mujeres que buscan tener hijos que no dejen de desear ser madres. Si ese deseo fue puesto en su corazón, fue por una valiosa razón. Si las cosas no funcionan como lo desearon, seguramente es porque algo mucho mayor sucederá. Su consejo es continuar hacia adelante, porque nunca se sabe lo que la vida nos tiene reservado. ¡Solo seguir adelante! Al final, la recompensa será enorme.

Ahora, cuéntanos tus experiencias. ¿Qué deseo importante lograste cumplir? ¿Valió la pena el esfuerzo que hiciste para conseguirlo? ¡No olvides compartir esta historia con tus amigos!