Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Exámenes obligatorios a los cuales toda mujer debe someterse después de los 25, 35 y 45 años

Según la OMS, las enfermedades más comunes que sufren las mujeres son las enfermedades cardíacas y del sistema reproductor, y si estamos hablando de oncología, el cuello uterino, el tórax y los pulmones están en riesgo. Los problemas en el tratamiento a menudo se deben al hecho de que la enfermedad se detecta tarde. Los exámenes médicos obligatorios que existen en algunos países es una buena decisión, pero no pasa en todos lados. Pero hoy podemos planearlos nosotros mismos.

En Genial.guru sistematizamos los exámenes obligatorios que no hay que dejar de lado. La frecuencia de su implementación depende de las características personales de la salud y de la edad, que aumentan ciertos riesgos.

Antes de los 25 años

A una edad temprana, si no tienes algunas enfermedades por las cuales te atienden regularmente ciertos médicos, se recomienda que te examine un médico clínico y que sigas sus instrucciones. Además, hay algunos exámenes importantes que requieren atención.

  • Hemograma y análisis de orina (1 vez por año). Un estudio amplio, que evalúa el funcionamiento del organismo en su conjunto. Ayuda a detectar la presencia de infecciones, inflamaciones, trastornos en el hígado y riñones, el sistema hematopoyético.
  • Radiografía de tórax (1 vez cada 2 años). Ayuda a evaluar el estado del tórax e identificar signos tempranos de tuberculosis o tumores en los pulmones. La nueva tendencia es un estudio digital que crea una imagen más precisa de los pulmones y el corazón, pero proporciona una dosis más baja de radiación. Este procedimiento se recomienda para mujeres embarazadas cuando necesitan este examen.
  • Examen dental (2 veces por año). Un chequeo relativamente frecuente con el dentista ahorra dinero, ya que por lo general es más difícil y costoso curar un problema de los dientes. El riesgo de enfermedades dentales puede estar asociado con períodos de embarazo y lactancia, cuando se altera el equilibrio de nutrientes en el cuerpo.
  • Examen dermatológico (1 vez por año). Ante la ausencia de quejas, se recomienda visitar a este médico al menos una vez al año, preferiblemente en otoño, después de un período de sol activo, para controlar el comportamiento de los lunares y prevenir el desarrollo de fenómenos no deseados.
  • Examen ginecológico y pruebas para infecciones urogenitales.

Después de los 25 años

Esta edad se considera ideal para la función reproductiva, por lo que los médicos prestan atención no solo al estado general de salud, sino también a la posibilidad de tener un bebé y todo lo que pueda interferir con esto. Además de los estudios de funciones sexuales, los ginecólogos recomiendan que se realicen pruebas para detectar anticuerpos contra infecciones que puedan afectar seriamente el curso del embarazo (por ejemplo, la rubéola). También a esta edad, los médicos recomiendan realizar los chequeos regulares.

  • Examen ginecológico avanzado (1 vez por año). Debe incluir citología vaginal (control del estado del cuello uterino para detectar cambios peligrosos, análisis de diversas infecciones urogenitales) y colposcopía (examen de la mucosa de la cérvix con un dispositivo especial) y, si el médico lo considera necesario, palpación de las glándulas mamarias.
  • Ecografía mamaria (1 vez al año). Para las mujeres menores de 35 años, los exámenes de los senos que se realizan con una mamógrafo se consideran indeseables y solo se realizan si hay algo de alarma durante el examen de ultrasonido.
  • Electrocardiograma (1 vez cada 2 años). El examen cardiológico ayudará a identificar incluso las disfunciones menores del corazón que no se manifiestan y pueden provocar problemas si no se detectan a tiempo: angina de pecho, arritmias cardíacas (arritmia, taquicardia, bradicardia), aneurisma, miocarditis. Por ejemplo, la angina de pecho en las primeras etapas puede manifestarse en forma de problemas con el sistema digestivo: hinchazón, acidez estomacal, etc.

Después de los 35 años

Después de los 30-35 años, el programa de exámenes debe tener en cuenta las oleadas hormonales asociadas con el embarazo y la lactancia materna; enfermedades hereditarias, cuyo desarrollo puede ocurrir durante este período; menor resistencia del sistema digestivo al estrés, que se manifiesta por trastornos dispépticos; metabolismo lento, que puede afectar la capacidad del cuerpo para absorber adecuadamente los nutrientes. Aumenta el riesgo de cáncer de cuello uterino y mamas, disfunciones de la tiroides. Por lo tanto, se añade lo siguiente a los exámenes obligatorios:

  • Examen ginecológico con chequeo hormonal (1 vez por año). El médico recopila un historial del estado del paciente, si es necesario, designa una consulta con un ginecólogo endocrinólogo, análisis de hormonas sexuales en ciertos días del ciclo.
  • Consulta con mastólogo y mamografía (1 vez cada 3 años). El riesgo de desarrollar enfermedades mamarias aumenta. Según las estadísticas, 1 de cada 228 mujeres tiene un mayor riesgo de enfermarse. La mamografía a esta edad se considera el principal método de examen, y el ultrasonido es adicional.
  • Examen de la glándula tiroides (1 vez cada un año y medio). Dicho examen incluye el ultrasonido de la glándula tiroides y las pruebas de hormonas (TSH, T4 libre).
  • Un análisis completo del nivel de vitaminas y oligoelementos. Identificará la falta de sustancias necesarias y permitirá recibirlas. Se sabe que la falta de vitaminas importantes provoca muchos problemas de salud.
  • Examen oftalmológico (1 vez cada 2-3 años). El examen completo regular con un examen del fondo de ojo ayuda a identificar la pérdida de la visión, que puede corregirse, así como la susceptibilidad temprana al glaucoma o la retinopatía hipertensiva.
  • Examen cardiológico (1 vez cada 2 años). Los análisis de sangre para el colesterol y los lípidos se pueden agregar a la electrocardiografía para controlar su nivel y su efecto en las arterias.
  • Ecografía abdominal (1 vez cada 2 años). Ayuda a identificar cambios indeseables y neoplasias en el hígado, páncreas, cálculos biliares y riñones en una etapa temprana.

Después de los 45 años

El examen anual para mujeres mayores de 40-45 años puede prevenir las enfermedades más comunes para esta edad: glaucoma, cáncer de mama y órganos del tracto gastrointestinal. Este período se llama premenopausia, cuando el cuerpo comienza a prepararse para la menopausia, que puede ocurrir en 10 a 15 años, pero ya afecta la salud. Muchas mujeres notan un cambio en la intensidad y la duración de la menstruación, el aumento de peso, los problemas con el tracto digestivo y las articulaciones. Existe el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Por lo tanto, algunos exámenes deberían ser más frecuentes y hay que complementar la lista.

  • Consulta con mastólogo y mamografía (1 vez por año).
  • Análisis de los parámetros sanguíneos: lípidos y colesterol (1 vez por año).
  • Ecografía abdominal (1 vez por año).
  • Examen para determinar el estado del tejido óseo (1 vez cada 3 años). La densitometría ósea es un método para diagnosticar la densidad y la estructura del tejido óseo, así como la probabilidad de fracturas. El examen ayuda a identificar la osteoporosis en una etapa temprana y comenzar su tratamiento a tiempo.
  • Colonoscopía (1 vez cada 2 años). Muchas clínicas ofrecen este examen gratis o a un precio reducido para mujeres mayores de 40 años, especialmente si hay casos de enfermedades rectales en la familia. Esto se hace como parte de la lucha contra el cáncer de recto.

La cantidad de personas responsables de su salud está en constante crecimiento, por lo que las clínicas a menudo ofrecen paquetes de exámenes obligatorios para que puedan ser hechos de manera rápida y económica. Elige una clínica en la que confíes y cuídate.

Imagen de portada Depositphotos, Depositphotos